Rumbos: Destinos cruzados

Hace un año, Manuela Burló Moreno comenzó en esto del largometraje cinematográfico con Cómo sobrevivir a una despedida. La película, un pequeño encargo para la directora, le sirvió para darse a conocer a todos aquellos que no se han acercado a sus cortos. Ahora con Rumbos, la directora se olvida de encargos y demás, y realiza su verdadera ópera prima. Y lo cierto es que no lo puede hacer mejor. Rumbos se puede comparar con Crash (ganadora del Oscar en 2004) ya que ambas juegan con las historias cruzadas y las coincidencias. Burló Moreno sabe cómo darle ritmo y entidad a una historia sin protagonista claro y en donde todos los personajes que aparecen tiene una importancia colosal, ya sea por su ubicación en la historia o por lo que se cuenta de ellos.

Pilar López de Ayala en Rumbos

Pilar López de Ayala en Rumbos

Rumbos nos coloca en una única noche, una noche donde unas personas viven su vida normal y que acaban siendo protagonistas sin quererlo. Una ruptura, un hombre que se muda a otro país, un hombre que se declara al amor de su vida y un adolescente que busca su identidad son algunos de los personajes que nos encontramos y de los cuales veremos su noche. Manuela Burló Moreno sabe que en una cinta donde lo coral del reparto es fundamental, se toma su tiempo en cada historia, sin dejar ninguna coja, y que empaticemos con todos. Pues, aunque en otras circunstancias, muchas de esas historias se viven en la realidad y nos son familiares. Rumbos es un camino abierto a la vida, donde la naturalidad del relato se apodera de ello y no lo suelta. Y ya desde su inicio deja clara las intenciones de lo que estamos a punto a ver.

La directora y guionista murciana sitúa toda la acción desde la tragedia del amor. Desde una ruptura de pareja avanzamos en esta historia donde el amor tiene un peso muy importante, pues el amor es en muchos casos el motor que mueve a alguien en la vida. Ya sea por una noche, por unos meses, años o toda la vida. El amor es la energía de las personas. Y Manuela también lo trata desde la perspectiva del fin del amor y de no saber qué hacer. Al final, cuando parece que todo terminará bien para muchos de nuestros personajes, un giro hará que todo cambie, como la vida, que no sabes lo que sucederá de un momento a otro y eso es lo bueno que tiene la vida, las cosas inesperadas y que, aunque el momento sea algo más trágico, tienes la sensación de vivir y de no estancarte en algo. Y para mostrar esto, Manuela Burló Moreno se ha rodeado de un elenco de primera.

Carmen Machi en Rumbos

Carmen Machi en Rumbos

La historia comienza con Pilar López de Ayala (Intruders), Miki Esparbé (El rey Tuerto), Carmen Machi (Ocho apellidos catalanes), Nora Navas (La adopción), Emilio Palacios (Los héroes del mal), Karra Elejalde (Rey gitano), Ernesto Alterio (Sexo fácil, películas tristes), Fernando Albizu (Gordos) o Christopher Torres (Amigos…) Todos ellos conforman el reparto de la película y están excepcionales, en especial Torres y Palacios, que bordan por completo su papel, los demás también están muy bien, pero lo de los dos chicos es de otro nivel. Rumbos es una de las grandes cintas españolas del año, se nota que era un proyecto personal de Manuela Burló Moreno y lo ha dado todo. Esperemos que en el futuro nos siga regalando películas así.

Lo mejor: Las historias y los personajes.

Lo peor: Algunas casualidades están cogidas con pinzas.

Puntuación: 8/10

Un comentario

  1. Laura /

    Totalmente de acuerdo con la crítica de la película Rumbos, excelente. Con grandes actores, interpretaciones, historias y diálogos…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This