The assassin: Bella y aburrida lentitud

Siempre que una película triunfa en los festivales más prestigiosos del cine, la expectación respecto a esa cinta crece de manera única. A parte, si el director de la misma es conocido más y mejor. The assassin es el regreso a la gran pantalla de Hou Hsiao-Hsien (El vuelo del globo rojo) después de siete años sin estrenar película. Quién conozca un poco la filmografía del director, pensar en una cinta de artes marciales de acción era impensable, y así es. The assassin es lo contrario al estrés, es relajación, es ver paisajes bonitos, planos preciosos y pequeñísimas secuencias de acción que son toda una oda a la estética. ¿Y la historia? La historia según su sinopsis va de una cosa, pero viendo la película es cierto que no te enteras ni de la mitad de las cosas que está contando. Y eso la convierte en un somnífero.

Qi Shu en The assassin

Qi Shu en The assassin

The assassin es un canto a lo estético. Hsiao-Hsien ha planificado cada secuencia de su filme con delicadeza y trabajo. Y eso se nota en la fotografía que luce la cinta. Te deja boquiabierto. Pero claro, no todo en una película tienen que ser planos preciosos de las localizaciones o un encuadre que deje ver que a través de las cortinas se vislumbra la quietud de la inocencia de esa asesina que no quiere matar. No. Una película puede ser bonita, pero también tiene un guión detrás. The assassin falla en su guión y en su historia estrepitosamente. Mientras estás viendo la película no sabes a ciencia cierta qué es lo que te quiere contar. Lo puedes intuir gracias a una introducción donde te explican en que época nos encontramos y un poco de lo que vas a ver, pero sino, todavía lo estarías intentando averiguar.

The assassin es una cinta donde leerse antes de que va o que vas a ver puede ayudar a comprender lo que ves porque, sinceramente, puede estar montada y contada con lógica, pero el espectador se pierde entre tanto plano estético en donde no dice absolutamente nada (el plano de ver a unas cabras comer, por ejemplo). Estas cosas hacen que The assassin aburra. Aburre mucho. Y eso que su inicio es algo prometedor gracias a que ves a la asesina en acción y piensas que quizás la película sea estética, pero con sentido. Después de esos diez minutos todo se pierde. Los planos eternos, las miradas de soslayo de los protagonistas y las escenas de artes marciales donde parece que cogen un berrinche, se pegan un par de espadazos y se van hacen que no sepas muy bien nada.

Chen Chang en The assassin

Chen Chang en The assassin

Seguramente haya quién vea en The assassin algo que quizás yo no he visto, y me alegraré, ya que esto del cine si algo tiene maravilloso es que crea división y no siempre a todo el mundo le gusta lo mismo. En Cannes convenció, galardonando a Hou Hsiao-Hsien como mejor director, y la crítica más intelectual pareció salir encantada. Pero después de ver la película uno respira de alivio al ver que no se llevó algo más gordo. The assassin es una película que pueda ser de culto en unos años, pero por ahora se queda en un gran aburrimiento que visualmente es espectacular, pero en donde el guión todavía no sabe que quiere contar.

Lo mejor: La fotografía.

Lo peor: Es muy aburrida.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

Taiwan, China, Hong Kong y Francia. Título original: Nie yin niang. Dirección: Hsiao-Hsien Hou. Interpretes: Qi Shu (Nie Yinniang), Chen Chang (Tian Ji’an), Satoshi Tsumabuki (The Mirror Polisher),Shao-Huai Chang (Chiang Nu). Guion: Cheng Ah, Zhong Acheng, T’ien-wen Chu , Hsiao-Hsien Hou y Hai-Meng Hsieh; basado en el relato corto de Xing Pei. Producción: Wen-Ying Huang y Ching-Song Liao. Música: Giong Lim. Fotografía: Ping Bin Lee. Montaje: Chih-Chia Huang y Ching-Song Liao. Diseño de producción: Wen-Ying Huang. Vestuario: Wen-Ying Huang.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This