Suite francesa: Sinfonía sin fin

Muchas veces resulta más interesante como se ha fraguado una cinta que la propia película en si. Un caso similar ocurre con Suite francesa, basada en una serie de novelas que no se concluyeron porque la autora falleció. El encargado de llevar a buen puerto la cinta es Saul Dibb, quien ya demostró su valía con La duquesa. Pero esta nueva cinta, esta producida por los hermanos Weinstein, de ahí que la película no funcione como debería funcionar. Michelle Williams (Oz, un mundo de fantasía) y Matthias Schoenaerts (La entrega) son sus protagonistas.

Matthias Schoenaerts y Michelle Williams en Suite francesa

Matthias Schoenaerts y Michelle Williams en Suite francesa

Un pueblecito francés se ve invadido por los nazis en plena Segunda Guerra Mundial. Como estos vienen de buenas deciden instalarse en las casas de los pueblerinos. A casa de una mujer muy rica, que vive con su nuera (a la espera de que el marido de esta e hijo de la otra regrese de la guerra) llega un apuesto alto mando alemán. Las chispa entre el militar y la nuera no tardará en saltar y ambos vivirán un quiero no puedo, mientras la convivencia en el pueblo se tambalea. La historia resulta de lo mas atrayente, pero conforme se acerca el tercer acto o resolución, la cinta de convierte en un querer cerrar todo deprisa y corriendo, que hace que la bonita historia de amor se diluya entre miles de historias secundarias. Suite francesa se basa en un serie de novelas inacabadas de Irène Némirovsky, una judía francesa que murió en un campo de concentración de Auschwitz, que solo escribió las dos primeras novelas y dejó el planteamiento para otras tres más.

Saul Dibb le tiene cogido el pulso a las película de época. Aquí todo va bien, mostrando mucho más de lo que presumiblemente tiene, pues su presupuesto es de unos 15 millones de dólares, algo paupérrimo para los presupuesto de hoy en día. Dibb consigue engancharnos a la historia desde el primer momento, con un ritmo casi imparable para una cinta como esta. Una lastima que el guión al final se convierta en un batiburrillo, pues si la cinta se hubiera tomada su tiempo (esta lo necesita) sería algo mucho más interesante.

Margot Robbie en Suite francesa

Margot Robbie en Suite francesa

El reparto esta bastante bien escogido. Tanto Michelle Williams como Matthias Schoenaerts esta correctos en sus papeles. Es interesante como Schoenaerts contienen sus emociones durante los primeros minutos del cinta, y es que estamos hablado de un teniente nazi (que ya de primeras el personaje no puede caer bien), pero conforme pasan los minutos poco a poco muestra una carisma que consigue meterse al espectador en el bolsillo. Kristin Scott Thomas (Sólo Dios perdona) esta impresiónate como siempre, aunque su personaje se diluye en el ultimo tramo, una pena, pues es un villano, dentro de la trama global, que merecía un mejor desarrollo. Tambien se pasean en roles más secundarios las últimamente muy solicitadas Margot Robbie (Focus), casi irreconocible de morena, y Ruth Wilson (Al encuentro de Mr. Banks).

En resumen, Suite francesa podría haber sido una muy buena película y un buen entretenimiento si los Weinstein no formaran parte de ella. Se nota que estos han metido mano en el montaje final, y su ultimo acto es un galimatías. Suite francesa es de esas cintas que si requieren un poco más de duración para atar todo bien atado.

Lo mejor: Sus primeros 45 minutos.

Lo peor: El tercer acto y el final de segundo es un desastre.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido, Francia y Canadá. Título original: Suite française. Dirección: Saul Dibb. Intepretes: Michelle Williams (Lucile Angellier), Kristin Scott Thomas (Madame Angellier), Matthias Schoenaerts (Lieutenant Bruno von Falk), Sam Riley (Benoit Labarie), Ruth Wilson (Madeleine Labarie), Margot Robbie (Celine Joseph), Alexandra Maria Lara (Leah), Lambert Wilson (Viscount de Montmort). Guion: Matt Charman y Saul Dibb; basado en la novela homónima de Irène Némirovsky. Producción: Romain Bremond, Andrea Cornwell, Michael Kuhn y Xavier Marchand. Música: Rael Jones. Fotografía: Eduard Grau. Montaje: Chris Dickens. Diseño de producción: Michael Carlin. Vestuario: Michael O’Connor.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This