The kings of summer: Locuras de juventud

Mientras esperamos a que el verano entre de lleno en las taquillas de todo el mundo, las distribuidoras se las ingenian para estrenar películas pequeñas que esperan se lleven un pedacito de la recaudación semanal de los cines. Y eso es lo que intentará The kings of summer, la ópera prima de Jordan Vogt-Roberts, una película divertida, bien construida y con una premisa que hará que rápidamente empaticemos con los protagonistas.

Nick Robinson en The Kings of Summe

Nick Robinson en The Kings of Summer

¿Cuántos de nosotros no hemos soñado alguna vez con emanciparnos de nuestros padres y vivir en una cabaña en medio del bosque? Y es que esta es la premisa de The kings of summer. Joe y Patrick son dos grandes amigos que viven con unos padres bastante sobre protectores. Cansados de eso, los dos decidirán irse a vivir a pleno bosque en una casa que construirán. Pero lo que no saben es que la cosa más insignificante hará que su amistad se vea en entredicho.

La película trata el tema de la amistad en plena pubertad. Y es esa amistad la que moverá todo el relato. Vogt-Roberts cuenta el relato con mucha frescura y naturalidad, nada parece forzado o impuesto, sino que da la sensación de que lo que vemos es como si hubiera sido grabado de verdad y esos jóvenes hubieran vivido en el bosque. El director aparte demuestra que en un futuro se le puede tener muy en cuenta gracias a los preciosos planos que se ven en la cinta. A eso y a la forma de contar la cinta, que como he dicho, es muy natural.

A todo eso también ayuda a que el guión este confeccionado de una manera perfecta. La introducción de los personajes es tan buena, que sabremos todo lo que les pasa y deja de pasar en cinco minutos. Después es como si los conociéramos de toda la vida. En ningún momento la cinta no encuentra un camino que seguir, sino que siempre está abierta, no hay bloqueos. Algo de agradecer porque así no se dan rodeos innecesarios para llegar al clímax final. Un clímax que sirve además para dejar como una especie de mensaje paterno filial que podría haberse ahorrado, pero que no molesta.

Erin Moriarty en The Kings of Summe

Erin Moriarty en The Kings of Summe

Al frente de todo esto se encuentra un reparto bastante joven y la vez casi desconocido. El principal es Nick Robinson (Boardwalk Empire) que interpreta a Joe. Todo el peso de la cinta recae sobre él, y lo cierto es que parece cogerlo con ganas. Demuestra con frescura y naturalidad que el papel era el idóneo para él. Su compañero, Patrick, está interpretado por Gabriel Basso (Super 8) que convence también como joven semi rebelde, pero que en el fondo sigue queriendo vivir con su padres. Pero sin duda alguna, el que se llevará todos los elogios será Moises Arias (El juego de Ender), su personaje es el más cómico y alocado, dejando un gran sabor de boca y muchas risas.

The kings of summer es de esas películas pequeñas que aparecen cada cierto tiempo y que consiguen enamorar tanto a público como a crítica. Por ahora a este crítico le ha convencido mucho, sólo queda esperar si el público le da una respuesta similar. Háganme caso, vaya a verla, no se arrepentirán.

Lo mejor: Que mantendrá al espectador con una sonrisa durante sus 90 minutos.

Lo peor: El mensaje final, que podría haberse ahorrado.

Puntuación: 7/10

Ficha artística y técnica

USA. Dirección: Jordan Vogt-Roberts. Interpretes: Nick Robinson (Joe), Gabriel Basso (Patrick), Moises Arias (Biaggio), Nick Offerman (Frank), Erin Moriarty (Kelly), Craig Cackowski (Mr. Larson), Nathan Keyes (Paul). Guion: Chris Galletta. Producción: Tyler Davidson, John Hodges y Peter Saraf. Música: Ryan Miller. Fotografía: Ross Riege. Montaje: Terel Gibson. Diseño de producción: Tyler B. Robinson. Vestuario: Lynette Meyer.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This