París-Manhattan: No puedo vivir sin Woody Allen

Paris-Manhattan se puede definir como una oda de amor a Woody Allen (Blue Jasmine) o a su cine. Sophie Lellouche, que realiza con esta su primera cinta, impregna cada fotograma y cada historia con el que entiendo que es su amor al director neoyorquino. Los personajes, sus inseguridades y sus características son algunas de las encontramos en todas las cintas de Allen. El resultado no es otro que una cinta amena, entretenida y que seguramente cumpla su objetivo de hacernos pasar una tarde de domingo tranquila sin mucho más.

Alice Taglioni y Patrick Bruel en París-Manhattan

Alice Taglioni y Patrick Bruel en París-Manhattan

Paris-Manhattan cuenta la historia de Alice, una joven chica que tiene una vida un poco diferente. Ella es fan absoluta de Woody Allen. Se ve todas sus películas. Y tiene un poster en su habitación con el que habla como si fuera su psicoanalista. Además, su terapia contra algunas enfermedades (ella es farmacéutica) es ver películas de Woody Allen. Pero la llegada de Victor a su vida hará que todo cambie y empiece a plantearse su vida.

Todo lo que he dicho anteriormente se puede resumir en: comedia romántica francesa de toda la vida con Woody Allen de fondo. Y es que la película no es otra cosa que una historia de amor. En ocasiones algo empalagosa, pero que termina dejándote con una sonrisa en la cara. Además, la historia está bien llevada mezclando la realidad del día a día de Alice con sus fantasiosas conversaciones imaginarias con Allen. Otro punto a favor son las muchas referencias al cine del director de Match Point, película que sale también en la cinta.

Pero quizás el principal fallo de la cinta es que es demasiado, por no decir completamente, predecible. Desde que comienza y comenzamos a ver las acciones de los personajes nos damos cuenta que les va a deparar el futuro y el resto de la historia. Sabemos que los intentos de darle misterio a la cinta se convierten en humo y que sabemos quienes van a acabar con quién. Incluso sabemos que al final de la cinta, la sorpresa que hay, la podemos incluso intuir con todos los acontecimientos que ocurren.

Alice Taglioni en París-Manhattan

Alice Taglioni en París-Manhattan

Aún así, la película cumple con la premisa de entretener al espectador y hacerse amena. Además la química entre los dos protagonistas, Alice Taglioni (French Women) y Patrick Bruel (Cena de amigos)  es muy buena, haciendo que cada escena juntos y cada situación sea creíble al 100%. Además, entre los dos también tienen algunos momentos muy simpáticos que hacen que la cinta no aburra en ningún momento. Además, que son 77 minutos de película, así que va a lo que va desde el principio.

En definitiva, Paris-Manhattan no es mala película. Cumple con las premisas que da y da al espectador una historia de amor para disfrutar una tarde lluviosa de domingo. Para gente poco exigente que quiera pasar un rato agradable.

Lo mejor: Que no engaña y da lo que se espera.

Lo peor: Es muy previsible.

Puntuación: 5/10

Ficha artística y técnica

Francia. Dirección y guion: Sophie Lellouche. Interpretes: Alice Taglioni (Alice), Patrick Bruel (Victor), Marine Delterme (Hélène), Michel Aumont (Le Père), Marie-Christine Adam (La Mère), Yannick Soulier (Vincent). Producción: Philippe Rousselet. Música: Jean-Michel Bernard. Fotografía: Laurent Machuel. Montaje: Monica Coleman. Diseño de producción: Philip L’Évêque. Vestuario: Fabienne Katany.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This