Poveda: Ya tiene su propio biopic

Pablo Moreno parece un ferviente seguidor de los acontecimientos históricos religiosos. Así lo demostraba con su primer filme Un Dios Prohibido y lo vuelve a hacer con Poveda, un biopic basado en la vida de San Pedro Poveda y protagonizado por Raúl Escudero (Nada de nadie)  y Elena Furiase (El internado), que también participaron en el primer proyecto de Moreno.

Raúl Escudero en Poveda

Raúl Escudero en Poveda

Hay que admitir que soy muy escéptica y que no creo en ningún dios, de hecho hay algunas aspectos de la religión que me tocan (bastante) las narices. Pero, a pesar de que Poveda se basa en acontecimientos históricos ligados íntimamente a lo religioso, esta película no me ha causado irritación, es más, me ha parecido una narración humilde y honesta que para nada tiene como intención adoctrinar o ‘reclutar’ a nadie en cuanto a lo espiritual se refiere. Está claro que será acogida con más calidez dentro de determinados sectores afines, pero en principio la cinta está hecha para que todo el mundo pueda disfrutar de ella.

El filme se centra en la vida del sacerdote Pedro Poveda (al que interpreta Escudero) y en la increíble labor que llevó a cabo: consiguió abrir camino en el campo educativo y en defensa de los derechos de las mujeres en la España de principios del siglo XX. Fue reconocido por la UNESCO como pedagogo y humanista y canonizado por el Papa San Juan Pablo II.  Tras ejercer su labor sacerdotal en las marginales Cuevas de Guadix (Granada) y poner en marcha allí diversas iniciativas sociales y educativas, Poveda se marcha a Covadonga (Asturias), desde donde iniciará un novedoso proyecto educativo cuyo desarrollo confiará a mujeres jóvenes, constituyendo así las bases de la Institución Teresiana. Para ello, y una vez instalado en Jaén, se apoya en la joven Pepita Segovia (interpretada por Furiase), primera mujer licenciada en educación de Jaén. Poveda vivirá la España convulsa de los años treinta donde los conflictos sociales, educativos y religiosos se agudizan hasta desembocar en una guerra civil. En ese contexto Poveda, hombre de paz, de diálogo y víctima de la violencia y la intolerancia, dejará una huella de luz y esperanza.

Poveda es un reflejo de su director. Es una cinta sin malas intenciones, que habla desde la bondad y el cariño, que no pretende nada más que presentarnos a un personaje importante en el desarrollo y la historia de nuestro país. Al final de la película tuve sentimientos encontrados, y es que yo iba ya con prejuicios establecidos y la verdad es que la sensación que se me quedó en el cuerpo fue muy distinta a la que pensé que iba a tener. Es decir, no creí que Poveda pudiese llegar a hacerme sonreír e incluso a emocionarme, pero así fue.

Elena Furiase en Poveda

Elena Furiase en Poveda

Sin embargo, la inexperiencia de Pablo Moreno y la falta de recursos económicos a la hora de poner en marcha la película me resultan más que evidentes. El guión en ocasiones se hace pesado y demasiado monótono al hacer uso o abuso de recursos narrativos muy trillados (Poveda cuenta su historia mediante flashback que comienzan a través de conversaciones con otras personas). Además prácticamente es Raúl Escudero el que tiene que soportar todo el peso interpretativo de la obra y se nota que la tarea le viene un poco grande. Por otra parte, es digna de mención la calidad técnica del trabajo que creo que deja mucho que desear, empezando por la musiquilla de fondo que no cesa nunca y que acaba por molestar más que otra cosa y terminando por el desastroso maquillaje que utilizan para envejecer a Poveda.

Esperemos que con su tercera película Soledad, que ya está en marcha y con la que Moreno nos vuelve a contar un acontecimiento ligado a la religión, éste sea capaz de corregir los errores cometidos en Poveda.

Lo mejor: ver de nuevo a Elena Furiase, interpretando con maestría y con un acento jienense muy logrado, su papel de Pepita Segovia. La honestidad, el entusiasmo, las ganas y la buena intención que hay detrás de esta película.

Lo peor: Es como el beso de la muerte: bienintencionado pero… fatal.

Puntuación: 4/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This