Vulcania: Sin identidad

El cine de ciencia ficción es España se suele explotar más bien poco. Siempre nos encontramos con comedias, dramas o cintas de acción que quieren equipararse a las que nos vienen desde EE.UU. En alguna ocasión, al no querer asemejarnos a ellos, conseguimos que nos salgan obras realmente buenas. Vulcania tiene un problema de identidad muy grave. En ningún momento sabemos demasiado bien que es lo que nos quiere contar José Skaf (que debuta con la cinta) y si encima omite ciertos detalles, la cosa no mejora. Vulcania tiene una buena idea, pero que no es desarrollada como se debería. Una lástima, pues la premisa es de las que consiguen enganchar.

Aura Garrido en Vulcania

Aura Garrido en Vulcania

Vulcania se puede resumir rápidamente así: es El Bosque de Shyamalan pero en una fábrica y sin monstruos. La sensación es esa y José Skaf no lo oculta en ningún momento. Eso sí, aquí el director argentino se sirve de ello para realizar una crítica de las altas esferas que sobre explotan a todo el mundo, incluidos compañeros del mismo rango. Pero donde falla la cinta es en dotarla de un motivo a nuestros protagonistas. Vale, todo arranca con una tragedia y pasado el tiempo nuestro protagonista quiere salir de allí. El problema es que no se le encuentra un motivo de peso para ello. Hace las cosas impulsivamente y cuando menos nos lo esperamos ya ha tomado la decisión. Y así con todos ellos.

Sin querer entrar demasiado en spoilers, nuestro protagonista tiene un don, un don que no sabemos demasiado de donde lo ha sacado o como lo usa. Él lo tiene desde el principio, y esperamos que en algún momento se nos revele que es. Pero no. Nuestro gozo en un pozo. La película avanza, el don de nuestro protagonista va en aumento y nosotros no sabemos que es. Y así con muchas cosas más. Que significan los símbolos que hay en la fábrica, quienes son los que mandan allí. Son fallos que lastran los pocos aciertos que podría tener la cinta y que hacen que la película avance a trompicones y dando escenas que no vienen a cuento: La de las dos enfermeras hablando de un vestido de baile es de traca. E incluso la cinta en un momento dado deja de lado sus convicciones para darnos una escena de acción y olvidarse de la sutileza.

José Sacristán en Vulcania

José Sacristán en Vulcania

Posiblemente uno de los pocos aciertos de la película sea que su casting está bien confeccionado, aunque después el resultado sea dudoso. Aura Garrido (Asesinos inocentes) y Miquel Fernández (Cien años de perdón) son nuestros dos protagonistas. Y la verdad que cumplen, sobre todo él, que está algo más inspirado. Ella apenas tiene tiempo para demostrar el talento que demuestra en El ministerio del tiempo. A ellos se les suma José Sacristán (Magical Girl), Ginés García Millán (Felices 140) o Ana Wagener (A escondidas) que están a otras cosas. Quizás salvo a Millán ya que es el que pone algo más de energía a la interpretación y demostrando que es un gran actor.

Vulcania es una cinta fallida. Tenía todos los ingredientes para ser buena y triunfar, quizás con algo más de tiempo y más desarrollo la cosa cambiaría, pero lo que se ve en pantalla es confuso y a veces sin sentido. Esta ópera prima de José Skaf no consigue convencer y se hace, en algunos momentos, pesada.

Lo mejor: La premisa y Ginés García Millán.

Lo peor: Que no sabes que te quiere contar.

Puntuación: 3/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This