Pos eso: Plastilina cañí

Quién vea Pos eso y se la tome en serio, va mal. Va mal porque la cinta es una parodia en forma de plastilina de esos clásicos del terror que conocemos todos, aderezados en algún tramo con parodias al propio país y su telebasura, algo que muchos se alegrarán de ver. Además, también sirve como una especie de despedida, aunque sólo sea oyendo su voz de actores que ya no están con nosotros como son Mariví Bilbao (La que se avecina) o Álex Angulo (Justi&Cia). Pero Pos eso tiene algo más, algo que atrapa y posiblemente sea su desvergonzada puesta en escena o que todo se lo toma con un toque de broma que ayuda a la película. Es una cinta entretenida y que te hará soltar más de una carcajada, pero no esperéis una obra cumbre.

Damian en Pos eso

Damian en Pos eso

Pos eso cuenta dos historias. La primera es la de un sacerdote que viaja por el mundo haciendo trabajos para un obispo con altas pretensiones y que intenta salvar a su madre. La otra es la de una flamenca que se casa con un torero y cuyo hijo ha sido poseído por el demonio. Vamos, la segunda historia podríamos decir que estamos viviendo la vida de Isabel Pantoja y que su hijo endemoniado es Paquirrín. El cura que se recorre el mundo, podría ser el Padre Apeles, pero no le veo a este sujetando una cruz metralleta matando demonios. Y es que estas particularidades son las que hacen algo especial a Por eso, pero no son las únicas.

Quienes sean fans de las sagas de terror más conocidas como El exorcista, Hellraiser, La momia o Sálvame, estarán encantados con la cantidad de referencias que maneja el debutante Samuel Ortí Martí, conocido también como SAM, que ha desarrollado a lo largo de su carrera este tipo de animación con plastilina. Así, podemos presenciar a Belén Esteban o a Karmele en medio de un programa del corazón. Podemos ver, por ejemplo, que el uniforme del niño tiene la insignia de AC/DC, o que la mitad de la música sea rock (generalmente unida con el diablo). Todo hace que la cinta gane enteros.

Padre Lenin en Pos eso

Padre Lenin en Pos eso

Pero claro, unir todo esto hace que el guion sea un poco el lastre de la cinta. El director está más atento de hacer gracias con sus gags (siempre de forma gore) que de unir la historia como se merece. Tampoco ayuda demasiado el doblaje de algunos actores, como el de Santiago Segura (Torrente 5: Operación Eurovegas) que pone la voz al obispo, pero no consigue entrar en el personaje. Aún así, la cinta cumple sin más y consigue divertir y entretener a partes iguales.

Lo mejor: La parodia que hace de lo más cañí de nuestro país.

Lo peor: Que el guión no este tan pulido como los gags.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

España. Dirección: Sam. Doblaje original: Anabel Alonso (Trini), Rihanna (Tip), Álex Angulo (Manolo), Mariví Bilbao (Herminia), Santiago Segura (Obispo), Josema Yuste (Lenin). Guion: Rubén Ontiveros y Sam. Producción: Sam. Música: Aritz Villodas. Montaje: Remi Hueso. Vestuario: Flora Cuevas.

Sin comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. SAM: “Mejor defensa un buen ataque” · Cine y Comedia - […] de cortos de animación con muñecos de plastilina que debuta en el mundo del largometraje con Pos eso, un…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This