Objetivo: Londres: Segundo mandato.

En 2013 la lucha por asaltar la Casa Blanca la disputaron dos películas, Asalto al poder y Objetivo: La Casa Blanca. La primera era una superproducción de un gran estudio con grandes estrellas, y la segunda era un cinta más modesta con alguna cara conocida. Finalmente el asalto lo ganó la segunda, pues era una cinta sin pretensiones que solo pretendía entretener al respetable. Y puesto que fue un éxito ahora no llega esta secuela titulada Objetivo: Londres, que sigue siendo un disparate pero igual de entretenida que la original, y con un metraje mucho más ajustado. Aaron Eckhart (Yo, Frankenstein) y Gerard Butler (Movie 43) retoman sus papeles de presidente y guardaespaldas en esta secuela directa que dirige el obsoleto Babak Najafi (Banshee), y que tiene como escenario la ciudad de Londres.

Gerard Butler en Objetivo: Londres

Gerard Butler en Objetivo: Londres

El primer ministro británico ha fallecido en extrañas circunstancias, pero se celebra un funeral en Londres, donde están convocados todos los gobernadores mundiales. Hasta allí se desplazan el presidente de los EE.UU. y su guardaespaldas, quienes se salvan de un ataque contra todos los líderes políticos, por ser unos “tempraneras”. A partir de ese momento se produce una persecución por las calles (y el cielo) de Londres para acabar con el presidente y su guardaespaldas. Este es el sencillo argumento de Objetivo: Londres, una historia plagada de tópicos, frases lapidarias, y donde también se dicen tontunas graciosas como “estoy hecho de bourbon y malas decisiones”. Esta claro que la historia no pretender ganar ningún premio por su prosa, pero cumple excelentemente con su función de entretener, e incluso si leemos (o mejor vemos) entre líneas, hay cierta mala leche en la función. Atentos al retrato, y muerte, de cada uno de los lideres de Italia, Francia, Alemania… sublime.

Najafi nos explica la trama en unos ajustados 30 minutos para en los siguiente 60 dar rienda a la acción sin mesura. Tiene secuencia muy elaboradas, como ese falso plano secuencia (unido en montaje) del guardaespaldas andando por una calle hasta llegar a un edificio enfrentándose a una gran oleada de enemigos, o la secuencia del helicóptero, o la del metro, o… en general todas son muy potentes. Pero peca un poco de usar técnica que ya quedaron en el olvido, como esas ralentizaciones de planos que preceden a la orgía visual de tiros y mamporros.

Gerard Butler y Aaron Eckhart en Objetivo: Londres

Gerard Butler y Aaron Eckhart en Objetivo: Londres

Repiten casi todo el reparto de la primera entrega con las mismas expresiones. Vuelvo a reiterar que Objetivo: Londres es un entretenimiento que no pretende otra cosa que divertir al respetable. Así que, Gerard Butler se gana el titulo de héroe de acción y esta listo para enrolarse en cualquier secuela de Los mercenarios. Sus poses a la hora de coger cualquier arma, sus mamporros bien doblegados y sus frases malas, así lo atestiguan. Eckhart al no estar retenido como en la primera entrega, goza de una mayor participación en las secuencias de acción, aunque sabe que la estrella de la función es Butler, y solo se entromete para dar “la puntilla”, ya sea de acción o de humor. También vuelve a pasearse Morgan Freeman (Ático sin ascensor), aunque esta vez es lo único reseñable del gabinete de crisis, pues el resto del elenco se limita a poner caras de asombro ante las imágenes que ven en los videos que le llegan.

En resumen, Objetivo: Londres no engaña a nadie, es un producto que viene a rebufo de las cintas de la Cannon Films con las que muchos crecimos. Al igual que aquellas esta es un producto de rápido consumo y a otra cosa. Lo que sorprende es que con toda la oleada de atentados que hemos sufrido en los últimos años, nadie haya puesto el grito en el cine con esta película, donde unos extremistas islámicos acaban con todos los líderes políticos mundiales excepto el americano que es el único que contraataca.

Lo mejor: Es un entretenimiento puro y duro.

Lo peor: La dirección resulta algo obsoleta.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This