Sicario: El día de soldado: Innecesaria continuación

Hace cosa de tres años, Denis Villeneuve (Blade Runner 2049) consiguió realizar uno de los thrillers más espectaculares de la década y marcando un estilo propio. Sicario era más que una cinta de acción con drogas de por medio. Era un análisis de la condición humana, de lo que todos estamos dispuestos a realizar por algo, el como todos tus principios pueden verse truncados y decepcionados por algunas decisiones. Sicario te sacudía el cuerpo para dejarte destrozado en la butaca del cine. Ahora llega Sicario: El día del soldado, una continuación al uso pero que se olvida, casi por completo, de lo acontecido en la primera cinta. Ahora tenemos más acción, menos sutileza y una historia mucho más convencional de lo que se esperaba. Hemos perdido a Emily Blunt (Un lugar tranquilo) y continuamos con Josh Brolin (Vengadores: Infinity War) y Benicio del Toro (Star Wars: Episodio VIII: Los últimos Jedi). También hemos perdido el toque de Villeneuve, algo que le pasa mucha factura a la cinta.

Josh Brolin en Sicario: El día de Soldado

Josh Brolin en Sicario: El día de Soldado

Sicario: El día de Soldado quiere ser una voz que critique el narcotráfico, el comercio infantil y haga ver que las cosas en ciertos países no son fáciles. El dinero fácil hace que muchos jóvenes se vean envueltos en este mundo y, que el gobierno, para erradicar este mal, piensen en situaciones que, en el fondo, se ven que no llevan a nada. El objetivo aquí es terminar con los Cárteles de una forma en la que el propio gobierno no tenga nada que ver, sino que se maten entre ellos y así comenzar una guerra de bandas que hará que, al final, el gobierno consiga triunfar. La cosa se tuerce y al final acabamos viendo una historia del gato contra el ratón en donde los personajes directamente no evolucionan, sino que se estancan o retroceden. Así, por ejemplo, el personaje de Benicio del Toro, todo misterio y sin escrúpulos en la primera entrega, aquí se convierte en un alma de la caridad con métodos todavía algo brutos pero que pierde en esencia. Y Josh Brolin, bueno, traicionando a sus principios, amigos y demás por simplemente una orden.

Además, todo el rato la película se siente que quiere copiar a la cinta original, tanto en tema de iluminación, en tema de banda sonora e incluso de planos. Sicario era una cinta que jugaba perfectamente con los silencios, con las pausas y con los fueras de campo. Sicario: El día de Soldado no sabe qué es eso. En todo momento tenemos la banda sonora encima de nuestros oídos, siempre hay una explosión que nos hace perder la atención, y luego tenemos la trama secundaria que, sintiéndolo mucho, no importa nada. Vale que es importante ver como estos cárteles acaban engatusando a los más jóvenes para que se unan a ellos, pero aquí está mal planteada, no nos importa mucho y cuando aparece nos corta la historia principal. Además, el final de la cinta es tan abrupto y fuera de lugar que solo podemos pensar que estas cintas se hacen únicamente por dinero y dejando, en parte, la calidad por el camino.

Benicio del Toro en Sicario: El día de Soldado

Benicio del Toro en Sicario: El día de Soldado

También es una cinta que aburre. Puede tener momentos en los que te entretenga, pero al final por la duración, lo poco que importan las tramas secundarias y que al final sabes lo que va a ocurrir en todo momento hacen que desconectes y te aburras. Ni siquiera el buen hacer de Benicio del Toro la salvan. El actor está brillante, pero desdibujado. No es el mismo que en la primera entrega y lo intenta, pero el guion no le deja. Pero queda Josh Brolin, que directamente no sabe qué hacer en todo momento. Es una lástima que hayan echado por tierra una cinta que podía prometer mucho como era la secuela de Sicario. Pero esto no lo dirige Villeneuve y no tiene su fuerza. Una decepción enorme. Y a día de hoy todavía no sé muy bien que me quiere contar.

Lo mejor: Ciertos momentos del personaje de Benicio del Toro.

Lo peor: Aburre por no saber muy bien hacia dónde quiere ir.

Puntuación: 4/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This