No confíes en nadie: Previsiblemente mala

Cuando una película tiene en su reparto principal a tres grandes actores, pero su promoción ha sido nula o inexistente, algo va mal. Va mal por el hecho de no mostrar nada, dando a entender que la cinta es horrible y no quieres que nadie se interese demasiado por ella. Y No confíes en nadie es una de esas películas. Rowan Joffé (Brighton Rock) dirige este telefilm de sobremesa que cuenta con tras grandes actores: Colin Firth (Magia a la luz de la luna), Nicole Kidman (Paddington) y Mark Strong (Mindscape). Aún así, la cinta se cae por su simpleza argumental y unos giros de guión que se ven de aquí a Roma.

Nicole Kidman y Colin Firth en No confíes en nadie

Nicole Kidman y Colin Firth en No confíes en nadie

No confíes en nadie cuenta la historia de una mujer que cuando se duerme pierde la memoria (de ahí el título en inglés: Before I go to sleep) y su marido le recuerda cada mañana quién es. Pero las llamadas de un médico y los pequeños flashback que tiene, hacen que la mujer no sepa muy bien en quién confiar. Si esta sinopsis llega a caer en actores de poco renombre, la tendríamos sin miedo en las estanterías de los videoclubs o en las películas de sobremesa de las cadenas de televisión. Y es que No confíes en nadie no consigue convencer en ningún momento, quizás en su inicio, en la presentación de los personajes, pero luego se diluye en una historia que sabes como va a acabar que es lo que sucede y quien es el villano de la historia.

Y es que el guión tiene tantas lagunas que casi parece el Amazonas. Querer hilar tan fino esta historia, si no se hace bien, estás perdido. Y eso es lo que le pasa a Rowan Joffé, que se pierde. Se pierde al introducir cosas de la historia y que al final no tengan tanta relevancia como debería tener. Aparecen personajes que podrían ayudar a la protagonista, pero para que, es mejor que ella, que olvida todo, se busque la vida grabándose en una cámara para recordar todo. Y luego esos momentos en donde todos los artilugios que usa la Kidman están perfectamente colocados en su posición para ser usados. Todo es un despropósito de principio a fin. Y para colmo, si la mujer olvida todo ¿Cómo recuerda una frase clave de la cinta? En fin…

Mark Strong en No confíes en nadie

Mark Strong en No confíes en nadie

Los actores hacen lo que pueden. Se nota que andan algo perdidos en la cinta y no saben muy bien que hacer. Colin Firth y Mark Strong quizás sean los más entonados, pero lo de Nicole Kidman, con tanto botox, hace que todas sus muecas parezcan igual. Vamos, que le da igual si la están maltratando como si esta feliz. Es un palo en persona. Ellos lo intentan, y llegan a ser lo mejor de la película, pero están tan desaprovechados que daba igual quien interpretaría esos papeles. No confíes en nadie es mala. Mala porque tienes algo con potencial, con buenos actores y lo haces aburrido. Una perdida de tiempo.

Lo mejor: Colin Firth y Mark Strong.

Lo peor: Que aburre.

Puntuación: 2/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido, Suiza y Francia.. Título original: Before I go to sleep. Dirección: Rowan Joffe. Interpretes: Nicole Kidman (Christine), Colin Firth (Ben), Mark Strong (Dr. Nasch), Anne-Marie Duff (Claire), Dean-Charles Chapman (Adam). Guion: Rowan Joffe; basado en la novela de S.J. Watson. Producción: Liza Marshall, Mark Gill, Avi Lerner y Matthew O’Toole. Música: Ed Shearmur. Fotografía: Ben Davis. Montaje: Melanie Oliver. Diseño de producción: Kave Quinn. Vestuario: Michele Clapton.

Un comentario

  1. Rosa María Medina /

    Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión sobre esta película que, en mi opinión, tiene tantos ‘agujeros’ que la hacen incoherente. Lamenté mucho mi inversión de dinero de tiempo en este enredijo de película, pero me dejé llevar por la finta especialmente de Colin Firth.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This