Shane Black: “No puedes hacer una buena película de un mal guion”

Shane Black (Iron man 3), director, guionista y actor, ha sido el encargado de dirigir la nueva entrega de la saga de Predator, o Depredador, que lleva por título el mismo nombre: Predator. Hay que recordar que, Shane Black, es el guionista de cintas como Una pandilla alucinante, El último gran héroe, Dos buenos tipos o Arma Letal. Estuvo en Madrid presentando la cinta y esto fue lo que nos contó:

Shane Black en la Comic Con presentando Predator

Shane Black en la Comic Con presentando Predator

Seguramente se lo pregunten mucho, pero ¿Cómo fue participar en la primera entrega de Depredador en el papel de actor?

Fue una experiencia divertida, bueno, fue algo más que diversión fue una especie de experiencia mágica. Yo tenía 25 años, era el más joven dentro de todo este grupo tan masculino, además era como el chico débil del grupo, el que casi no tenía músculos, pero en realidad, lo que hizo grande esta película para mí fue que te sentías como si fueras en realidad un soldado. Nos entrenábamos con la experiencia militar en el bosque, en la selva y te ayudaba a pensar que estas personas, estos actores, eran militares, no actores. Me gustaba porque era una excusa para dejar el mundo atrás y pensar que eras otra persona, jugabas a dejar de ser actor. Me gustaba ser actor, porque te metes en la piel de otro, pero todo, en realidad, no era cierto. Además, en aquella época, los ochenta, se podía hacer un thriller de terror con calificación R, que significa que todo va a ser áspero o crudo, en especial, violento. También estábamos nerviosos porque en aquella época, el 90% del metraje era real, no había el CGI que hay ahora, así que tomábamos riesgos, pero con precaución de que todo saliese bien para no romper nada. Por ejemplo, ahora se toman menos riesgo, y te voy a dar uno de esos ejemplos: Logan. Lobezno tiene esas enormes garras de metal que atraviesan a la gente, pero cuando lo ves sin ellas, simplemente parece que está empujando a la gente, no se veía bien como mataba a la gente. Se buscaba llegar a todos los públicos. En los ochenta era diferente, era violencia. Pero Logan dio la vuelta a todo eso, se vio como mataba gente, se mostraba la violencia tal y como se podía ver en los comics. Y algo parecido con Depredador. Es como un comic de ciencia ficción, pero realizado para cine donde se muestra la violencia tal y como es, y lo que te pide la cinta al tener a un monstruo que mata hombres. Eso lo hicimos en los ochenta y me encantaba.

Al depredador siempre le vemos de noche ¿De día da menos miedo?

Bueno, básicamente, ¿Se acuerda de la escena en la que todos van a rescatar a Jacob Tremblay y él está en la nave espacial? ¿Qué tienen que ir a por el niño, sacarlo de la nave y escapar? Toda esa secuencia se hizo con la luz del día, con los soldados y el depredador disparando y, aunque no quedaba mal, animar al depredador es muy caro. Pero, al verlo terminado, vimos que el depredador “cantaba” demasiado y le hacía parecer barato. Entonces pensamos en hacerla de noche, cambiando la localización y, la verdad, es que ahora la secuencia me gusta mucho más que cuando la rodamos de día. Además, reducimos algo de costes, y eso siempre está bien (risas).

Hizo el guion de Una pandilla alucinante, donde unos chicos se enfrentan a uno monstruos, ahora tiene otro escuadrón, más crecido, que se enfrentan a otro ¿Se inspiró un poco en esos chicos que han crecido y ahora se enfrentan al depredador?

