Ninja Turtles: ¡Kowabunga!

No engaño a nadie cuando digo que al anunciarse el proyecto de una nueva película de Las tortugas ninja, el grito que puse en el cielo lo oyó hasta el mismísimo Michael Bay (Transformers: La era de la extinción). Y es que el señor Michael Bay es el principal productor y artífice de esta Ninja Turtles. Y ahora es cuando lanzó la bomba. Ninja Turtles es una película pasable que no busca otra cosa que entretener al público durante los 98 minutos que dura. Y eso lo consigue gracias a que no busca filosofar sobre la existencia, sobre el bien o el mal y por encima de todo, es infinitamente menos estúpida que esa aberración llamada Transformers: La era de la extinción (por comparar la última cinta de Michael Bay).

Michelangelo, Raphael, Leonardo, y Donatello en Ninja Turtles

Michelangelo, Raphael, Leonardo, y Donatello en Ninja Turtles

Nueva York está en peligro debido a que Shredder y sus compinches del Foot Clan dominan la ciudad y ejercen un férreo control sobre todo, incluyendo policía y políticos. Pero cuatro héroes (Leonardo, Michelangelo, Donatello y Raphael) saldrán de las alcantarillas y con la ayuda de la reportera April y su compañero Vern Fenwick intentarán salvar la ciudad. Cierto es que en cuanto a historia y guión la película no va a suponer algo digno de mención. Pero si consigue una cosa clara. Entretener. Que para mí es lo máximo que tiene que intentar conseguir una cinta. Entretiene porque busca cinco patas a un gato y da acción, diversión y su dosis de humor habitual al espectador. Además, también juega con el factor nostalgia que tenemos todos al recordar a la tortugas de 1990. Pero aún así y sin desmerecer a esta cinta, Ninja Turtles cumple con la única premisa que se le pedía, que era entretener. Además de entretener por méritos propios, también hay que decir que la cinta lo hace gracias a una duración rara para un blockbuster como son los 98 minutos. Raro también en un cinta que tiene a Michael Bay rondando ya que siempre supera los 120 minutos.

Sin el director de Transformers detrás de las cámaras, el encargado de realizar la nueva versión es Jonathan Liebesman (Ira de Titanes). El director imprime a su cinta velocidad, buenas escenas de acción y nada de morralla. También, como buen aprendiz de Bay, el director no se corta a la hora de hacer explotar todo lo que pilla a su paso. Y en esta ocasión le ha tocado a una torre de Nueva York donde se desarrolla el clímax final. Liebesman quizás realice su mejor film (tampoco era difícil teniendo en cuenta su filmografía) y eso que la película llega al aprobado raspado gracias a que entretiene y que todos pensábamos que iba a ser muy mala.

Will Arnett y Megan Fox en Ninja Turtles

Will Arnett y Megan Fox en Ninja Turtles

Y sí, las tortugas molan. Algo positivo del guión es que cuando aparecen en pantalla y vemos a cada una de ellas ya sabemos quienes son (gracias a sus antifaces) y a que cada uno tiene su función. El ordenador se nota, porque nadie se cree a unas tortugas de verdad de dos metros repartiendo estopa, pero están muy bien hechas y consiguen trasmitir cosas, de hecho es con los personajes que más rápido empatizamos. Shredder, el malo, se ha modernizado bastante respecto al cómic y a las películas. Aquí parece más un robot que una antiguo maestro ninja. Quizás la que peor sale parada es Megan Fox (Transformers). Esta chica tiene que replantearse seriamente el ser actriz y probar en otra cosa. Su aportación es de cara de miedo y correr de un lado a otro como una descosida (tampoco falta su escena enseñando el culo).

En definitiva, Ninja Turtles no será la película de la década ni del año. Simplemente ha sido creada para entretener y que los chavales de hoy en día tengan su propia versión de estas tortugas con nunchakus. Una película que cumple sin más.

Lo mejor: Las tortugas y que entretiene sin parar en sus 98 minutos.

Lo peor: Que con el material que tienen se podría haber hecho algo mucho mejor.

Puntuación: 5/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: Teenage Mutant Ninja Turtles. Dirección: Jonathan Liebesman. Interpretes: Megan Fox (April O’Neil), Alan Ritchson (Rafael), Noel Fisher (Michelangelo), Jeremy Howard (Donatello), Will Arnett (Vern), Danny Woodburn (Splinter), Pete Ploszek (Leonardo), William Fichtner (Eric Sacks). Guion: Josh Appelbaum, André Nemec y Evan Daugherty; basado en los personajes creados por Kevin Eastman y Peter Laird. Producción: Michael Bay, Andrew Form, Bradley Fuller, Scott Mednick y Galen Walker. Fotografía: Lula Carvalho. Diseño de producción: Neil Spisak. Vestuario: Sarah Edwards.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This