“El cine tiene que derribar fronteras”

Después de un photocall bastante humilde y falto de medios (los focos han fallado y ha sido difícil hacer fotos decentes), volvemos a la sala de proyección en la que va a tener lugar la rueda de prensa a modo de presentación de la película Buscando a Eimish. Para responder a las preguntas, se sientan en la mesa: Ana Rodríguez Rosell, directora, y los actores y actrices Emma Suárez (El perro del hortelano), Jan Cornet (La piel que habito), Manuela Vellés (Camino), Óscar Jaenada (Camarón) y Birol Ünel (Contra la pared).

Equipo artístico de Buscando a Eimish

Equipo artístico de Buscando a Eimish (2)

Desde el principio, la directora parece sobresalir como la principal protagonista, y Óscar Jaenada y Manuela Vellés, que a priori podrían ensombrecer a la novel autora de la película, permanecen en un segundo plano. Son ellos tres quienes comienzan respondiendo a la cuestión de si a quienes más amamos son los que resultan al final más heridos, comenzando la directora: “A las personas que más amamos es a las que más daño hacemos, dice el personaje de Birol en la película. Esto se produce cuando los personajes que se quieren están en distintos momentos del proceso”. Óscar Jaenada habla de su papel: “Mi personaje pertenece a una generación que duda entre lo que debe hacer y lo que quiere hacer. Creo que eso sucede muy a menudo a cierta generación actual”. Manuela Vellés responde por el suyo: “Mi personaje es muy humano, no intenta hacer el mal, pero es torpe a veces, y por eso hace daño al principio sin darse cuenta. Al final tiene que pedir perdón por algunas cosas para poder avanzar”.

Emma Suárez, Ana Rodríguez Rosell, y Manuela Vellés en la presentación de Buscando a Eimish

Emma Suárez, Ana Rodríguez Rosell, y Manuela Vellés en la presentación de Buscando a Eimish

La siguiente pregunta trata sobre la importancia del amor y la amistad en la película, dos de los temas fundamentales sobre los que habla. Jan Cornet responde sobre esto y su trabajo: “Intentamos con mi personaje un tipo de amor como amistad, sin ningún vínculo sexual. Roberto es la muestra de esto. Es alguien que mira hacia el pasado, y ella lo rescata”. Ana Rodríguez habla sobre el tema y sobre la estructura de la película, con algunos saltos temporales y flashbacks: “La familia es la unidad básica de supervivencia. La película pretende redefinir algunos conceptos, como la familia y la amistad, cómo han cambiado; uno puede elegir alguna parte de su familia. Yo siempre escribo así, la vida no es lineal, se juntan momentos y recuerdos de diferentes tiempos, y todas las cabezas funcionan así”. Llega la primera pregunta para Birol Ünel: “Mi personaje está definido, pero también hay lugar para la improvisación y la creación, sin perder lo que él tenía que contar”; “Cuando Birol entró en la historia, el guión ya estaba escrito, y tuvimos que crear su personaje después”, apunta la directora. Ella también responde a una cuestión sobre la movilidad que tenemos hoy, podemos viajar mucho más fácilmente que antes, y la importancia de los viajes en la película: “El cine tiene que derribar fronteras, el mundo es uno; me parece algo vital. Me interesa la mirada del turista, del que ve algo por primera vez”.

Emma Suárez y Manuela Vellés en la presentación de Buscando a Eimish

Emma Suárez y Manuela Vellés en la presentación de Buscando a Eimish

Los actores protagonistas siguen un poco en segundo plano, hasta que les llega una pregunta más directa sobre lo contenido de sus interpretaciones: “Mi personaje no tenía mucha opción, es alguien con la vida muy estructurada, se controla y contiene; es un personaje con miedo”, responde Jaenada; “Mi personaje no es contenido, pero en el momento de la película, está perdida, dudando, pensando, sin saber a dónde ir, por eso es contenido el personaje en ese momento. En cuanto a la canción, ya había cantado en Camino, y respondí que sí en cuanto me preguntaron. Grabamos en un estudio por primera vez para mí, eso fue un regalo”, contesta Manuela Vellés. Después, la directora recibe una serie de preguntas sobre el porqué de las ciudades elegidas, cómo fue la financiación y sus influencias más directas para hacer la película: “Berlín es la ciudad más cosmopolita y con un aire indie que quería para la película. Roberto tenía que estar ahí, en su propio agujero. La madre de Eimish vive en un contexto totalmente diferente, rodeada de agua, aislada por ella; Valeria vive allí porque necesitaba que estuviese aislada. Los actores, para mí es un sueño, un regalo haberlos tenido; no se cómo les convencí. En cuanto al dinero, el proyecto fue seleccionado para recibir alguna ayuda, y después se fue añadiendo algún que otro financiador. Mis referencias más visibles serían Wong Kar Wai para los interiores, y la película rusa El regreso por su aire frío y nórdico; también Once es una referencia. Al final sale lo que te gusta, casi sin saberlo”.

Emma Suárez en la presentación de Buscando a Eimish

Emma Suárez en la presentación de Buscando a Eimish

Por fin toma la palabra Emma Suárez, preguntada acerca del vestuario de su personaje: “En Bajo las estrellas trabajaron estos profesionales conmigo. La escenografía, los decorados, la luz, el color, todo tiene una unidad. El personaje de Valeria se ha reinventado, huye de su pasado, por eso parece tan artificial; irradia luz, pero por dentro es triste y vacío. Ha roto un vínculo de maternidad, y va a pagar las consecuencias; es cobarde y va a perder muchas oportunidades. Valeria es un personaje, como el de Birol, oscuro, pasado de vueltas, que se contrapone a los personajes luminosos que son el resto”. El propio Birol sigue hablando del vestuario: “Como actor, tengo que encontrar dos pieles, la del personaje, y la segunda, su vestuario. Tenía que acostumbrarme a esa segunda piel para que formara parte del personaje”. Jan Cornet apunta: “En mi caso, esta unión fue un proceso creativo muy completo, todos íbamos al mismo sitio, pero con libertad”. Emma Suárez termina con este tema: “El vestuario es muy importante para nuestro trabajo, pero como cada día cuando sales a la calle. El vestuario tiene que ayudarte a crear el personaje”.

Manuela Vellés en la presentación de Buscando a Eimish

Manuela Vellés en la presentación de Buscando a Eimish

Para ir terminando la rueda de prensa, la directora responde sobre la importancia de la maternidad y la familia en el film: “Lucas (el personaje interpretado por Óscar Jaenada) necesitaba un viaje para madurar y repensarse. Durante el viaje, él se da cuenta de lo importante que es para Eimish la familia, ya que ella no la tiene. Durante el viaje, conoce diferentes familias, más modernas, y redefine el concepto que él tenía. Entonces él puede desear tener una familia con Eimish”. El propio Jaenada añade algo más: “Estas cosas son complejas, y que te planteen estas historias en cierto momento es algo a la orden del día. Lucas ve ahora que su concepto de familia es con Eimish”. La última pregunta la responde la directora, sobre el parecido de su película con (500) días juntos: “Yo no la veo, aunque sé que el montaje es parecido; ya eres la segunda persona que lo dice, así que algo habrá. En mi película hay más amor por parte de los protagonistas, aunque a distinto tiempo”.

La rueda de prensa termina aquí y los asistentes desalojan rápidamente la sala, preparándose algunos para las entrevistas individuales, y otros abandonando el lugar con sensaciones encontradas, las que han provocado tanto la película en sí como sus protagonistas, con buenas intenciones, pero un tanto disfrazados bajo una capa de modernidad bastante forzada.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This