Operación Cacahuete: Trabajo en equipo

Animación de saldo, personajes clichés, moraleja muy apreciable, y una canción pasada de moda, son los elementos de los que se vale Operación Cacahuete para atraer a la masas. Peter Lepeniotis, una animador canadiense curtido en factorías de animación como Disney o Pixar es el responsable de esta cinta que entretendrá a los más pequeños de la casa pero que resultará bastante soporífera para los más mayores.

Surly en Operación Cacahuete

Surly en Operación Cacahuete

En un parque, las ardillas recolectan comida para el invierno. Todas colaboran en un proyecto común, excepto Surly, que decide ir por libre. Una ardilla egoísta que solo piensa en si mismo. Tras un altercado que acaba con las provisiones para el invierno, Surly es desterrado del parque. Al abandonar las dependencias se encuentra con una tienda de cacahuetes donde dar “el palo”. Paralelamente en dicha tienda, unos mafiosos planean un robo a un banco. Operación Cacahuete no pretende innovar, solo pretende entretener, y lo consigue durante sus primeros minutos, luego las situaciones parecen repetirse, con personajes muy trillados, como el narcisista Grayso, el turbio Mapache, o la “fiera” Preciosa. El mensaje de que hay que hacer trabajos en equipo y que ir de solitario no es una buena opción, esta presente desde el minuto uno de metraje. No se usa de trasfondo, sino que se deja caer constantemente, y es muy obvio, por lo que Operación Cacahuete parece que no quiera que el espectador piense un poco.

Peter Lepeniotis ha centrado su dirección en el formato 3D. Son muchos los elementos que son lanzados a pantalla constantemente para use y disfrute de los más pequeños, pues los detalles o la profundidad de las imágenes no están tan cuidadas. Estamos antes una cinta de animación bastante precaria para los tiempos que corren. Los colores de los personajes solo ayudan atraer más a los más pequeños de la casa y olvidarse de el buen gusto y las buenas formas. Y de la manía de introducir personajes con cierta similitud a los diseños de Angry Birds, hablamos otro día, pues no es la primera producción animada que aprovecha el filón de este videojuego para captar espectadores.

Andie en Operación Cacahuete

Andie en Operación Cacahuete

También es muy triste que un cinta de animación infantil tenga que recurrir a PSY y su Gangnam Style para atrapar al publico. Una canción muy quemada, que aquí no dudan en usan un par de veces, la ultima de ellas con una animación de PSY para acompañar a las ardillas, perros, topos, y demás animalitos de la cinta.

En versión original, Operación Cacahuete cuenta con voces como la de Brendan Fraser (George de la jungla), Liam Neeson (Mil maneras de morder el polvo), o Maya Rudolph (Niños grandes 2). Es de agradecer que en la versión castellana se hayan mantenido los dobladores habituales de estos actores o similares, y no se haya hecho uso de voces más populares para el publico pero con nula capacidad para dar los tonos de voz.

En resumen, Operación Cacahuete es lo que es y no pretende engañar a nadie. Sus 45 millones de dólares de presupuesto no pueden enfrentarse a los casi 150 de Cómo entrenar a tu dragón 2. La animación y detalles es problema de presupuesto pero la historia y su trasfondo es falta de ideas, y ahí es donde a Operación Cacahuete no se la puede perdonar.

Lo mejor: La rata Buddy, que es muda, brilla ante tanto cliché.

Lo peor: Es repetitiva.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

Canada, Corea del Sur y USA. Título original: The Nut Job. Dirección: Peter Lepeniotis. Doblaje original: Will Arnett (Surly), Brendan Fraser (Grayson), Liam Neeson (Raccoon), Katherine Heigl (Andie), Stephen Lang (King), Maya Rudolph (Precious), Jeff Dunham (Mole), Gabriel Iglesias (Jimmy), Sarah Gadon (Lana). Guion: Lorne Cameron, Peter Lepeniotis, Robert Reece y Daniel Woo. Producción: Woo-Kyung Jung y Graham Moloy. Música: Paul Intson.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This