Jimmy´s Hall: Ken Loach en su salsa

Ken Loach (La parte de los ángeles) es uno de esos directores que no necesita sorprender o innovar para convencer con bastante facilidad. Su última película, Jimmy’s Hall es el mismo tipo de cine social que viene haciendo desde hace décadas, en un entorno anglosajón (irlandés, en este caso), con historias reales como base de sus películas y con repartos formados por actores británicos generalmente tan espléndidos en su trabajo como desconocidos para el gran público. Loach está así en su salsa, en el terreno que mejor domina y en disposición de ofrecer otro buen filme. ¿Más de lo mismo? No. Lo mismo, sí, pero siempre diferente. Por eso Loach es de los que gustan una y otra vez.

Barry Ward en Jimmy´s Hall

Barry Ward en Jimmy´s Hall

Jimmy´s Hall es la historia de Jimmy Gralton, a quien la historia ha catalogado como el precursor del Partido Comunista Irlandés, y arranca a su regreso de Estados Unidos en 1932, después de abandonar su país durante diez años por la agitación que se organizó tras la apertura de un local social en el que él y los suyos daban clases de las más diferentes materias y organizaban fiestas encontrando la firme oposición de la Iglesia. El de Loach es un cine comprometido. Y a pesar de que intenta ser muy descriptivo, es inevitable que tome partido por los que él considera los héroes de esta historia, por mucho que esa parcialidad no sea la clave del filme.

La película, que viene a mostrar la segunda parte de la labor social de Gralton en su pequeño pueblo, mantiene la sencillez habitual de Loach, esencial para que funcionen tanto los personajes como el escenario histórico postbélico que retrata. Todo es sencillo pero a la vez intenso. Las relaciones que se establecen entre los personajes, y que al final tienen tanta importancia como el escenario social del filme, son espléndidas, están muy bien trazadas en el guión y muy bien ejecutadas por el reparto. La elección y la dirección de actores sigue siendo uno de los puntos fuertes del cine de Loach.

Simone Kirby en Jimmy´s Hall

Simone Kirby en Jimmy´s Hall

Pero que esa sencillez que también es marca indeleble del autor no lleve a engaño, porque no oculta a quien es también un buen director. Loach no sólo se limita a escoger historias sociales que puedan conmover o convencer, sino que ensambla películas con mucho acierto. En Jimmy´s Hall hay un espléndido uso de la música como motor emocional y cultural de la historia, pero también del flashback y del montaje paralelo. Este trabajo de montaje es, de hecho, el momento más poderoso de la película, cuando contrapone un sermón religioso con una de las fiestas del local, en una perfecta contraposición de la función de ese lugar de aprendizaje y recreo y la forma en que se intentan reprimir sus actividades.

Puede que Jimmy´s Hall no sea la mejor película de Ken Loach. Puede que la anécdota de la que parte tenga un cierto tono localista que frene la empatía de algunos espectadores. Y puede que esa misma sencillez que preside el cine de su realizador haga que, al final, la película parezca ligeramente intrascendente. Pero, con todo, Jimmy´s Hall es una película atractiva, un fantástico mosaico de su época y de su entorno y una de esas películas de fácil visionado porque la carga dramática está muy controlada, pero que en su reflexión deja abiertos muchos puntos para el debate. Efectivamente, como todo el siempre interesante cine de Ken Loach.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido, Irlanda y Francia. Dirección: Ken Loach. Interpretes: Barry Ward (Jimmy), Simone Kirby (Oonagh), Jim Norton (padre Sheridan), Francis Magee (Mossie), Aisling Franciosi (Marie), Andrew Scott (padre Seamus), Brian F. O’Byrne (O’Keefe). Guion: Paul Laverty. Producción: Rebecca O’Brien. Música: George Fenton. Fotografía: Robbie Ryan. Montaje: Jonathan Morris. Diseño de producción: Fergus Clegg. Vestuario: Eimer Ni y Mhaoldomhnaigh.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This