Escobar: Paraíso Perdido: Americanito, ándate con ojo

Pablo Escobar, uno de los mayores capos de la droga en Colombia, ya tiene su propia película. Bueno, tanto como suya no sé si puedo decir, pero que lleva su nombre sí (aquí en España, porque en Estados Unidos únicamente se llama Paradise Lost). Digo esto porque es cierto que Escobar tiene un peso muy importante en la historia y todo gira en torno a él, pero el protagonismo absoluto de la historia no lo lleva él. Bueno, aclarado esto hay que decir que Escobar: Paraíso Perdido es un aburrimiento. Si es verdad que tiene cosas que pueden llamar la atención, pero es que en el computo global de la historia todavía no sé que es lo que me quieren contar sobre el capo ¿Qué era muy malo? Ya lo sabía ¿Qué manejaba a muchos sicarios? También lo sabía. Entonces si una historia no me lleva a contar algo novedoso o contarlo de otra forma, rápidamente me aburre.

Benicio Del Toro en Escobar: Paraíso perdido

Benicio Del Toro en Escobar: Paraíso perdido

Escobar: Paraíso Perdido cuenta los últimos días en libertad del capo antes de ingresar voluntariamente en prisión. Durante ese tiempo, Escobar les pedirá a sus aliados más fieles que le ayuden a esconder sus posesiones más valiosas. Nick, un joven surfista y novio de la sobrina de este, se verá envuelto en este mundo de drogas y muerte sin comerlo ni beberlo. Pero el amor hacía María, la sobrina de Escobar, hará que intente hacer todo lo que sea para estar a su lado. El inicio de la cinta es posiblemente lo mejor que tiene la película. Unas secuencias en modo de flashback nos muestran situaciones que vamos a ver más adelante y después pasamos al momento en el que Escobar le dice a sus fieles que le ayuden a realizar una última tarea. Después de una conversación más o menos profunda con Nick, regresamos a atrás en el tiempo hasta el momento en el que Nick conoce a María y entonces es cuando todo se tuerce. Se tuerce para mal, porque es entonces cuando la historia desemboca en una historia de amor algo empalagosa y que no interesa en absoluto. Para mí, y puede que suene muy extremo, en este tipo de cine prefiero ver cosas como en El consejero antes que una historia de amor que no desemboque en nada y únicamente sirva para introducir un poco con calzador a los personajes en acción.

Los mete con calzador porque todo lo que se desarrolla sabes enseguida que va a pasar. Saber que antes de conocer a Escobar, todo el mundo que se meta con Nick lo va a pagar. Lo va a pagar porque luego se lo contará a Escobar y todo acabará. También sabes que aunque es un don nadie, Nick rápidamente entra dentro de la banda e incluso con algunos privilegios que ni los más antiguos tienen. Es decir, todos los cruces de los personajes, unos con otros, no sabes que se van a dar tarde o temprano. Y eso es una lástima, porque le corta las alas a la historia. Quizás con algo más de sutileza a la hora de cruzar las historia esto hubiera ido a mejor, pero no. Ni siquiera las pocas escenas de acción merecen un poco la pena, porque están contadas y no ofrecen nada nuevo.

Josh Hutcherson en Escobar: Paraíso perdido

Josh Hutcherson en Escobar: Paraíso perdido

Una lástima porque el debutante Andrea Di Stefano se esfuerza en intentar contar la historia de una manera ágil y rápida. Pero subtramas que no importan y los muchos personajes que acaban apareciendo y no aportan nada lastran el resultado. Y por no hablar de Josh Hutcherson (Los juegos del hambre: En llamas) que se pasa toda la película poniendo caras de ladrillo y sin demasiadas muescas de cambio. La tristeza, el dolor, la alegría, la felicidad…todo eso lo pone el actor con la misma cara. No la cambia. Quizás el más acertado sea Benicio del Toro (Guardianes de la Galaxia), que parece que le ha cogido gusto a esto de interpretar a personajes históricos como ya ha hecho con el Che y estoy esperando que le confirmen para algo de Fidel Castro.

Escobar: Paraíso Perdido no aporta nada nuevo. No tiene ritmo, ni intensidad y muchas cosas metidas con calzador. Es una pena, porque la película con otro enfoque y otra historia hubiera sido algo diferente. Pero no merece la pena.

Lo mejor: Los primeros 15 minutos.

Lo peor: Josh Hutcherson y que no cuenta nada en absoluto.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

Francia, España y Bélgica. Título original: Paradise lost. Dirección y guion: Andrea Di Stefano. Interprete: Josh Hutcherson (Nick), Benicio del Toro (Pablo Escobar), Brady Corbet (Dylan), Claudia Traisac (María), Carlos Bardem (Drago). Producción: Dimirti Rassam. Música: Max Richter. Fotografía: Luis David Sansans. Montaje: David Brenner y Maryline Monthieux. Diseño de producción: Carlos Conti. Vestuario: Marylin Fitoussi.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1: Panfleto de transición · Cine y Comedia - […] de las anteriores entregas, Jennifer Lawrence (La gran estafa americana), Josh Hutcherson (Escobar: Paraíso Perdido), y Liam Hemsworth (Los…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This