X-Men: Apocalipsis: El mundo ya no necesita a los X-Men

Las adaptaciones de superhéroes del cómic al cine empiezan a dar sus primeras muestras de cansancio. Hasta ahora en 2016 llevamos Deadpool, Batman v. Superman: El amanecer de la justicia, Capitán América: Civil War, y ahora X-Men: Apocalipsis. Pero antes de que acabe el año llegarán Ninja Turtles: Fuera de las sombras, Escuadrón suicida y Doctor Extraño, lo que hace un total de 7 películas. El mercado cinematográfico empieza a saturarse, y el interés (a pesar de la calidad del producto) parece que empieza a decaer. Ahora llega X-Men: Apocalipsis, que curiosamente es una secuela de uno de los títulos que arranco esta fiebre por los superhéroes a principios de este siglo. Repite tras la cámara el padre de la criatura, Bryan Singer (Sospechosos habituales), quien ha perdido su toque y convierte esta secuela en pastiche de casi 2 horas y media que, si bien no llega aburrir no resulta nada interesante. Situaciones repetidas, personajes que no saben hacia donde van, maquillaje de saldo y efectos especiales de videoconsola son algunos de los elementos fallan en X-Men: Apocalipsis.

Jennifer Lawrence y Evan Peters en X-Men: Apocalipsis

Jennifer Lawrence y Evan Peters en X-Men: Apocalipsis

Tras los hechos acontecidos en X-Men: Días del futuro pasado, la saga se reseteó y ahora los mutantes favoritos de Marvel deben hacer frente al enemigo más poderoso que se han enfrentado jamás, el primero de su especie, llamado Apocalipsis. Sin desvelar el argumento apuntaremos que apenas queda rastro de la historia que se cuenta en el cómic en el que se basa. El guion es bastante desastrosos. Comienza por contarnos el origen de este villano tan vigoroso y conforme avanza la acción nos da la sensación que no tiene tanta fuerza. No da miedo, parece que el resto de mutantes son más peligrosos que él (ya estén en un bando u otro). Luego hay mucha presentación de personajes (y nuevos conflictos, como el de Magneto) que no son necesarios. Y lo más gracioso es que para usar a un personaje mítico de la saga, nos meten una secuencia que no aporta nada a la trama (y que tampoco queda muy clara, al menos hasta que veamos la siguiente película de este personaje). El guion se pierde entre tanto personaje innecesario y repeticiones ya vistas (Mercurio vuelve a protagonizar una escena similar a la de la anterior cinta). Recordamos que en X-Men, de este mismo director, se contaban muchas cosas y en unos ajustados (y maravillosos) 104 minutos.

Singer ya da muestras de cansancio. El prólogo es tan chapucero que parece salido de una de las entregas de La momia de Stephen Sommers. Los títulos de crédito parecen la presentación de Cuentos asombrosos (¿por qué aparece un tren en esos créditos?) y la cinta arranca con la cámara saliendo del escote que luce Jennifer Lawrence (Joy) en la primera escena. La verdad es que la cinta no tiene desperdicio en este aspecto. Tampoco ayuda mucho que el maquillaje produzca risas y los efectos especiales no estén a la altura de una cinta que ha costado más de 200 millones de dólares.

Olivia Munn en X-Men: Apocalipsis

Olivia Munn en X-Men: Apocalipsis

El reparto sigue en la línea de anteriores entregas, aunque aquí el protagonismo absoluto de la cinta recae en Lawrence, quien parece estar más cerca de una nueva entrega de Los juegos del hambre, que en la patrulla X. James McAvoy (Filth, el sucio) y Michael Fassbender (Macbeth) vuelven a ser los “actores” más interesante de todo el elenco, aunque sus personajes están desaprovechados, en especial el primero, quien vive un estúpido e inconexo romance con Rose Byrne (Espías), otra que tampoco esta muy bien ubicada en la cinta. La nueva Jean Grey interpretada por la “tronista” Sophie Turner (Mi otro yo) resulta bastante triste y desangelada con respecto a la que nos brindó Famke Janssen (V3nganza) en los primeros capítulos de la saga. La sorpresa (más por sus curvas que por su interpretación) la encontramos en Olivia Munn (Infiltrados en Miami).

En resumen, en un momento dado un personaje dice “El mundo ya no necesita a los X-Men”, y es algo que se deberían ir planteando en 20th Century Fox, el estudio que abrió esta saga en el año 2000 y parece que quiere exprimirla al máximo, pues en breve nos llega una entrega más de Lobezno.

Lo mejor: A pesar de la cantidad de defectos, no llega aburrir.

Lo peor: El guion, el maquillaje y los efectos especiales.

Puntuación: 4/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This