Poltergeist (2015): El despropósito definitivo

El tema de los remakes empieza a cansar mucho. La falta de ideas que lleva a Hollywood, o al resto de industrias del cine, a realizar una nueva película de un clásico empieza a teñirse de castaño oscuro. Por ahora no hay una sola que haya superado, o si quiera acercarse al original. Cuando se anunció que Poltergeist iba a tener su propio remake pues sinceramente me dio un poco igual. No soy fan absoluto de la original, pero si la tengo cariño al ser una de las primeras películas de terror que vi en mi vida. Pero lo que han hecho en Poltergeist (2015) es de juzgado de guardia. Más que el remake de Poltergeist parece que estaba viendo el remake de Esta casa es una ruina. Y con eso lo digo todo.

Kennedi Clements en Poltergeist (2015)

Kennedi Clements en Poltergeist (2015)

Quién haya visto la película original puede ahorrarse el dinero de la entrada para ver esta Poltergeist (2015). Es más, pido a todos que no den dinero para asistir a semejante aberración. Ya desde el inicio, y a base de unos diálogos de risa, la trama avanza remarcando los momentos clave de la original. Estos momentos son el árbol que coge al niño, el payaso, el armario o la historia del cementerio indio. Bueno, es que la forma de contar que la casa está debajo de un cementerio indio es ya de levantarse, aplaudir e irse. Y es que la película va a la velocidad de la luz, es más, dura menos que la original y eso ya te hace pensar las cosas. Pero bueno, siempre podemos esperar con ansias el momento de “¡Ya están aquí!”.

Sam Rockwell, Rosemarie DeWitt y Kennedi Clements en Poltergeist (2015)

Sam Rockwell, Rosemarie DeWitt y Kennedi Clements en Poltergeist (2015)

Y es que no se le puede sacar nada bueno a esta adaptación, bueno si, que hace mejor a películas de casas encantadas que pensaba que eran realmente malas. Menos mal que hace unos años James Wan (Fast & Furious 7) nos regaló Expediente Warren: The Cojuring, una cinta de casas encantadas donde si había terror y no había espacio para las risas. Aquí las risas están cada cinco minutos. Entre los “cazafantasmas” y el “cazador de fantasmas” hacen un equipo digno de los Monty Phyton. Además, la cantidad de tópicos que siguen vigentes: El agujero en la pared sospechoso para que un listo meta el brazo, se abre una puerta misteriosa y vamos a inspeccionar…y así una infinidad de momentos.

Poltergeist (2015) es mala. Por momentos llega a aburrir de verdad. Espero que esto sirva para darse cuenta que hacer un remake no es contar lo mismo otra vez, sino intentar innovar algo diferente y hacer que tenga sentido sin perder la esencia del original. Pero parece que eso Hollywood no lo tiene asumido y hace remakes iguales, en cuanto a historia y planos, y mucho peores que los originales. Poltergeist (2015) es una aberración.

Lo mejor: El cerdounicornio. Y que dura 92 minutos.

Lo peor: Todo, no hay por donde cogerla.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

USA. Dirección: Gil Kenan. Interpretes: Sam Rockwell (Eric Bowen), Rosemarie DeWitt (Amy), Jared Harris (Carrigan), Kennedi Clements (Madison), Kyle Catlett (Griffin), Nicholas Braun (Boyd), Jane Adams (Dra. Claire). Guion: David Lindsay-Abaire basado en una historia de Steven Spielberg. Producción: Nathan Kahane, Roy Lee, Sam Raimi y Robert G. Tapert. Música: Marc Streitenfeld. Fotografía: Javier Aguirresarobe, Montaje: Jeff Betancourt y Bob Murawski. Diseño de producción: Kalina Ivanov. Vestuario: Delphine White.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This