Snowden: Juego de ¿patriotas?

El mítico Oliver Stone (Salvajes) se pone serio y nos presentan el biopic de Edward Joseph Snowden, el consultor tecnológico de la CIA y NSA (Agencia de Seguridad Nacional) que desveló cómo los Estados Unidos vigilaba a todo el mundo (sin ningún tipo de criterio) asaltando sus móviles y ordenadores personales, mediante un software informático de ultima generación. Joseph Gordon-Levitt (El desafío. The Walk) interpreta magistralmente al joven consultor y viene acompañado de un excelente reparto de secundario donde aparecen nombres como Melissa Leo (Objetivo: Londres), Rhys Ifans (Alicia a través del espejo), Shailene Woodley (La serie Divergente: Leal) y Nicolas Cage (Desterrado).

Joseph Gordon-Levitt en Snowden

Joseph Gordon-Levitt en Snowden

Snowden arranca estupendamente recreando la grabación del excelente documental Citizenfour. A partir de ahí la historia comienza a intercalar momentos de la vida de Snowden (de manera cronológica) con los pormenores de la grabación de la película de Laura Poitras. La película de Stone nos muestra más afondo la relación de Snowden con su chica, sus compañeros y sus jefes. También nos muestra otros pequeños detalles (la epilepsia) de este patriota que dejo de creer en el “sueño” que le vendió su país. La historia funciona, pero no deja de ser un argumento muy mascado para un publico palomitero, que no llegó a ver el documental ganador del Oscar. Indudablemente el documental es un pieza fundamental de esta película y un obra muy superior a la cinta de Stone.

Es quizá una de las cintas más tranquilas del director galardonado dos veces con el Oscar de la Academia a mejor director. Aquí solo hay “desvarío” visual en alguna que otra secuencia, como por ejemplo cuando roba los programas espías (casi llegando al final de la película). Momento donde Stone podía haber forzado y haber creado un momento de tensión increíble, pero no es así. No sabemos muy bien si solo pretendía contar la historia de otro héroe desencantado más o simplemente relatar los hechos de una forma casi objetiva, pues también es la cinta menos política de Stone, es decir, a penas “da caña” a nadie en la cinta, como si ha hecho otras muchas veces.

Shailene Woodley en Snowden

Shailene Woodley en Snowden

Gordon-Levitt resulta de lo más creíble interpretando al rebelde consultor. No solo su apariencia resulta similar al del propio Snowden, sino que su tono de voz es el mismo. Sin duda otra gran trabajo de este actor al que apenas le otorgan nominaciones o premios. Woodley resulta escandalosamente despampanante y con eso ya nos conformamos. Ifans alarga mucho su interpretación hasta convertirse en el villano (algo que esta cinta debe tener), pero abusa bastante del patriotismo para hacerlo veraz. Cage parece estar más sereno que de costumbre y su aparición es casi anecdótica pero gratificante. Hay muchos secundarios más como Melissa Leo, Tom Wilkinson (Selma), Zachary Quinto (Star Trek: Más allá)… que están en perfecta sintonía.

En resumen, Snowden es un entretenimiento bastante objetivo para venir de quien viene. A pesar de sus 134 minuto no llega a aburrir aun conociendo la historia. Es un relato que tenemos muy cercano y prácticamente se conocen bastante bien los detalles del asusto, por lo que en ningún momento llega a sorprender con algo totalmente novedoso.

Lo mejor: El reparto y en especial Gordon-Levitt.

Lo peor: Es la quizá la película menos “Stone” de todo su filmografía.

Puntuación: 6/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This