Un lugar tranquilo: El poder la atmósfera

El cine de terror más contemporáneo se ha caracterizado más que por dar miedo en dar sustos. Los denominados “jumpscare”, cuando saltamos de la butaca sobresaltados por una imagen que no esperábamos, han conseguido ser tan el pan nuestro de cada día en el género que al final casi nos hace inmunes al miedo. Por eso el valor de cintas como Alien: El octavo pasajero, Tiburón o, más recientemente, Expediente Warren, hacen que el género todavía tenga esperanza en generar auténtico terror o miedo. Esas películas, no libres de los jumpscares, conseguían crear una atmósfera de terror, en donde cada paso podía ser el último y en donde el espectador era un protagonista más. Un lugar tranquilo coge esa fórmula de crear una atmósfera, su propio universo y convertirlo en algo asfixiante. Con la premisa de no hacer ruido porque es lo que atrae a unos seres, John Krasinski (13 horas: Los soldados secretos de Bengasi) a creado una aterradora historia en donde la tensión se palpa en cada plano y el miedo no se fuerza, se crea.

John Krasinski, Emily Blunt y Millicent Simmonds en Un lugar tranquilo

John Krasinski, Emily Blunt y Millicent Simmonds en Un lugar tranquilo

Un lugar tranquilo no da tregua en ningún momento. El espectador se hace partícipe de la premisa y entre en su historia. Y si te atrapa olvídate de vivir una cinta tranquila, pues creerás que, en cada giro, cada esquina, cada puerta puede haber algo que haga que se rompa el silencio que consigue crear la cinta. Y son esos los que hacen que la cinta genere el susto. Toda la cinta en silencio, en cuanto hay un golpe u algo el espectador está igual que los protagonistas de la cinta y salta, grita o corre como ellos. No hay ni una sola ocasión en la que no estemos en tensión y, conseguir eso en los días que corren, es muy complicado. John Krasinski utiliza todo lo que está al alcance de sus medios para crear esa tensión. Además, no busca el susto fácil y crea una falsa sensación de terror al encuadrar planos que piensas que puede haber susto, pero al final no lo hay. Y hay otra cosa que aplaudirle al bueno de John Krasinski: No abusar de la aparición de los monstruos.

Como he mencionado al principio, Alien: El octavo pasajero y Tiburón, fueron grandes cintas de terror por crear la tensión adecuada al no mostrar mucho al monstruo que iba a ser el terror de nuestros protagonistas. Aquí igual, Krasinski no quiere que los monstruos se lleven el relato que quiere contar sobre el silencio, la pérdida o el miedo a esa perdida se pierda al mostrar demasiado al monstruo. Sabe dosificarlo y sacarlo a relucir cuando se tiene que sacar. Y esos momentos son realmente tensos. Hay una secuencia, con la mujer por la casa y los monstruos entrando que es realmente aterradora y de una angustia que no se puede explicar en una crítica y tiene que ser descubierto por el espectador. Además, así descubrirán lo buena que es Emily Blunt (Al filo del mañana) y como sabe cambiar de registro en cada papel. Además, con la presencia de los dos actores jóvenes, en especial la de Millicent Simmonds (El museo de las maravillas) que realiza una interpretación maravillosa y llena de capas.

Emily Blunt en Un lugar tranquilo

Emily Blunt en Un lugar tranquilo

Un lugar tranquilo tiene todos los honores de ser denominada la cinta de terror del año, y lo hace sin forzar el terror, sino hacerlo real. Cada plano, secuencia, grito o salto es realmente terrorífico. John Krasinski ha creado una historia que parecía imposible, una historia de terror donde los personajes, el contexto y la atmósfera importan. Un lugar tranquilo puede marcar una época como cinta de terror, como cinta de atmósfera o como cinta que puede marcar el camino a las próximas producciones de terror. John Krasinski ha dado en el clavo, y lo ha hecho creando terror. En serio, es terror de verdad.

Lo mejor: La historia, la dirección de Krasinski y su creación de atmósfera.

Lo peor: Nada.

Puntuación: 10/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This