(Risas) La verdad que no pensé en ello, pero es una idea interesante, para pensar lo que sería tal vez que los niños crecieron y se convirtieron en estos locos, creo que hay un elemento en común, ya que en Una pandilla alucinante también son unos inadaptados a los que nadie hace caso, lo que pasa es que son valientes y, al final, son los únicos que plantan cara a los monstruos que aparecen. Y pensándolo bien, es igual que a nuestros chicos, que son inadaptados que terminan, también, salvando el mundo. Nadie los ve como unos héroes, simplemente se fijan en su locura y en lo malo que han hecho. Así, es un buen punto lo que dices, que es casi la misma película. El problema sería que esto fuera una secuela secreta, donde nuestros chicos han crecido, les ha ido mal en la vida y tienen que volver a juntarse para salvar el mundo. El otro problema es IT. Si, Stephen King ya lo hizo en su novela. Así que cuando pensábamos en una secuela, no la podíamos hacer ya que mucha gente ya lo hizo.

Es director y guionista de sus películas ¿Con cuál se queda de estas dos facetas? ¿Lo hace para tener todo controlado?

Una vez tuve alguien me dijo “no dirija las cosas que escribes, porque estás demasiado cerca de ello. Siempre dirija las cosas que han escrito otros”. Creo que eso es importante, porque en el fondo escribir es un trabajo muy solitario, dirigir es mucho más divertido. Pero aquí viene el principal problema: Se puede hacer una mala película de un buen guion, pero no se puede hacer una buena película de un mal guion. Así que para mí es muy importante el proceso de escritura, porque ya puedes ser el mejor director del mundo que si el guion es débil, no tienes nada que hacer. La escritura es la clave, dirigir tardas un par de meses, pero con el guion puedes estar unos dos años y así poder desarrollar todas las capas de los personajes y de la historia, así hasta que tengas todos los sabores que quieres en la cinta. Creo que he conseguido aunar las dos partes por igual, la de escribir y la de dirigir, por suerte solo empiezo a dirigir cuando el guion lo tengo realmente terminado como a mi me gusta, y lo imprimó. Y antes de empezar lo leo una, dos y tres veces para ver que todo me sigue pareciendo bien.

¿Era importante para usted que el tema de la evolución fuera un punto diferencial entre esta entrega y el resto de la saga?

Si, creo que era algo que quería introducir en la historia, porque los depredadores van por los planetas matando a seres y cogiendo de sus espinas dorsales algo que utilizar en ellos para hacerse más fuerte. Son como atletas que se meten esteroides para mejorar su rendimiento, eso es trampa, y los depredadores hacen lo mismo, quieren ir a la Tierra para vencernos, ya que se empiezan a cabrear de que en la Tierra siempre sean vencidos. Entonces intentan mejorar al mega depredador que tenemos en la cinta, porque el pequeño depredador que aparece al inicio es como el resto de los depredadores que hemos visto en el resto de las películas de la saga. También seguimos un poco esa leyenda de que, si comes el corazón de tu enemigo derrotado, vas adquiriendo su fuerza y sus habilidades. Pero eso era demasiado, así que si, pensé en hacer que cuando derrotan a un enemigo, cogen su fuerza y habilidades y se la introducen a un depredador. Creo que más que evolución es un experimento, que estaban probando, aquí vemos una primera pelea, ojalá haya una segunda entrega para que tengamos una segunda lucha.

¿Cómo ha conseguido el equilibrio entre humor y terror?

Para mí nunca sé lo que equilibrio va a tener, empiezo a pensar muchas ideas, empiezo a soltarlas: las partes de miedo, el humor, el thriller, el carácter de los personajes, etc. Luego, después de filmar, nos metemos en la sala de edición, y es allí donde al final vemos que es lo que funciona o lo que no. Por eso, a lo mejor estamos montando una secuencia de terror y después, justo, viene un chiste. Y entonces digo al editor “¿no es demasiado humor?, a lo que él me responde “no, no es demasiado”, entonces adelante, hazlo. Al final es como una buena comida con diferentes sabores, aquí tienes sabor de terror, de humor, de acción…así que creo que al final hemos conseguido un buen equilibrio en la cinta, o eso es lo que me parece a mí.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This