Jesús Monllaó: “Me gustaría considerarme un artesano del cine”

En 2001 Jesús Monllaó fue nominado al Goya a mejor corto de ficción con La mirada oblicua. 12 años después, y tras un par de cortos más, debuta en el mundo del largometraje con Hijo de Caín, un thriller protagonizado por José Coronado (El cuerpo), y el debutante David Solans, un joven a tener en cuenta en un futuro cercano. Con motivo de estreno de Hijo de Caín hemos podido entrevistar a Jesús.

Jesús Monllaó en la presentación de Hijo de Caín

Jesús Monllaó en la presentación de Hijo de Caín

¿Cómo consigues embarcar a José Coronado y a Jack Taylor en la película de un director novel?

El productor Sebastian Mery es la única persona que tenía un entronque industrial por haber coproducido películas antes, pero honestamente, no es Elías Querejeta, es un productor pequeño, con muchísimas ganas, que esta haciendo las cosas muy bien. Entonces hay un director cuyo nombre es muy poco sexy, que es Jesús Monllaó. Entonces ninguna estrella va decir que si a un proyecto que venga abalado con esos nombres en ese momento. La única baza que teníamos, era contar una buena historia. La única baza que teníamos era que el guión que llegará a estos actores tenia que tener la potencia suficiente para sorprenderles. Y los guionista Sergio Barrejón y David Victori hicieron un guión que sentimos que con el podíamos llamar a cualquier puerta sin que se nos rían a la cara. Y eso fue lo que pasó. Los actores leyeron el guión y les provoco curiosidad por ver quien estaba detrás de el.

¿De donde has sacado a David Solans, la gran sorpresa de la cinta?

El guión me llega a través de una novela que es Querido Caín, que es un regalazo que me ha hecho Ignacio García-Valiño. La leí en una noche, no podía parar de leerla. Llegan las siete y media de la mañana, clarea, estoy en mi cama sentado, no me he dormido, fin, y tengo la sensación de haber estado en una sala de cine sentado en la butaca viendo una película. Tengo una sensación en las tripas de haber disfrutado muchísimo, y llamo a Sebastian Mery, y le digo que aquí hay una película. Con Sebas había generado una química, sin química, en cine, no se puede trabajar, Sebas no me cuestiona, contrata a unos guionistas y se pone a trabajar. Esa misma sensación, esa misma intuición fue la que use para encontrar al actor que interpreta a Nico. Yo tenia una responsabilidad moral hacia Sebas y hacia al proyecto que no te puedes llegar a imaginar. Con lo cual decidí prescindir de todo lo que sabia de cine, prescindir de ver miles de películas de niños malos que me habían comentado, no vi nada y decidí guiarme por esa intuición. Hicimos 3 castings en Cataluña, 500 chicos, y sin tener una imagen predefinida de Nico, cuando vi a David en el combo dije: “es él”, y le llamamos para un segundo casting, y en ese segundo casting yo implore a los dioses del olimpo para que aparte de esa mirada y esa voz que tiene, tuviera lo que tiene que tener un actor. Eso con un chico ¿Cómo se descubre? Pues le enviamos secuencias inconexa de la película, se las hice aprender de memoria, vino con los deberes aprendidos, y la verdad que la decisión se tomo muy posteriormente, pero internamente la tome cuando una de las chicas (que eran las candidatas para hacer de Laura) con las que interactúo en la pruebas, se me acerco y me dijo: “Me ha dado miedo”. Ella que es una actriz de una serie catalana me sorprendió con esa frase. En ese momento supe que había que pulir el diamante, pero que estaba ahí. Nada, le pusimos un coach, dos meses de ensayos y el resultado esta en la pantalla.

Jesús Monllaó en la presentación de Hijo de Caín (2)

Jesús Monllaó en la presentación de Hijo de Caín (2)

¿Ha habido algo de la novela que no has incluido en la novela y te hubiera gustado incluir?

Obviamente un director siempre sueña con tener mucha más producción, con tener decorados más acojonantes,… pero te lo digo de verdad, hubo un momento en el que empecé a preparar la película con montones de grúas, multicamara, accidentes de tránsitos aparatosos, y de repente, por suerte, me di cuenta que lo potente de esta historia, es la historia. No podía contaminarla con excesivos movimientos de cámara, ni con excesos barrocos a nivel formal. No limitamos a una fotografía que es muy precisa que a la vez narra mucho también, a unas localizaciones muy precisas pero que son personajes dentro de la película. Aparte de todo esto que te he contado y que me he ido un poco por otros temas, la novela es más un drama, es un drama familiar y nosotros la convertimos más en un thriller. Nosotros la estuvimos calibrando en los primeros análisis de guión para ver hacia donde queríamos tirar, si hacia al thriller o hacia el drama. Y la verdad es que ha habido un verdadero “tour de force” para darle el apunte justo de drama y de thriller. Creo que algo bonito que tiene la película es que no me he limitado a tener unos personajes que son meros artefactos al servicio de la trama, sino que he dejado los actores le dieran volumen emocional, para que nosotros enfatizáramos y nos permitieran equivocarnos con ellos. Creo que esto es uno de los valores de la película, no es solo un thriller donde terminas resolviendo el puzzle y no te sientes estafado, sino que además hay una parte de empatía, de dolor y de drama, que creo esta en su punto. Creo que es bonito fusionar el drama con el thriller. La novela es más drama y nosotros apretamos más las tuercas hacia el thriller para que el espectador se revuelva en la butaca.

Sebastian Mery, Jack Taylor, Jesús Monllaó, Julio Manrique, David Solans, y Maria Molins, y en la presentación de Hijo de Caín

Sebastian Mery, Jack Taylor, Jesús Monllaó, Julio Manrique, David Solans, y Maria Molins, y en la presentación de Hijo de Caín

¿Cuáles han sido las influencias?

Mis influencias son de fagocitación de cine. Inconscientemente he podido meter referencias a algún thriller pero no era mi intención. Quería contar esta historia. A pesar de conocer muchas cintas de niños malos no me he dejado influenciar por ninguna. Las influencias que muchos estáis viendo en mi película, están ahí, pero se han hecho inconscientemente. Me dicen que se parece a Tenemos que hablar de Kevin, pero no la he visto. Además no quiero verla hasta que estrenemos para que mi discurso no se contamine.

¿Qué es lo siguiente?

Sigo leyendo. Jamás me imagine que mi primera película iba a ser un thriller. Me he sentido cómodo haciéndola, pero ahora estoy preparando un drama, y voy a proponer a Sebas otro thriller. Pero a mi me gusta pensar que soy como un músico al que se le da un instrumento y lo toca, si quieres que toque Kusturica lo toco, pero también te puedo tocar a Bach si es lo que quieres. Me gustaría considerarme un artesano del cine.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This