Superpoli en Las Vegas: ¿De verdad era necesario?

Hay cosas que se escapan a mi comprensión, y Superpoli en Las Vegas es una de ellas. Y lo peor de todo es que es una secuela. Si, una secuela de otra incomprensión llamada Superpoli de centro comercial . Y se escapa a mi comprensión como sus responsables han aceptado llevar a la gran pantalla esto y no enviarlo directamente a DVD o BluRay, algo que seguiría garantizando que alguien lo vería. Pero no. Han tenido que estrenarla en cines. Superpoli en Las Vegas es un esperpento. Aunque sepas que es lo que vas a ver, la vergüenza que sientes viendo esto no se puede cuantificar. Espero que Adam Sandler (Hombres, mujeres & niños) (si, Sandler) deje de financiar productos o así, o mejor aún, que deje el cine, porque no sólo llena la cartelera de cintas que dan vergüenza ajena, sino que también es productor de aberraciones como estas.

Kevin James en Superpoli en Las Vegas

Kevin James en Superpoli en Las Vegas

Superpoli en Las Vegas sigue donde terminó la primera entrega, es decir, con Paul Blart como héroe después de haber salvado el supermercado y casarse con la chica de sus sueños. Pues ese sueño solo dura unas semanas hasta que se divorcian. Después, el único apoyo de su hija será lo que le saque adelante. Además, tiene que asistir a un congreso de guardias de seguridad en Las Vegas (Aquí ya desconectas el cerebro) y donde unos supervillanos van a robar unos cuadros. Ya de por si la historia sinceramente, no tiene por donde cogerla. El punto de partida, la soledad de Blart, ya era como la primera entrega, encima a medida que avanza la cinta el interés por su historia, y lo que pase en ella, se olvida y lo único que quieres es reír.

Daniella Alonso en Superpoli en Las Vegas

Daniella Alonso en Superpoli en Las Vegas

Pues no. Superpoli en Las Vegas no levanta ni una sola carcajada. Los clichés en los que cae son vergonzosos y mil veces vistos. Su humor, estilo slapstick, ya pasó un poco de moda y sólo está al alcance de unos pocos que saben como hacer reír con este tipo de humor (Javier Fesser lo demostró con Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo). Además, el carisma de Kevin James (Peso pesado) está por los suelos y no consigue levantar en ningún momento la cinta. En la primera tenía algo de gracia pero en esta no consigue ni levantar una sonrisa. Espero que no haya una tercera entrega, porque puede ser realmente vergonzosa. Pero claro, la primera hizo más de 180 millones de dólares, y si esta hace algo más, pues tercera parte tendremos. Porque el señor Sandler es muy de hacer secuelas si han conseguido dinero (sino que se lo digan al díptico infumable de Niños grandes).

Superpoli en Las Vegas es realmente mala. Muy mala. A pesar de saber que es lo que vas a ver, las expectativas se centran únicamente en ver algo entretenido, pero no, ni siquiera consigue eso. Posiblemente los más pequeños de la casa se lo pasen pipa viendo golpes y chistes carentes de gracia para los más adultos. El resto abstenerse si no queréis sufrir una de las peores películas del año. Sino la peor. Esperemos que no haya tercera entrega.

Lo mejor: Nada.

Lo peor: Todo.

Puntuación: 1/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: Paul Blart: Mall cop 2. Interpretes: Kevin James (Paul Blart), Raini Rodriguez (Maya), Eduardo Verástegui (Eduardo), Daniella Alonso (Divina), Neal McDonough (Vincent), David Henrie (Lane). Guion: Kevin James y Nick Bakay. Producción: Todd Garner, Kevin James, Adam Sandler y Jack Giarraputo. Música: Rupert Gregson-Williams. Fotografía: Dean Semler. Montaje: Scott Hill. Diseño de producción: Perry Andelin Blake. Vestuario: Genevieve Tyrrell.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This