Pride: Mineros y maricas

A pesar de que sean dos términos que se repelen entre si, los homosexuales y los mineros se unieron en 1984 para luchar por los derechos de ambos en Inglaterra. Pride es una comedia, con algún tinte dramático, que cuenta esta historia. Matthew Warchus (Círculo de engaños) firma la cinta que protagonizan grandes estrellas del cine británico de ayer y hoy como Dominic West (El affair), Bill Nighy (Yo, Frankenstein), Andrew Scott (Sherlock) o Imelda Staunton (Maléfica).

Paddy Considine y Ben Schnetzer en Pride

Paddy Considine y Ben Schnetzer en Pride

En 1984 los mineros se pusieron en huelga contra el gobierno de Margaret Thatcher. El movimiento gay en aquella época tampoco gozaba de una estupenda prensa, por lo que para luchar por sus derechos decidieron apoyar a los mineros. Pride cuenta la historia de cómo un grupito de gays se abrió paso en un pueblecito gales conquistando los corazones de los intolerantes mineros para así ayudarlos en su lucha. El guion de Pride sigue los cánones de mostrar lo extravagante antes una sociedad clásica y chapada a la antigua. Estas historia funcionan muy bien, y conectan de maravilla con el publico actual. Dentro de la historia general se cuentan las historias particulares de varios de los miembros de ambos colectivos. En parte podemos hablar de una pelicula cuasi coral. Esto consigue que Pride tenga un ritmo imparable en sus casi dos horas de duración.

Warchus mezcla una dirección puramente académica con toques más modernos para crear un ambiente, a veces, cercano al documental. El director ingles sabe muy bien manejar las emociones creando una atmosfera (a base de pequeñas piezas) que no termina de romper hasta la escena final, algo muy de agradecer y que pocos directores saben hacer bien.

Bill Nighy en Pride

Bill Nighy en Pride

Pocas veces podemos decir que un actor ingles esta mal en una película. Bill Nighy es un valor seguro, y tiene en sus manos un papel muy jugoso, Imelda Staunton saca su buen hacer de mujer bonachona y nos da otra recital interpretativo… y así con todo el reparto. Reparamos también en la interesante actuación de Paddy Considine (Bienvenidos al fin del mundo), otro actor que quizá no goza de la popularidad que debería, pero al igual que Nighy es otro buen valor del cine ingles. Mención especial para George MacKay (Mi vida ahora), el actor joven no solo tiene la historia más emocional de la cinta, sino que también borda su interpretación.

En resumen, Pride es una cinta alegre y divertida a pesar del trasfondo de los hechos que en ella se narran. Pride es una “good feeling movie” que puede pasar desapercibida pero el tiempo la podrá en su sitio.

Lo mejor: Cuenta una historia interesante, es entretenida, esta bien rodada, la selección musical es impecable…

Lo peor: No darla una oportunidad.

Puntuación: 8/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido. Dirección: Matthew Warchus. Interpretes: Bill Nighy (Cliff), Imelda Staunton (Hefina), Dominic West (Jonathan), Paddy Considine (Dai), Andrew Scott (Gethin), George MacKay (Joe), Ben Schnetzer (Mark). Guion: Stephen Beresford. Producción: David Livingstone. Música: Christopher Nightingale. Fotografía: Tat Radcliffe. Montaje: Melanie Oliver. Diseño de producción: Simon Bowles. Vestuario: Charlotte Walter.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. El niño 44: Pifostio soviético · Cine y Comedia - […] horroroso de verdad hasta el punto que su interpretación roza el patetismo es Paddy Considine (Pride). A este actor…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This