Star Trek: Más allá: J.J. Abrams que estás en las galaxias…

… santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino… ¿por qué nos has abandonado? Con esta tercera entrega se ha conseguido echar por tierra todo lo que tú conseguiste. En 2009 el por aquel entonces gurú de la televisión decidió dar un soplo de aire fresco a la ya rancia saga de Star Trek. El resultado fue increíble, consiguió atrapar a nuevas generaciones y seguir entusiasmando a los fans del original. En 2013 repitió la jugada con Star Trek: En la oscuridad. Es verdad que algunas voces le reprocharon que se tomará tanta libertad y por eso huyo de la saga para afrontar el Episodio VII de la saga galáctica por antonomasia. Ahora toma el relevo en la silla de director Justin Lin (Fast & Furious 6) bajo la ¿producción? del papa de Perdidos. El resultado es una cinta entretenida que no respiro al espectador, pero que cuando acaba no queda muy claro que nos han contado. Y pensándola ya en frío esta algo desangelada y resulta algo repetitiva.

Anton Yelchin y Chris Pine en Star Trek: Más allá

Anton Yelchin y Chris Pine en Star Trek: Más allá

Star Trek: Más allá arranca con la tripulación del Enterprise regresando a casa tras un tiempo surcando la galaxia. En este regreso muchos se plantean su futuro, pero una llamada de emergencia cambiará para siempre sus destinos. No desvelaremos más de la trama para aquellos que quieran ser sorprendidos, pero apuntar que el guion que firma, entre otros, el actor Simon Pegg (Misión: imposible – Nación secreta) puede ser una gran tributo a la serie original, pero tiene más lagunas que Ruidera, o al menos eso nos hace pensar su sesgado montaje (¿dónde este el personaje más interesante de la película en el tercer acto?). Tiene pasajes que recuerdan a las dos películas anteriores y otro que nos recuerda a la versión de Tim Burton de El planeta de los simios. Se ha potenciado el humor y se ha descuidado bastante la aventura.

Lin ha intentado impregnar de sus macarrismo visual la película pero ha fallado. No sabemos muy bien si se debe a que han querido dejar la cinta en 2 horas o que le han faltado planos a la hora de rodar, pero el caso es que hay muchas secuencias que chirrían demasiado. La secuencia de la moto, que se anunciaba como espectacular, se queda en un quiero y no puedo donde nos faltan planos y los efectos especiales lucen de pena. Del montaje con la canción Sabotage de Beastie Boys les hablo otro día. Justin Lin, que tan buenos resultados ha dado en la franquicia A todo gas, decepciona bastante en la saga Star Trek. Tampoco ayuda que se vuelvan a repetir momentos que hemos visto en las dos cinta anteriores. Aquí otra vez una nave vuelve a remontar tras un picado, y otra vez una pareja se une en el aire antes de ser teletransportados.

Sofia Boutella en Star Trek: Más allá

Sofia Boutella en Star Trek: Más allá

Star Trek: Más allá entretiene pero casi todo esta en carisma que desprende sus protagonista al ser emparejados (la trama de la película deja a la tribulación del Enterprise dividida en parejas o grupos). Así. quienes se llevan la palma son Karl Urban (Peter y el dragón) y Zachary Quinto (Hitman: Agente 47), lo más graciosos de todos. Urban esta sembrado y la seriedad de Quinto conjuga estupendamente. La sorpresa de la cinta la da la argelina Sofia Boutella (Kingsman: Servicio secreto) y su facilidad para dar patas y asombrar al respetable con sus movimientos. El resto del reparto esta correcto, aunque Pegg esta menos gracioso que en las anteriores entregas.

En resumen, Star Trek: Más allá entretiene pero esta vacía y tiene muchas lagunas. Han querido regresar a las aventuras que nos ofrecían las películas clásicas y han pecado de listos. Quizá los fans de los originales estén contentos, pero los que decidimos acércanos a este universo gracias a la estupenda reinvención de Abrams hemos salido algo decepcionados. Veremos que ocurre con la siguiente entrega, que ya tiene luz verde y contará con el regreso del difunto padre del capitán Kirk, interpretado una vez más por Chris Hemsworth (Cazafantasmas (2016)).

Lo mejor: Su ritmo imparable y el personaje de Jaylah.

Lo peor: Su guion y los efectos especiales.

Puntuación: 4/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This