“Hay una tendencia en España a escurrir el bulto de la responsabilidad”

Tras un photocall a la intemperie algo más divertido de lo normal (gracias al buen humor de Antonio de la Torre y Karra Elejalde), entramos todavía tiritando a la sala de proyección en la que va a tener lugar la rueda de prensa. Para responder a las preguntas se sientan a la mesa: el director Daniel Calparsoro (Guerreros), los actores Karra Elejalde (Los cronocrímenes), Alberto Ammann (Celda 211), Antonio de la Torre (Grupo 7) y Bernabé Fernández (El barco); el coguionista Javier Gullón (El rey de la montaña); representantes del equipo de producción,Juan Gordon (Carne de neón) y Emma Lustres (Secuestrados); el autor de la novela en la que se inspira la película, Fernando Marías, también está presente en la sala.

Equipo artístico de Invasor

Equipo artístico de Invasor

Comienza hablando Calparsoro, el director, sobre la fidelidad de la película hacia el libro: “Es fiel en espíritu y fondo, en la forma difiere. La novela es más reflexiva, nosotros hemos cogido el espíritu y lo hemos llevado a una película de acción. Fernando (el escritor del libro) me ha felicitado por el resultado, es de agradecer. Tenía varios proyectos en mente pero no me decidí a hacer ninguno hasta que se me presentó Invasor; me apetecía hacer una película sobre la responsabilidad de nuestros actos y también que fuera de acción”. El escritor del libro da su opinión sobre la misma cuestión, y sobre el hecho de si el caso que se cuenta es real o está completamente inventado: “Todo es ficción, pero podría haber ocurrido así, de hecho hay casos reales muy parecidos. Lo interesante es el juego entre lo que ocurre realmente y lo que nos quieren contar que ha ocurrido”. Alberto Ammann, actor protagonista, habla ahora sobre la creación de su personaje: “Me inspiré en algunos documentales bélicos. La identidad del personaje es potente y no veía peligro en que se asemejara demasiado a otros similares que ya existen; tampoco vi muchas películas bélicas para no caer en la imitación”.

Alberto Ammann y Antonio de la Torre en la presentación de Invasor

Alberto Ammann y Antonio de la Torre en la presentación de Invasor

Entonces vuelve a tomar la palabra el director en una de sus intervenciones más interesantes, acerca de la estructura de la película y la ambientación: “Queríamos trasladar la sensación de una película de aventuras, en un país lejano; en Irak, la paleta de colores es viva, tonos rojos, verdes y amarillos; la cámara se mueve rápido, hay muchos planos cortos  cámara en mano; en A Coruña la paleta es más fría y gris, y la cámara está tranquila, muchas veces en el trípode, aunque en la parte final los planos son más cortos y la cámara vuelve a moverse, porque cuando te sucede algo como lo que le pasa al protagonista, aunque sea lejos de casa, a tu regreso te acompaña”. Ahora son los actores los que toman la palabra para hablar sobre las dificultades de sus personajes; Comienza Alberto Ammann: “Para las escenas de acción no hizo falta una preparación física excesiva, pero sí había que sacar a un Pablo que surgía de una necesidad ambigua; todo estaba bien organizado y nos sentíamos bien cubiertos, protegidos, así que las escenas de acción no fueron un excesivo problema”; Antonio de la Torre habla de una escena en la que lo pasa mal bajo el agua: “La secuencia de la playa fue difícil de rodar, pero luego fue una gran satisfacción; suele pasar así, las cosas que cuestan más trabajo son las que proporcionan mayor satisfacción”. Karra Elejalde nos cuenta algo acerca de su papel: “No es fácil encontrar un pájaro como mi personaje, así que tuve que acercarlo a mí lo más que pude y sacarlo adelante; no lo juzgué, y al final intenté que este malo fuese el bueno”.

Daniel Calparsoro en la presentación de Invasor (2)

Daniel Calparsoro en la presentación de Invasor (2)

Vuelve a hablar el director, sobre el papel de la cámara en el proyecto: “Para los movimientos de cámara, se ensayaban coreografías de la propia cámara; mi intención es llevar al espectador al lugar. Los actores hacen un trabajo y la cámara va a rodar su realidad; luego con el montaje, se rompe lo anterior y se va a lo útil. Todo lo que se ha rodado se ha montado” ; añade algo sobre la decisión de tener a Karra Elejalde en el reparto: “ Para darle credibilidad al papel, nos la jugamos a una carta: Karra Elejalde; le pusimos un gorro y barba y nos olvidamos de oficinas”. Sigue comentando alguna relación entre la película y el libro de Fernando Marías: “En una novela hay más espacio; lo que me interesaba era el dilema universal que se plantea, no queríamos hacer un panfleto contra la guerra de Irak. Lo importante es el tema de la corrupción moral, la guerra es el trasfondo”.

Las preguntas se dirigen ahora hacia temas referentes a la producción. Habla la representante de este apartado, Juan Gordon : “Fue agradable poder rodar en el centro de A Coruña; se agradece porque lo normal es que sólo te dejen rodar en algún polígono…debemos intentar que se permita rodar en el centro de las ciudades, y poder mostrar sus mejores lugares”. Elejalde da su opinión sobre el acabado del film: “La producción es muy buena, y el resultado parece muy por encima del presupuesto de la película (unos 3,5 millones de euros)”. Aquí las preguntas empiezan a ser más variadas y sin mucha relación entre sí, y Alberto Ammann vuelve a darnos pistas sobre su papel: “El personaje nunca fue un héroe, simplemente es una persona íntegra; es médico y militar, tiene vocación pura de servicio”. Calparsoro comenta un par de detalles sobre las posibles nominaciones a los Goya, y sobre el casting: “Lo único que me preocupa es que los académicos vean la película, y si después la tienen en cuenta… El casting fue un trabajo de equipo, pero al final están aquí todos los que quería”. Los actores, casi por alusión, hablan sobre el director; Antonio de la Torre: “Daniel es un director apasionado, se mete hasta el fondo, hace que uno vaya a donde sea”. Karra Elejalde: “Es un cabrón, un exprimidor total de actores (risas). Te lleva al límite en todo, sobre todo en lo físico, porque es muy obsesivo. Pero así consigue sacar lo mejor de cada uno”. Alberto Ammann: “Para la escena del agua, Daniel se puso un neopreno y se metió al agua conmigo…”. Antonio de la Torre, con el buen humor que mantiene durante todo el acto, responde sobre si está preparado para aparecer en Los Mercenarios 3, tras sus últimos papeles de acción: “La verdad es que me veo alejado de un tipo duro…intento parecer pegado a la realidad, y creo que me veo como un buenazo… pero claro, ¡todos tenemos algo de tipo duro!”.

El acto se acerca a su fin, y el director vuelve a hablar sobre las intenciones de la película: “Hay una tendencia en España a escurrir el bulto de la responsabilidad, pero no me voy a poner pesado ahora con eso…”. Antes de terminar, nos cuentan que la película ha participado en festivales importantes, como el de Toronto o el de Sitges, y que esperan que pueda ser vista en varios países. La rueda de prensa finaliza y abandonamos el lugar, algunos hacia el catering, otros al frío que parece que ha venido para quedarse…parecido al de esta película, bien acabada por fuera, pero endeble en su interior.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This