The Zero Theorem: Aburres a las ovejas Terry Gilliam

Para quién no sepa quién es Terry Gilliam (El rey pescador), diré únicamente que es uno de los grandes de los Monty Python. Pasado eso, Gilliam también demostró que tiene madera de director fantástico como demostró en Brazil o 12 Monos, dos de sus películas más aplaudidas. Pero últimamente anda algo perdido. Anda perdido porque su cine, sus apuestas, ya no interesan. Su estética es la que sigue viva, pero el contenido es vacío o no cuenta nada atrayente. Esto mismo le paso en El imaginario del Dr. Parnassus. Y ahora lo repite con The Zero Theorem. Una película sobre el sentido de la vida que más que vida te sentencia a morir.

Christoph Waltz en The Zero Theorem

Christoph Waltz en The Zero Theorem

Gilliam avanza mucho en el futuro hasta una época en la que todo está interconectado. Es aquí donde conocemos a Qohen, un programador informático de una inteligencia increíble. Qohen vive para el trabajo, ya que espera que la “dirección” le de la oportunidad de trabajar desde casa. Y lo consigue cuando le manda que intente desentrañar “el teorema zero”. Un teorema imposible y que llevo a todos lo que lo intentaron a la locura. Será entonces cuando Qohen comience un viaje confuso y doloroso hasta lo más profundo de uno mismo.

Gilliam sigue demostrando que en cuanto a puesta en escena y ambientación sigue siendo uno de los mejores, lo malo es que su mundo onírico, y visualmente fascinante, ya se ha quedado anclado en el pasado y parece que no avanza. No puede echar todo en la puesta en escena y dejar la historia a medio gas. Un medio gas que hace que durante la mayor parte del viaje estemos preguntándonos que diablos estamos viendo. Es cierto que lo que quiere contar es un poco que en la era de la informática que vivimos hoy en día, todo se mueve por los ordenadores. Cualquier contacto con el ser humano es un poco raro. Y Gilliam lo trasmite de maravilla en su protagonista, pero que al final tiene que sucumbir a los deseos de si mismo. Del Gilliam complaciente.

El guión es como una especie de cubo de rubik en donde todo el rato está girando y dando vueltas sobre sí mismo para llegar a la conclusión de por mucho que consigamos los logros y las mejores, al final vamos a ser lo que alguien superior a nosotros quiera. Lo del cubo de rubik viene a cuento debido a que el programa en el que se mueve el protagonista es una especie de cubo que tiene que retorcer para seguir avanzando. Algo que terminará por volverle loco hasta que la aparición de una protistuta cibernética y el hijo del jefe le intenten ayudar.

Mélanie Thierry en The Zero Theorem

Mélanie Thierry en The Zero Theorem

Gilliam para esta ocasión ha decidido rodearse de uno de los actores mejor en forma del panorama como es Christoph Waltz (Django desencadenado) Y es, por así decirlo, lo más atractivo de la cinta. Y eso que su personaje es lo más irritante que te vas a encontrar en mucho tiempo en una pantalla de cine. Aún así sigue demostrando que no hay papel que se le resista y en todo momento nos sorprende. El resto de los actores cumplen sin más, incluso la sorpresa de la cinta que es mejor verle en persona.

The Zero Theorem es una película bastante aburrida. Sólo apta para aquellos que busquen una película donde la lentitud y la pausa está presente. Es una película que realmente no tiene un mensaje que quiera mandar (al menos yo no lo he encontrado). Aburrida e insulsa.

Lo mejor: La ambientación y Christoph Waltz.

Lo peor: Es muy aburrida.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

USA, Reino Unido y Rumanía. Dirección: Terry Gilliam. Interpretes: Christoph Waltz (Qohen Leth), Matt Damon (Management), Ben Whishaw (Doctor), Tilda Swinton (Dr. Shrink-Rom), David Thewlis (Joby), Mélanie Thierry (Bainsley). Guion: Pat Rushin. Producción: Nicolas Chartier y Dean Zanuck. Música: George Fenton. Fotografía: Nicola Pecorini. Diseño de producción: David Warren. Vestuario: Carlo Poggioli.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. » Spectre: El espía que me decepcionóCine y Comedia - […] villano es quien se lleva la peor parte. Ni el personaje esta bien desarrollado ni Christoph Waltz (The Zero…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This