The host (La huésped): Almas candidas

Con guión y dirección de Andrew Niccol (El señor de la guerra) nos llega The host (La huésped), un nuevo blockbuster dispuesto a reventar las taquillas de todo el mundo. Basada en la novela de la mormona Stephenie Meyer, la señora que escribió la saga Crepúsculo. De casi mismo corte y confección, pero cambiando vampiros y lobos por invasores de cuerpos extraterrestres y humanos granjeros de la resistencia, siendo igual de ñoña, The host (La huésped), no llega aburrir, pero seguro que hará las delicias de las fans de obra.

Saoirse Ronan en The host (La huésped)

Saoirse Ronan en The host (La huésped)

Los extraterrestres nos han invadido pero con buenas intenciones, solo quieren apoderarse de nuestros cuerpos para hacer un mundo más feliz. Como estamos en una película para adolescentes y pajilleros, los extraterrestres se llaman “almas”. Un alma parasitaria de estas, se apodera del cuerpo de una humana que esta en plena plenitud sexual, es decir, que acaba de experimentar el primer amor. La humana no ha muerto del todo en su interior, y el alma debe convivir con ella. Esto hará que se revele contra su especie y ayude a la resistencia, donde se encuentra el novio de la humana, y un amigo de este que se quedara prendado del parásito  Y ya esta “el belén montado”. Es la nueva formula que la escritora de libros ha inventado para atraer a las hordas juveniles a las salas. Igual del pulcra e impoluta que la saga de vampiros y licántropos, The host (La huésped) no ofrece nada más que besos de amor y buen rollo. Al comenzar la cinta, y viniendo el guión firmado por Andrew Niccol, parecía que apuntaba a un trasfondo más existencial, en plan el ser humano esta acabando con su especie a pesar que los extraterrestres, pero a los escasos minutos eses atisbo de madurez desaparece sin dejar rastro.

Andrew Niccol propone una dirección muy básica y minimalista que recuerda mucho a su opera prima Gattaca, en el sentido de que no hay muchos elementos. La sociedad que se representa en la cinta es bastante austera en recursos, silla, mesa, y ordenador, ningún elemento más, por lo que mover la cámara por estos entornos, con tener buen gusto en el encuadre suele funcionar bien, y este es el caso. Los exteriores igualmente, suelen ser calles vacías o campo abierto donde aparte de los actores y algún vehículo no hay nada más.

Diane Kruger en The host (La huésped)

Diane Kruger en The host (La huésped)

Dentro del reparto tenemos que destacar a Saoirse Ronan (Expiación) de lo mejor de la cinta, aunque al principio con el rollo de las 2 voces puede llegar a producir más risa que otra cosa. Pero esta claro que esta chica tiene más carisma que mil Kristen Stewart (Crepúsculo) juntas. Los guapos de la función muy sosos, Jake Abel (Percy Jackson y el ladrón del rayo) parece que esta cansado toda la cinta, y Max Irons (Caperucita roja) se limita a poner cara de anuncio constantemente. Diane Kruger (Malditos bastardos) y William Hurt (Fuego en el cuerpo) son los actores adultos para dar cache a la cinta, pero la primera esta horrenda y el segundo parece un abuelo cebolleta. Mención especial para Emily Browning (Suker punch) quien tiene una breve aparición, donde la han maquillado tan fea que no parece ella.

En resumen, resulta más entretenida que la saga Crepúsculo, pero es igual de moñas y va dirigida al mismo público. Parecía que contratando a un director con algo de pedigrí se podía hacer algo un poco más complaciente para todos los públicos, pero el resultado final es que no aburre, pero va dirigida a los de siempre, a los fans de la novela o la autora. Y atención, que como la saga antes mencionada también son varios libros y la trama queda abierta.

Lo mejor: Los paisajes y su protagonista.

Lo peor: Tenia muchas posibilidades y han ido a lo sencillo y monótono, es decir, besos y abrazos.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: The host. Dirección: Andrew Niccol. Interpretes: Saoirse Ronan (Melanie Stryder), Jake Abel (Ian O’Shea), Max Irons (Jared Howe), William Hurt (Jeb Stryder), Diane Kruger (la Buscadora), Frances Fisher (Maggie Stryder), Boyd Holbrook (Kyle O’Shea). Guion: Andrew Niccol; basado en la novela homónima de Stephenie Meyer. Producción: Paula Mae Schwartz, Stephenie Meyer, Steve Schwartz y Nick Wechsler. Música: Antonio Pinto. Fotografía: Roberto Schaefer. Diseño de producción: Andy Nicholson. Vestuario: Erin Benach.

4 comentarios

  1. Sou&RebiS /

    Se te ha olvidado mencionar q lo mejor de la peli fue la compañía..:p

  2. Desdemalokdes NIA /

    Bueno, yo pienso en lo personal, que si la adaptación al cine hubiera sido bueno, definitivamente esta película me recuerda más a Warm bodies; humanos ocultos en una resistencia de la invasión zombi, en este caso, extraterrestre. Y, al igual que la otra, Un zombi (en este caso, Wanderer) se come (bueno, no se la come, pero es casi lo mismo; se apodera de su cerebros y sus recuerdos)el cerebro de el novio de uno de las chicas ocultas en la resistencia. Calor, en este caso es al reves, se trata de una chica, pero es casi lo mismo; al ver en los recuerdos de Melanie, Wanderer se enamora de Jared (que, irónicamente su nombre empieza con J, igual que Julie), al igual que R se enamoró de Julie al verla en los recuerdos de Perry.
    Quizá al simple vista, se parezca más a Crepúsculo, pero profundizando un poquito más en el asunto, se parece más Warm bodies a La huesped. y no es ofensa, para nada. El libro es bastante bueno (ambos) y lo unico malo fue la adaptación de La Huesped al cine.

  3. Desdemalokdes NIA /

    Y otro error descomunal, fue el aspecto de la protagonista y antagonista; si, hubiera estado bien que su rostro fuera un poco diferente al del libro, pero el problema es que no se parece nada la descripción dada en el libro. Se supone que Melanie debía ser alta, atlética, bronceada, de ojos cafes. Saoirse es casi pálida, de ojos azules, pequeña y de aspecto liviano. Digo, fue buena su actuación, en gral. es buena actriz, pero su aspecto no encaja nada.

    Y la buscadora, fue la peor decepción. Además de su actuación malísima como buscadora, se suponía que la buscadora (mejor conocida como Lacey, su anfitriona humana) debía ser de complexion menuda, pequeña, ojos grandes y saltones, de un profundo color café, sin mencionar una tez morena olivacea, además de siempre ir vestida de negro. Como ven, es todo lo contrario. Es alta, incluso más que Saoirse, cuando esta debía llevarle casi una cabeza de diferencia en la estatura, tiene ojos azules, pequeños y hedidos, además de ser rubia y de tez clara, y portando un uniforme blanco. De verdad, es casi una burla. Es como si intencionalmente hubiera querido hacer al personaje todo lo contrario. ¿Nos creen tontos, o qué?

  4. A mi me encantó la pelicula llena de Amor y superación

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This