Los últimos días: Algunos brotes verdes

Marc (Quim Gutiérrez, (Primos)) y Julia (Marta Etura, (Mientras duermes)) son una pareja que intenta abrirse camino en un ambiente un tanto hostil que definitivamente se vuelve mortal cuando una extraña enfermedad se propaga por el planeta: la gente empieza a sufrir una especie de agorafobia tal que la supervivencia pasa por esconderse en los edificios y subterráneos de la ciudad. Ante tal crisis, Marc comprende que reunirse con su pareja es lo único que puede y debe intentar, para lo que resultarán inevitables algunas peligrosas alianzas.

José Coronado y Quim Gutiérrez en Los últimos días

José Coronado y Quim Gutiérrez en Los últimos días

Los hermanos Pastor, David y Àlex, (Infectados) realizan un trabajo que resulta bastante fresco para nuestro cine, aunque por suerte empieza a ser ya algo medianamente corriente que jóvenes directores españoles y productoras se atrevan con géneros poco comunes anteriormente en este país, como son el terror o la ciencia ficción. Aunque sea simplemente algo parecido a un pequeño gesto de apoyo, la opinión sobre la película se inclina hacia la valoración de sus puntos fuertes, pasando un poco por encima sus posibles defectos.

El punto de partida es interesante, pues entronca con un suceso real como fue la erupción del famoso volcán islandés que mantuvo el tráfico aéreo paralizado durante un buen tiempo en el norte de Europa. No se refiere a él, obviamente, pero sí resulta algo más creíble el peligro después de que todos tengamos grabadas en el cerebro las imágenes de hace un par de años. El caso es que en la película lo que parece salir de la tierra es algo más peligroso que las cenizas: un virus que causa agorafobia en la población. Poco a poco todo el mundo va teniendo pánico a salir a la calle, y si lo hace, cae fulminado por un ataque al corazón. La solución es evidente, hay que sobrevivir en las zonas subterráneas de la ciudad (Barcelona, en este caso). Este trasfondo no es especialmente novedoso ni elogiable, pero sí es medianamente interesante, y parece motivo suficiente para justificar los hechos que se presencian en el film. Uno de los pequeños errores tiene que ver con él: se nos explica demasiadas veces el origen del problema, y aun así no queda claro, no de manera atractiva. La metáfora del aislamiento en nuestros hogares delante del ordenador, las relaciones a través de artilugios en vez de en persona, etc, que parece indicar la historia, se diluye al quedar evidente el problema.

Para seguir comentando brevemente aquello que impide que la película pueda ser considerada como grande, hay que hablar de la historia de la pareja protagonista; para empezar, es un poco tópica y ya vista. Pero además, es un tanto extraña; la pareja está dividida en el tema de la conveniencia de tener hijos y la prisa por hacerlo; una decisión personal de tal calado normalmente destruye más que construye, pero aquí se convierte en motivo principal. Las reacciones ante los acontecimientos chirrían en alguna ocasión… aunque todo parece responder a la idea de transmitir una historia bastante potente que pasa por encima de estas apreciaciones. Aun así, seguramente no habría hecho falta buscarle tres pies al gato con el enfrentamiento previo. Es más interesante sin embargo la relación de los dos hombres, que partiendo de posiciones diferentes se complementan a la perfección. José Coronado (No habrá paz para los malvados) está a la altura con un personaje que refleja dureza y saber estar, no exento de desesperación y debilidad. Quim Gutiérrez empieza mucho más flojo y poco a poco va creciendo, hasta estar simplemente en un nivel aceptable.

Visualmente la película tiene muchos puntos fuertes; los efectos que nos presentan una ciudad fantasma son casi siempre creíbles, aunque el exceso de humo y otros factores ambientales a veces resultan un tanto artificiales. El uso de la cámara es correcto, muy acertado en algunos momentos, aunque falto de personalidad en el conjunto. Algunos de los planos más destacados  consisten en movimientos hacia adelante del objetivo, atravesando barreras físicas, y se echa de menos alguno más que habría aportado más carácter al conjunto. Salvo esta cierta falta de estilo para poder decir que estamos de verdad ante una obra de gran calado, todo el apartado de imagen es bueno y se agradece. Seguramente, la escasez de películas en España en las que presenciemos ambientaciones similares haga que valoremos en exceso esta cualidad, que quizás no sea tan destacable al compararla con otras producciones foráneas; en cualquier caso es es necesario apoyar este tipo de proyectos si queremos que tengan una trayectoria larga por aquí.

