Séptimo: El mejor papa del mundo

Séptimo es la segunda película de Paxti Amezcua, que con su primera película 25 Kilates, cosecho muy buena críticas pero poca taquilla. Ahora es muy posible que le ocurra al revés, pues la cinta funciona como un entretenimiento pero tiene muchos agujeros, en especial, en su tramposo guión. El principal reclamo para atraer a las masas a las salas son sus dos protagonistas, Ricardo Darín (Tesis sobre un homicidio) y Belén Rueda (El cuerpo).

Ricardo Darín en Séptimo

Ricardo Darín en Séptimo

Un abogado con mil y un casos, y más de un enemigo, va a recoger a sus hijos a casa de su mujer, de la que está en proceso de divorcio. Cuando salen del piso en la séptima plata, juegan a ver quien llega primero al portal, el padre bajando en el ascensor y los hijos por las escaleras. Al llegar abajo, el padre verá como sus hijos no llegan, han desaparecido por el camino. Semejante argumento puede dar lugar a miles de soluciones y giros, incluso usando temática sobrenatural, pero no, los responsables han ido a lo sencillo. La historia entretiene pero cuando conocemos su resolución nos planteamos una serie de dudas que no podemos desmotar aquí sin revelar su ¿sorprendente? final. El guión es tramposo pero efectista, y parte de ello se debe a su escasa duración, 88 minutos.

Paxti Amezcua sabe donde colocar la cámara y sabe muy bien como sacar partido de la localización principal, el edifico. Tiene planos secuencias interesantes, como aquel en el que Darín baja en el ascensor y la cámara gira alrededor de él, y un montaje con ritmo, hay momentos como aquellos donde están subiendo y bajando constantemente que se convierten en meras transiciones para acelerar la historia.

Belén Rueda en Séptimo

Belén Rueda en Séptimo

Respecto al reparto hay que apuntar que Ricardo Darín parece que ya no interpreta, sino que él así. Pone el “modo on” en papel de abogado nervioso y le sale, parece muy mecánico pero efectista. Por su parte Belén Rueda esta correcta y muy “fresca”, atentos a sus primeros minutos en pantalla, parece que el publico esta deseando que esa camisa tan ajustada tuviera un botón más desabrochado. Mención especial para Osvaldo Santoro (Lugares comunes), quien tiene el papel más jugoso de la cinta, un policía en el edificio que no es muy amigo del protagonista.

En resumen, Séptimo es un entretenimiento muy tramposo, que se disfruta mientras se ve, pero que a la salida genera muchas preguntas que no tendrán respuesta. Indudablemente que sea una película corta favorece su digestión, quizá más hubiera conseguido que aburriera y no tuviera el ritmo trepidante que tiene. También tanta explicación favorezca a un publico más palomitero, pero si la cinta hubiera acabado cuando Darín apaga la luz y la imagen se va a negro hubiera sido un proyecto arriesgado pero mucho más redondo.

Lo mejor: Su ritmo.

Lo peor: Al final genera muchas dudas debido a sus tramposo guión.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

Argentina y España. Dirección: Patxi Amezcua. Interpretes: Ricardo Darín (Sebastián), Belén Rueda (Delia), Luis Ziembrowski (Miguel), Jorge D’Elía (Goldstein), Osvaldo Santoro (Rosales). Guion: Patxi Amezcua y Alejo Flah. Producción: Álvaro Augustin, Jordi Gasull, Andrés Longares, Matías Mosteirin, Edmon Roch y Ghislain Barrois. Música: Roque Baños. Fotografía: Lucio Bonelli. Montaje: Lucas Nolla. Dirección artística: Cristina Nigro.

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This