Una cuestión de tiempo: Película testamento

Tras el batacazo comercial que supuso Radio encubierta, su director y guionista Richard Curtis (Love actually) ha decido, tras filmar la película que aquí nos acontece, retirarse del mundo de la dirección. Una pena, pues quizá ninguna de sus tres películas sean obras maestras, pero son película hechas con el corazón y para el corazón. Una cuestión de tiempo es una agradable cinta romántica que usa un elemento fantástico para así salirse del canon del “siempre lo mismo”.

Bill Nighy y Domhnall Gleeson en Una cuestión de tiempo

Bill Nighy y Domhnall Gleeson en Una cuestión de tiempo

Un padre le confiesa a su hijo que todos los miembros varones de su familia pueden viajar en el tiempo simplemente metiéndose en un armario, apretando los puños, y pensado donde quieren ir. El chaval utilizará dicho poder para buscar novia, y conforme vaya creciendo en la vida, se dará cuenta del eterno dilema, “todo gran poder conlleva una gran responsabilidad” y que hay cosas que nunca se pueden evitar, que son “ley de vida”. Curtis ha creado una historia fascinante con elementos de sobra usados en otras cintas como Atrapado en el tiempo, pero a él solo le interesa la historia familiar y romántica, y eso es lo que hace de Una cuestión de tiempo, una película diferente. Los personajes están bien construidos y los diálogos fluyen estupendamente, estamos hablando del padre de criaturas como Mr. Bean o La víbora negra, por lo que sabe muy bien lo que le gusta al publico.

En la dirección, Curtis es cumplidor resolviendo las escenas que el mismo ha escrito con acierto. La secuencia del restaurante para ciegos es sencilla y directa, y algunas elipsis, como la del metro con el uso de la música diegética, son una maravilla. Al haber sido guionista de cintas como Cuatro bodas y un funeral o Notting Hill, se nota que en los rodajes de ambas ha estado muy pendiente, hay ciertos momentos como la boda que recuerdan a la primera cintas, y conversaciones entre padre e hijo que recuerdan a las de Hugh Grant con Rhys Ifans mantenían en aquella casa con la puerta azul.

En lo que el apartado musical se refiere, Curtis siempre ha sido amigo de combinar una buena selección de temas musicales de toda la vida como Il Mondo de Jimmy Fontana con perlas más actuales como Mr. Brightside de The Killers, sin olvidarse de una buena partitura original. Esta viene compuesta por el poco conocido en el mundo instrumental Nick Laird-Clowes, quien escribió canciones para películas a mediados de los ochenta. De él destacaremos el tema central a piano, que es una autentica delicia para los oídos.

Domhnall Gleeson en Una cuestión de tiempo

Domhnall Gleeson en Una cuestión de tiempo

Antes de comentar el reparto hay que hacer mención espacial a Richard Griffiths (La invención de Hugo), el tío Vernon de la saga Harry Potter, que falleció al poco tiempo de rodar su colaboración en esta cinta. Dentro del elenco principal brilla con luz propia Bill Nighy (El exótico Hotel Marigold) interpretando al padre que todos hemos querido tener alguna vez. La pareja protagonista formada por Domhnall Gleeson (Anna Karenina) y Rachel McAdams (Todos los días de mi vida) funciona estupendamente, aunque el eclipsa en varios momentos a ella gracias a esa cara que tiene para la comedia innata. Mención especial para el que se esta convirtiendo en el secundario de lujo en cualquier coproducción con Inglaterra, Tom Hollander (El solista), sus salidas de tono durante toda la cinta hace que el espectador le ame aunque se comporte como un cretino.

n resumen, Una cuestión de tiempo es una película testamento porque supone la retira de Richard Curtis de la dirección, y para ello da la sensación que ha querido contar algo más que una historia romántica. Puesto que hace unos años perdió a su padre y ahora se retira para cuidar de sus retoños, la sensación que esta cinta nos trasmite, es que el protagonista de la cinta es él y este es su legado.

Lo mejor: El uso de un termino puramente fantástico para contar una historia romántica.

Lo peor: Que Richard Curtis deja la dirección cuando otro directores sin identidad siguen al frente de bodrios.

Puntuación: 8/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido. Título original: About time. Dirección y guion: Richard Curtis. Interpretes: Rachel McAdams (Mary), Domhnall Gleeson (Tim), Bill Nighy (padre de Tim), Tom Hollander (Harry), Lindsay Duncan (madre), Margot Robbie (Charlotte), Lydia Wilson (Kit Kat), Tom Hughes (Jimmy), Vanessa Kirby (Joanna), Will Merrick (Jay). Producción: Tim Bevan y Eric Fellner. Música: Nick Laird-Clowes. Fotografía: John Guleserian. Montaje: Mark Day. Diseño de producción: John Paul Kelly. Vestuario: Verity Hawkes.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>