Sin hijos: El amor y los hijos

En los últimos años las comedias románticas están acaparando las carteleras de todo el mundo. Y la comedia argentina parece que quiere hacerse un hueco en ello. Hace unos pocos meses nos llegó la coproducción española Sexo fácil, películas tristes y ahora, con otra coproducción llega Sin hijos, una comedia protagonizada Maribel Verdú (Felices 140) y Diego Peretti (Papeles en el viento) que es más que disfrutable por la química de los protagonistas y por la gracia que tiene la niña protagonista Guadalupe Manent, que debuta en esto de la interpretación. Sin hijos no pasará a la historia pero sí que conseguirá que pases un rato divertido y agradable.

Guadalupe Manent y Diego Peretti en Sin hijos

Guadalupe Manent y Diego Peretti en Sin hijos

Sin hijos es la historia de Gabriel, el jefe de una tienda de discos, que se separó de su mujer pero tuvieron una hija juntos, Sofia. Desde entonces ella es su principal preocupación y a la que dedica todo el tiempo. Pero eso cambiará cuando aparezca en su vida Vicky, un amor del pasado que hará que su mundo se dé la vuelta, más que nada porque Vicky no quiere hijos en su vida, por lo que Gabriel tendrá que decidir entre su amor o su hija. La historia quizás no sea nada novedosa, pero lo cierto es que consigue enganchar desde el principio, más que nada porque tiene a una niña protagonista que se come la pantalla en cada aparición que tiene, y consigue hacer sombra tanto a Peretti como a Verdú.

Y es que Guadalupe Manent se convierte en la estrella. Ella es la que desencadena el conflicto principal, y la que lo arregla. Ella es la clave de todo, y la química que tiene con los dos actores es brutal. Además, Sin hijos tiene una narrativa y un ritmo muy bueno, llegando hacer que los pocos más de cien minutos de cinta se pasen volando. Pero también tiene partes que no sirven para mucho, simplemente para rellenar metraje o meter personajes que en el fondo al final no tienen la relevancia que se merece como son la ex mujer, su marido o quizás esos amigos que intentan ser un reclamo cómico y que funciona en las pocas ocasiones que aparecen.

Guadalupe Manent y Maribel Verdú en Sin hijos

Guadalupe Manent y Maribel Verdú en Sin hijos

También presenta muchos tópicos de este tipo de películas, pero que consigue tapar por sus aciertos. Y también por no sólo la niña, sino también por Diego Peretti y Maribel Verdú, que consiguen hacer creíble la historia que cuenta. Ella como conflicto que aparece en el momento más dulce de Gabriel, y él como ese personaje que no tiene ojos para muchas mujeres, sino únicamente para aquellas que quieren dejar en su vida un poso. Los dos están más que acertados, aunque en alguna ocasión Verdú parece que sobreactúa, pero también es perdonable, ya que el momento Raffaella Carrà es de lo mejor de la película. Y es que Sin hijos sin llegar a ser una joya consigue entretener y hacer pasar un rato divertido.

Lo mejor: Guadalupe Manent y que en muchas ocasiones es fresca e inteligente. Y el momento Raffaella Carrà.

Lo peor: Que en muchas ocasiones cae en los tópicos que parece que quiere evitar.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

Argentina y España. Dirección: Ariel Winograd. Intepretes: Diego Peretti (Gabriel), Maribel Verdú (Vicky), Guadalupe Manent (Sofía). Guion: Mariano Vera; basada en un argumento de Pablo Solarz. Producción: Juan Vera, Juan Pablo Galli y Alejandro Cacetta. Música: Darío Eskenazi. Fotografía: Félix Monti. Montaje: Alejandro Brodersohn. Director de producción: Juan Lovece. Vestuario: Mónica Toschi.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This