Marta Etura en Los últimos días

Marta Etura en Los últimos días

La gran variedad de temas que toca el film es otro de los puntos positivos; el cierto miedo social ante las diferentes crisis y cambios que estamos viviendo se ve bastante bien reflejado. La exageración de los mismos no pretende sino poner en evidencia la necesidad de una mayor conciencia de los mismos para no acabar lamentándolo. La trama amorosa tiene cierto interés en el sentido de que representa esas dudas que muchas parejas jóvenes tienen a la hora de tener descendencia hoy en día, apostando por la valentía en todo momento, insinuando la importancia de la supervivencia de la especie en momentos críticos. El primitivismo que sigue presente en todos nosotros se pone de manifiesto cuando los protagonistas se ven en situaciones un tanto extremas; la escena de la iglesia con cierto animal podría haber sido grande, pero no está resuelta del todo bien y puede parecer un poco fuera de lugar… Los géneros también son variados; por un lado encontramos parecidos con películas como Monstruoso, en los que la cámara es poco precisa y muy movida,  y la supervivencia es la clave, con una misión aparentemente imposible de por medio. Por otro, encontramos algunos elementos postapocalípticos como en The Road (La carretera), con momentos de cierto terror incluidos. Esto aporta tanto como resta, porque a la vez que podemos ver mayor variedad de situaciones, normalmente bien resueltas, también hace que la película no encuentre un sitio bien definido, intentando en ocasiones contar demasiadas cosas.

Los últimos días es una película a tener en cuenta, que pese a tardar en arrancar (los saltos en el tiempo están bien pensados pero a veces rompen el ritmo) y tener algunos otros defectos comentados, parece indicar que un nuevo camino se asienta en nuestro cine, un camino que muchos pedíamos y que ahora que se ve un poco más claro, podemos empezar a disfrutar.

Lo mejor: La ambientación está bastante lograda, inspirándose en películas que pocas veces se habían visto en nuestro país. Coronado va ganando con los años y aquí hace un papel muy interesante. El resultado final transmite cierto optimismo respecto al futuro de ciertos directores patrios.

Lo peor: La sensación de que podría haber sido mejor con leves cambios. Quim Gutiérrez y Marta Etura están por debajo del nivel de la película y de lo que seguramente han demostrado otras veces. Se explican demasiadas cosas y no de manera especialmente atractiva, haciendo que la película pierda personalidad y se asemeje más a un producto que simplemente pretende parecer bien hecho.

Puntuación: 7/10

Ficha artística y técnica

España y Francia. Dirección y guion: David Pastor y Àlex Pastor. Interpretes: Quim Gutiérrez (Marc), José Coronado (Enrique), Marta Etura (Julia), Leticia Dolera (Andrea), Iván Massagué (Lucas). Producción: Alberto Marini, Pedro Uriol, Mercedes Gamero y Kristina Larsen. Música: Fernando Velázquez. Fotografía: Daniel Aranyó. Montaje: Martí Roca. Dirección artística: Balter Gallart. Vestuario: Olga Rodal.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Requisitos para ser una personal normal: La “cuqui” película · Cine y Comedia - […] actriz Leticia Dolera (Los últimos días) escribe, dirige y protagoniza su primer largometraje tras sus prometedores cortos. Requisitos para…
  2. Leticia Dolera: “No hay muchos actores con sobrepeso” · Cine y Comedia - […] como directora y guionista de su primer largo, que también protagoniza. Ella es Leticia Dolera (Los últimos días) y…
  3. Manuel Burque: “La película tiene alma de pardillo” · Cine y Comedia - […] Gallego y pelirrojo, así es Manuel Burque (Bloguera en construcción), el último descubrimiento del cine Español. Con motivo del…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This