Noche de juegos: Diversión desmadrada

Creo que dije demasiado pronto que la “macarromovie” del año era Proyecto Rampage, pues todavía no había presenciado lo que se acontecía en los cien minutos de Noche de juegos, una de las cintas más divertidas, macarras y políticamente incorrectas del año. La cinta de John Francis Daley y Jonathan Goldstein (que ya sorprendieron con Vacaciones) se mueve entre lo original y a la vez ser una especie de homenaje parodia de The Game, la cinta más infravalorada de la filmografía de David Fincher (Perdida), y con homenajes a El club de la lucha y a casi toda la filmografía de Quentin Tarantino (Los odiosos ocho). La cinta es un tiro directo desde el primer minuto, poniendo sobre el tablero que es lo que vamos a ver y jugando con la mente del espectador que no sabrá en ningún momento que es real y que no. Una comedia fresca llena de gamberrismo.

Rachel McAdams y Jason Bateman en Noche de juegos

Rachel McAdams y Jason Bateman en Noche de juegos

Noche de juegos tiene en su premisa algo tan popular y que todos hemos hecho alguna vez que incluso podemos vernos reflejados: Ir a casa de unos amigos a jugar juegos de mesa. Pero la cosa se torcerá cuando uno de ellos quiera llevar la experiencia más allá y hacerlo algo real, que todo saldrá mal. Con esta premisa los directores en todo momento juegan con nuestra mente, haciéndonos dudar de lo que es real de lo que no, de si todo es un juego o nuestros protagonistas realmente van a terminar mal. Y la verdad que esa sensación hace que la cinta sea un disfrute. Además, los directores y los guionistas se han encargado de hacer muchísimas referencias a películas, directores o míticas secuencias del cine de Tarantino, Fincher o Kubrick que verlas en forma de parodia hacen que se disfruten mucho más. Y, por cierto, se marcan un plano secuencia dentro de una casa que es para aplaudir.

Y es que estamos ante la comedia gamberra de la temporada. Cada minuto de la cinta es una carcajada, es una risa nerviosa o es simplemente un aplauso ante lo que estás viendo. Ya desde su inicio al ritmo del Don’t stop me now de Queen, la cinta va in crescendo hasta ese clímax, eso sí, algo alargado y que parece que va a tener como cinco finales distintos. Pero eso se solventa con un elenco de primera, en especial el de la pareja protagonista. Jason Bateman (Cómo acabar con tu jefe) y Rachel McAdams (Doctor Strange) tienen una química increíble en la cinta, sus salidas de tono son de carcajada, en especial los de ella, pues tiene momentos de auténtica genia. Pero hay un robaplanos en la cinta que cada aparición es una muestra de su talento. Ese es Jesse Plemons (Los archivos del pentágono), que está pletórico y siendo un secundario de lujo. Pero para lujo la banda sonora de Cliff Martínez (The neon demon), que nos regala otra magistral partitura.

Jesse Plemons en Noche de juegos

Jesse Plemons en Noche de juegos

Noche de juegos es la comedia de la temporada, esa que nadie espera que fuera tan divertida pero que convence a todos por igual. Es macarra, gamberra, políticamente incorrecta y que lanza más de un dardo a la sociedad. Es un homenaje a cinta como The Game o El club de la lucha. Es una cinta que conseguirá hacer que el cine al completo suelte carcajadas.

Lo mejor: Su descaro y sus protagonistas.

Lo peor: Le cuesta cerrar la historia.

Puntuación: 7/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This