Jaume Collet-Serra: “Siempre me pongo a mí mismo contra las cuerdas”

Con motivo del estreno en cines de Infierno azul, hemos tenido la oportunidad de hablar con su director, Jaume Collet-Serra (Una noche para sobrevivir), quién nos ha contado muchos de los secretos que se esconden detrás de esta película. Infierno azul es un trepidante thriller donde Blake Lively (El secreto de Adaline) debe enfrentarse a un tiburón blanco.

Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

¿Qué truco usaste para que el bikini de Blake Lively no se moviera ni un milímetro durante la película?

No hay mucho truco la verdad (risas). Si se puede, lo que pasa es que cortamos esos momentos fuera de la película, gracias al editing, si ves todo lo que hemos quitado de la película y en el rodaje, si hay momentos en los que se nota. Son mucho más humanos en ese sentido, donde se ve la etiqueta del bikini y cosas así (risas). Pero bueno, cuando trabajas en agua, en condiciones así, tienes que estar preparado para todo.

Blake Lively y Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

Blake Lively y Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

¿Cómo ha sido la preparación a la hora de enfocar el rodaje?

Bueno, para mí la preparación ha sido en el sentido de saber que no puedes controlar los elementos. Cuando ruedas en un plato, saber perfectamente lo que vas a tener, lo que vas a necesitar, porque te lo construyen o lo tienes allí. Pero cuando ruedas en los elementos, y en especial porque hay mucho real en la película, pues no sabes lo que vas a conseguir. Entonces haces un plan para intentar conseguir lo máximo posible y luego, bajo situaciones más controladas ya ruedas la película. Pero desde que tuve el guion fui escena por escena, hice los story boards y me preparé bastantes escenarios dependiendo de que podría pasar. Y cuando entra el actor hablas sobre el plan y vas momento a momento para realmente asegurarnos de que cada situación del personaje estamos los dos de acuerdo. Lo que pasa mucho en el cine cuando ruedas en plato, es que el actor al rodar la escena aporta diferentes ideas. Eso es muy fácil incorporarlo en la toma 2 o 3, pero cuando ruedas en agua, y no hay acceso al actor, es importante hablar todo eso antes, porque no puedes tener esas tomas de más cuando estas en el agua o cuando el sol se está yendo. Era muy importante la comunicación con Blake, para asegurarnos de los pasos que íbamos a seguir y si, hubiera algún tipo de variación, tenerlo controlado antes de rodar para no tener que desmontar todo, porque si paramos y nos ponemos hablar a lo mejor cambiaban las condiciones meteorológicas. Ha sido como un rodaje contrarreloj.

Blake Lively y Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

Blake Lively y Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

¿Es la hora de que las chicas tomen el control y demuestren que pueden ser grandes heroínas?

Sí, yo creo que siempre ha habido esa oportunidad, pero ahora es cuando se ha encontrado la viabilidad comercial y todo se hace más real. Si te digo la verdad, nunca me hubiera planteado hacer esta película si el protagonista hubiera sido un chico, me parece mucho más interesante que fuera una chica porque en todos los aspectos del personaje son mucho más complejos. Me parece mucho más interesante.

¿Cómo se consigue la tensión que has conseguido en la cinta?

Ufff yo creo que también por mucha experiencia, es tener un plan vaya con la temática de la película. Lo fundamental de esta película es que empieza después del ataque, muchas terminan cuando el ataque ha ocurrido. Es como en la primera escena de Tiburón de Spielberg, la de la chica que nada de noche y se la come el tiburón, como hubiera continuado la película si la chica sobrevive al ataque. Es un poco lo que sucede aquí, es esa primera escena hecha película. Yo siempre voy de momento a momento y que el personaje tome decisiones con las que el espectador está de acuerdo y cada decisión la ponga en más problemas, así, el espectador se siente culpable de haber decidido por ella un poco y así es como consigues la empatía con el espectador desde el punto de vista de cómo salir de la situación. Y así es como consigues la tensión con el espectador, si el espectador sólo ve la película, la tensión se diluye, pero si está inmerso en la historia y busca la manera de sacar al protagonista de la situación imposible, la tensión se consigue. Es muy importante que esa primera media hora todas las decisiones que se toman sean del gusto del espectador y a partir de ahí, torturar al personaje y que el espectador lo sienta.

Blake Lively en el rodaje de Infierno azul

Blake Lively en el rodaje de Infierno azul

Has puesto a Liam Neeson y a Blake Lively contra las cuerdas ¿A quién te gustaría poner también contra las cuerdas?

De pronto otra vez a Liam (risas) parece que le gusta trabajar conmigo y que le ponga contra las cuerdas. Pero más que a ellos, me pongo a mí mismo contra las cuerdas. Cada personaje de cada película que hago es un poco, como el director. Me pongo yo en la situación de que voy hacer una película imposible, y al hacer esa película imposible, se lo paso a ese personaje que es el que tiene que sufrir que yo haya decidido hacer la película, básicamente. Pero en esta película, al hacerla en un solo lugar, con un solo personaje, rodeado de agua era muy difícil pero claro, eso es lo que me atrajo del proyecto y cuando tengo yo un problema como director se lo doy al personaje y hago que el personaje lo resuelva.

¿Cómo fue la elección de Blake Lively, Óscar Jaenada y de los pocos actores que aparecen en ella?

Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

Jaume Collet-Serra en el rodaje de Infierno azul

Con Blake tuve varias conversaciones por teléfono, ella estaba interesada en hacer un thriller en donde pudiera mostrar que era una actriz que podía hacer acción o temas físicos, así que desde el principio se interesó en el proyecto y quería dar el salto al estrellato, aunque es buena actriz, es lo que ella buscaba. Una vez escogida ella, buscamos al resto. Óscar llegó porque siempre me gustó su carrera y, después de hacer Cantinflas, le escogí. Porque hicimos casting con actores mexicanos, pero fíjate que al final escogí a Óscar y vino a Australia para trabajar conmigo. En Australia buscamos actores que fueran mexicanos y participaran en la película, pero los dos surfers son mexicanos y campeones del mundo de surf y era la primera vez que trabajaban delante de la pantalla.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This