Perdidos en la nieve: Valores ante honores

No es noticia que el cine europeo siempre ha tenido un nivel muy alto, que siempre nos ha dejado Goyas en diversos géneros cinematográficos. Ahora el cine de nuestro continente es equiparable a la industria americana, a la que se le empiezan a agotar las ideas y vive de las franquicias de remakes. Ahora, países como Dinamarca, Suecia o Noruega, están pegando fuerte mostrándonos películas buenas, con actores muy respetables y directores que apuntan bastante alto. Perdidos en la nieve es un buen planteamiento en todos los aspectos anteriores.

Rupert Grint en Perdidos en la nieve

Rupert Grint en Perdidos en la nieve

En la silla de dirección, el noruego Petter Naess (Elling), que ya había hecho sus pinitos en el cine americano y en el noruego, y que con Perdidos en la nieve quiere dar un paso más hacia delante en su carrera. Para ello nos cuenta una historia de la Segunda Guerra Mundial, una historia basada en un hecho real en el que tres soldados nazis son derribados en su avión pero sobreviven, al igual que dos soldados británicos. Acaban refugiándose en la misma cabaña, en las frías montañas de Noruega, donde para sobrevivir tendrán que anteponer muchas cosas a la enemistad que por defecto, provoca la guerra.

La película abre con unos planos muy suculentos, que se utilizan para meter al espectador en la situación de la soledad y los peligros que suponen esos parajes desérticos. Poco después, empieza la trama principal, es decir, la historia no da muchos rodeos a la horade ir al grano. Puede parecer en ocasiones que es un poco lenta, y que los 100 minutos de metraje que tiene lleven un ritmo en ocasiones repetitivo y se nos hagan un poco largos, pero es cosa de intentar meterse en la situación y centrarse en el verdadero mensaje de la película.

David Kross en Perdidos en la nieve

David Kross en Perdidos en la nieve

Es seguro que Perdidos en la nieve no va a pasar a la historia, pero creo que es merecedora de atención. La mayoría de las veces que se nos cuenta algún drama bélico acaba basándose en la guerra y sus consecuencias en general, las víctimas…pero pocas veces hay un guión que trate la relación directa entre soldados de distinto bando si tienen oportunidad de pasar un tiempo juntos por obligación. En definitiva, pese a no ser un hito cinematográfico ni nada por el estilo, creo que conseguirá su propósito entreteniendo al público con algo ligeramente diferente.

Petter Naess no cuenta con un extenso reparto para Perdidos en la nieve, pero entre otras cosas es porque no lo necesita. Los cinco protagonistas se valen por si mismo para sostener la película. De todo el reparto quizás el que nos suene más sea Rupert Grint (Harry Potter y la piedra filosofal), más que conocido por encarnar a Ron Weasley, el amigo pelirrojo de Harry Potter en adaptación a la gran pantalla de las historias del joven mago. No es quien más llama la atención de la cinta, pero si que le puede ayudar a quitarse la etiqueta. David Kross, actor alemán que también hemos visto en El lector o War Horse, cumple con su cometido aunque bien es verdad que su personaje va perdiendo fuelle y protagonismo a lo largo del film. Si tuviera que elegir me quedaría con la interpretación de Florian Lukas (Good bye, Lenin!) , en la piel del alemán al mando, ya que despunta un poquito por encima de sus compañeros.

Lo mejor: Al final le acabamos cogiendo cariño a algún personaje, que nos hace recordar que algunos nazis no eran Hitler.

Lo peor: Que en muchos aspectos, podría haberse mejorado.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

Noruega y Suecia. Titulo original: Into the white. Dirección: Petter Naess. Interpretes: Rupert Grint (Robert Smith), David Kross (oficial Josef Schwartz), Florian Lukas (teniente Horst Schopis), Lachlan Nieboer (capitán Charles Davenport), Stig Henrik Hoff (Wolfwang Strunk), Kim Haugen (Bjørn), Knut Joner (Harald), Morten Faldaas (Terje). Guion: Ole Meldgaard, Petter Naess y Dave Mango. Producción: Peter Aalbaek Jensen y Valerie Saunders. Música: Nils Petter Molvaerr. Fotografía: Daniel Voldheim. Montaje: Frida Eggum Michaelsen. Dirección artística: Stefan Hauck. Vestuario: Steffi Bruhn.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This