¿Quién está matando a los moñecos?: GTA: Sesame Street

Drogas, acción, disparos, insultos, sexo… todo esto parece sacado de una cinta de acción que podemos encontrar en las salas de cine un viernes si, otro también. Pero lo que no tiene ninguna de estas películas con moñecos. Y es que la última gamberrada que nos llega a la cartelera es la gamberrada de las gamberradas. ¿Quién está matando a los moñecos? no engaña a nadie con lo que ofrece, con lo que se esconden en sus algo más de cine minutos de duración. Brian Henson se encarga de seguir los pasos de su padre respecto a lo muñecos, pero dándoles un toque adulto, y es que la cinta no escatima en ningún momento con la violencia, el sexo o las drogas. Seguramente podría haber sido más bestia y haber tocado los temas que toca de alguna mejor manera, pero ¿Quién está matando a los moñecos? es sin duda una de las cintas para adultos más disfrutables del año.

Melissa McCarthy y Phil Philips en ¿Quién está matando a los moñecos?

Melissa McCarthy y Phil Philips en ¿Quién está matando a los moñecos?

Enmarcada dentro del cine negro o policíaco, ¿Quién está matando a los moñecos? se mueve como pez en el agua en ese género para realizarle una especie de homenaje/parodia de ese tipo de cine. Incluso muchos de los personajes que aparecen en la pantalla tienen los clichés tipo de este género. Incluso nuestro protagonista, Phil Philips, es un cliché del típico investigador privado, oscuro, con problemas de alcoholismo y con un pasado oscuro que terminará por volver a por él. Pero eso no hace que la cinta decaiga, es más, es lo que hace que se disfrute todavía más. Además, ver a moñecos volando por los aires, ver sus cabezas explotar e incluso ser tiroteados en una reyerta. Todo eso hace que la cinta sea una auténtica bomba de relojería que explota a cada paso, ya que no se corta con nada y nunca nada es suficientemente “hardcore” como para no mostrarlo.

Seguramente ¿Quién está matando a los moñecos? podría haber sido una locura muchísimo más alocada, pero a lo mejor la saturación hubiera sido más perjudicial para la cinta más que jugar a su favor. La cinta tiene un índice de palabrotas de dos de cada tres es una palabrota, hay sexo entre los muñecos y vemos a los mismo esnifar azúcar, que es la droga moñeco y así una larga lista de excesos. Pero no solo de esto vive la cinta, también intenta dar un mensaje de concienciación respecto a inmigrantes, ya que los moñecos son como los considerados extranjeros dentro del mundo de los humanos. Posiblemente el tema podría haberse tocado mucho mejor, ser más crítico con lo que se puede vivir en EE.UU en los tiempos que corren, pero el tema lo pasan muy por encima y al final la cinta no se molesta en avanzar más en ese respecto. Un pero que podría haberse solventado, al igual que en La fiesta de las salchichas, donde si que se hacia crítica social y salía bastante mejor parado.

Escena subida de tono de ¿Quién está matando a los moñecos?

Escena subida de tono de ¿Quién está matando a los moñecos?

En cuanto a los protagonistas, Melissa McCarthy (Espías) ha evolucionado en el mundo de la comedia y ya no es la alocada chica que vimos en La boda de mi mejor amiga y que la catapultó a la fama. Ahora ya sabe medir los tempos en los gags, está mucho más controlada y demuestra que no hay comedia que se le resista. Del resto están bien, pero no tienen el peso que tiene ella en la película. Destacar, en especial, a Elizabeth Banks (Los juegos del Hambre: Sinsajo II) que sigue demostrando que es una actriz muy versátil y que tiene en la comedia un tirón enorme. En definitiva ¿Quién está matando a los moñecos? es una cinta que satisface las necesidades que promete: una cinta adulta, gamberra y que hará las delicias de los que asistan a verla. Es una de las comedias más divertidas de la temporada.

Lo mejor: Su irreverencia y la libertad creativa que tiene.

Lo peor: Quizás podrías haber sido algo más salvaje.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This