Dallas Buyers Club: Larga vida a McConaughey

En Dallas Buyers Club, Matthew McConaughey (Magic Mike) interpreta a un tipo al que diagnostican el sida y le auguran sólo 30 días más de vida. Y, sin embargo, su actuación lo que provoca es que cualquiera que la vea le desee una larga vida al actor. Una vida profesional como la que ha venido demostrado desde que en 2011 renaciera como actor y se convirtiera en un absoluto genio. Si Dallas Buyers Club trasciende la etiqueta de cine social, comprometido y necesario aunque muchas veces visto, es gracias a McConaughey. No hay forma de encontrar una fisura en su trabajo y sí incontables escenas que ponen la piel de gallina. No como hechos aislados que se pierdan en el tiempo sino, como debe de ser, en una memorable construcción del personaje que interpreta.

Matthew McConaughey en Dallas Buyers Club

Matthew McConaughey en Dallas Buyers Club

Lo que cuenta Dallas Buyers Club es una emocionante lucha por la supervivencia. A Ron Woodroof le dicen que el sida va a acabar con su vida de forma fulminante y él, que hasta ese momento no ha hecho más que disfrutar de la vida (lo que él entiende por disfrutar de la vida, que no es otra cosa que entregarse sin pensar en el mañana a todo tipo de vicios: rodeo, apuestas, alcohol, drogas y mujeres), se convierte en una persona completamente diferente. Primero en un hombre desesperado. Después en un luchador. Y finalmente en un adalid de los derechos de las personas en su misma situación, creando el club de compradores de medicamentos no aprobados contra el sida al que hace referencia el título. Y todo eso se ve no tanto a través de la película sino sobre todo del propio McConaughey, que es quien eleva el resultado final a unos niveles sensacionales.

Es verdad que siempre se agradece que el cine se acerque a temas comprometidos y valientes y Dallas Buyers Club lo hace. No hace falta que el sida no sea la enfermedad que fue precisamente en la época en la que se ambienta la película, mediados de los años 80, para entenderla como una crítica a esa burocracia (en este caso la farmacéutica) con la que chocan una y otra vez los ciudadanos (esos a los que se da 30 días más de vida y a los que se piden años de espera hasta que los fármacos que pueden ayudarles sean aprobados). Pero Jean-Marc Vallée (La reina Victoria), director del filme, destaca por el equilibrio más que por la apuesta. Dallas Buyers Club se mueve entre la historia personal y la cruzada social, logrando un correcto balance pero cuyo mérito arranca más de los propósitos de la historia y de su propia realidad que del trabajo de dirección.

Jared Leto en Dallas Buyers Club

Jared Leto en Dallas Buyers Club

Entre los méritos de Vallée también hay que incluir la descomunal actuación de McConaughey, porque no corta las alas del actor en ningún momento. Más bien al contrario, demuestra buen ojo, sabe que está construyendo un personaje memorable y le allana el camino, poniendo a su alrededor todos los elementos para que luzca aún más. Incluso otros personajes están ahí para hacerle brillar. Sucede con Rayon (un Jared Leto (La habitación del pánico) que ha cosechado tantas o más alabanzas que McConaughey a pesar de hacer un trabajo más convencional por lo llamativo de su personaje, con matices que destacan más precisamente cuando se queda en un segundo plano) o con la doctora Saks (Jennifer Ganer (La extraña vida de Timothy Green)).

Dallas Buyers Club se gana con facilidad la etiqueta de cine necesario a nivel social, pero es más difícil darle la de cine indispensable como arte. Tienes momentos extraordinarios y un buen uso de las elipsis, pero siempre queda la sensación de que es McConaughey quien consigue que la película sea mucho más de lo que realmente es. Aunque tiene cierto aire a telefilme en algunos momentos que acaba limitando su alcance artístico (muy logrado, no obstante, en otros momentos como el arranque o el final de la película), no es poco que una cinta cuente, seguramente, con la interpretación más memorable de un actor que lleva tres años bordeando la más absoluta genialidad. Sí, indiscutiblemente, larga vida a Matthew McConaughey.

Puntuación: 6 / 10

Ficha artística y técnica

USA. Dirección: Jean-Marc Vallée. Interpretes: Matthew McConaughey (Ron Woodroof), Jared Leto (Rayon), Jennifer Garner (Eve), Denis O’Hare (Dr. Sevard), Steve Zahn (Tucker), Dallas Roberts (David), Kevin Rankin (T.J.). Guion: Craig Borten y Melisa Wallack. Producción: Robbie Brenner y Rachel Winter. Fotografía: Yves Bélanger. Montaje: Martin Pensa y Jean-Marc Vallée. Diseño de producción: John Paino. Vestuario: Kurt & Bart.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Hombres, mujeres & niños: Coñecting people · Cine y Comedia - […] tecnológico en el que vivimos. Apoyado en un atractivo casting con figuras como Jennifer Garner (Dallas Buyers Club) o…
  2. Alma salvaje: Desde México a Canadá · Cine y Comedia - […] una bota y arrancándose una uña del pie, ya merece el precio de una entrada. Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This