Open Windows: Internet, ¡qué peligro!

Cuando entramos en Internet, lo primero que siempre vemos es como una ventana se abre y nos lleva directamente a nuestro buscador predeterminado. Y, a medida que vamos navegando por la red, cientos de ventanas se abren ante nuestros ojos esperando ser abiertas y mostrarnos que tienen en su interior. Ahora, Nacho Vigalondo (Extraterrestre) coge esa idea de las ventanas emergentes para contarnos, de una forma muy original, una historia donde la sobredimensión de la fama está a la orden del día. Y es que Open Windows es un thriller tan arriesgado en su forma de plasmarlo en pantalla como de simple en la historia.

Elijah Wood en Open Windows

Elijah Wood en Open Windows

Open Windows cuenta la historia de Nick, un chico que ha ganado un concurso para cenar con su actriz favorita. Pero cuando este se prepara para el evento, una llamada a través del ordenador, hará que Nick se convierta en la pieza clave de un enmarañado puzzle donde su vida y la de la actriz corren el mismo peligro. Contada así, de carrerilla, la historia puede parecer que la hemos visto en muchos otros thrillers, pero lo cierto es que no es así. No es así porque nunca antes habíamos visto una película desde, por lo menos, cinco pantallas diferentes. Y es que Open Windows cuenta la historia a través de las diferentes pantallas que se le van abriendo a Nick en su odenador. Así, el espectador no pierde nunca la atención. ¿Qué en un momento dado a Nick no le pasa nada? Tranquilos, hay otra pantalla en donde algo importante sucede. ¿Qué queremos ver más a la actriz o al malo? Tranquilos, de todo eso estaremos pendientes.

Y es que Vigalondo ha querido arriesgar en la forma de contarlo, y para mí sale victorioso. Pero sale victorioso a medias. A medias porque la historia que cuenta es demasiado simple. Nick tiene que salvar a la actriz haciendo caso a lo que un villano le dice, a su vez, unos desconocidos aliados intentarán ayudarle para llegar a su objetivo. Guión simple, concepción arriesgada. Y es que el guión juega con los tópicos del thriller: Cuando el protagonista parece alcanzar su objetivo, un giro inesperado de guión hará que se aleje más de su objetivo. Es una historia con muchas trampas.

Sasha Grey en Open Windows

Sasha Grey en Open Windows

Y al frente de esta historia tenemos a dos actores: Elijah Wood (Gran Piano) y Sasha Grey (The girlfriend experience). El primero sigue con su papel de “pagafantas” que tan buenos resultados le está dando hasta la fecha. Desde que se convitió en Frodo su caché ha aumentado exponencialmente, y no hay año donde no le veamos en una película. La otra es una antigua actriz porno que ha querido convertirse en actriz de las de verdad. Pero lo cierto es que Sasha Grey no tiene el suficiente tiempo como para demostrar su dotes interpretativas. Su papel se limita a gritar y hacer caso a lo que diga el villano de turno.

Open Windows es una película muy recomendable por ver el riesgo de Vigalondo a la hora de plasmar la historia. Puede que la historia deje mucho que desear en cuanto a guión, pero consigue no perdamos el interés en ningún momento. Nacho Vigalondo sale victorioso, a medias, de este experimento tan arriesgado.

Lo mejor: La propuesta de las pantallas partidas y la forma de contar la historia.

Lo peor: Que el guión no esté a la altura de la puesta en escena.

Puntuación: 6/10

Ficha artística y técnica

España. Dirección y guion: Nacho Vigalondo. Interpretación: Elijah Wood (Nick Chambers), Sasha Grey (Jill Goddard), Neil Maskell (Chord), Nacho Vigalondo (Richy Gabilondo), Iván González (Tony), Trevante Rhodes (Brian), Adam Quintero (Pierre). Producción: Belén Atienza, Mercedes Gamero, Enrique López Lavigne. Música: Jorge Magaz. Fotografía: Jon D. Domínguez. Montaje: Bernat Vilaplana. Dirección artística:Javier Alvariño, Soledad Seseña. Vestuario: Cristina Sopeña.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This