Passengers: Desarrollo fallido

El cine de ciencia ficción cada vez está algo más estancado en siempre lo mismo, por eso cuando llegan proyectos nuevos como La llegada, Bienvenidos al fin del mundo o Coherence, pues siempre nos alegramos. Por eso cuando lees la sinopsis de Passengers te esperas algo realmente potente y bueno. Algo que podría resultar original, innovador y divertido. Pero Passengers tiene un gran problema, no sabe arriesgar cuando debería y el giro de guion que pide a gritos nunca llega. La química entre Chris Pratt (Jurassic World) y Jenniger Lawrence (X-Men: Apocalipsis) es impresionante y la cinta no decae en ningún momento, manteniéndote entretenido las menos de dos horas de duración, pero la trama busca un camino fácil en lugar de dar un giro más oscuro y perturbador. A fin de cuentas, una de sus referencias más claras es El resplandor.

Jennifer Lawrence y Chris Pratt en Passengers

Jennifer Lawrence y Chris Pratt en Passengers

Passengers, a pesar de tener una idea original, bebe mucho de varios títulos. Como he dicho antes, El resplandor es uno de las películas de las que bebe, y la otra es Wall-E. Juntando estás dos películas sale Passengers. Pero desaprovecha la primera de todas. La película pedía a gritos un giro similar al de El resplandor, convertir la cinta de una aventura espacial a un thriller espacial, generando tensión y perturbación. Pero la decisión final ha sido la de hacer una historia convencional, desaprovechar todo esto y tirar hacía lo fácil. Además, sin querer entrar en spoilers, Passengers se niega a tratar un tema que cintas han tratado y han sido vapuleadas por ciertos sectores de la crítica como Elle, Paulina o Que Dios nos perdone. Y hasta aquí puedo decir.

Pero a pesar de que la película desaprovecha todo su potencial, entretiene que da gusto. Passengers se sustenta en la química de los dos protagonistas y en que su trama nunca llega a aburrir, a pesar de estar más manida que unas castañuelas. Morten Tyldum (The imitation game (Descifrando enigma)) consigue llevar la cinta perfectamente con muy pocos bajones de ritmo y con un desenlace frenético y con ciertos toques de tensión. Sabe hacer que la atención recaiga en su buena medida en cada personaje que vemos en pantalla y es que tanto Pratt como Lawrence son unos todo terrenos. Pratt pide a gritos más papeles así, pero que de vez en cuando se atrevan a convertirle en el malo de turno o que su personaje no sea un bonachón. Lawrence ya tiene todo ganado, ahora solo cabe esperar que termine con las sagas que tiene a medio terminar y que comience a escoger otros papeles. Y salen muchos más en pantalla, pero su tiempo se reduce a casi pequeños cameos que son mejor no desvelar. Pero su peso en la película es más bien nulo.

Jennifer Lawrence y Chris Pratt en Passengers (2)

Jennifer Lawrence y Chris Pratt en Passengers (2)

Passengers podría haber sido algo realmente bueno, realmente innovador y que consiguiera ser diferente…pero no. El miedo de querer realizar un giro brutal hacía una trama más oscura y poderosa no era su objetivo. El resultado no es del todo malo, salvado en parte por la química entre los dos personajes y que no aburre en ningún momento. Esperemos que en próximas oportunidades se decidan a llevar la cinta por el camino más perturbador.

Lo mejor: No aburre y la química entre los dos protagonistas.

Lo peor: No arriesga nada y no sabe aprovechar lo que tiene entre manos.

Puntuación: 5/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This