Ninja Turtles: Fuera de las sombras: Insuficiente entretenimiento

Hace dos años, cuando se estrenó Ninja Turtles, sentí que era muy complicado realizar una película con tanta magia y nostalgia como los clásicos de los 80. Pero en el fondo vi una película la mar de entretenida y que no conseguía aburrir a pesar de que en muchas ocasiones tenía un bajón importante. La cinta arrasó. Y a la semana de su estreno ya se planeó una secuela que trae, y esa es Ninja Turtles: Fuera de las sombras. La secuela no es superior a la original. La cinta cumple el requisito de no aburrir, pero se ha vuelto algo más infantil, más tonta y con situaciones que dan vergüenza ajena en más de una ocasión. Ninja Turtles: Fuera de las sombras cumple con no aburrir, pero es mala película.

Donatello, Michelangelo, Leonardo Y Raphael en Ninja Turtles: Fuera de las sombras

Donatello, Michelangelo, Leonardo Y Raphael en Ninja Turtles: Fuera de las sombras

La acción se sitúa después de lo que vimos en la primera película. Sin presentaciones ni demás, la película arranca. Y nada más empezar hay que enseñar chicha, en forma de partido de baloncesto en el Madison Square Garden, lugar de reunión de los New York Knicks. Y con una escena, que parece un chiste malo, salimos directos a la primera escena de acción y quizás la única de todas que llama un poco la atención, porque el resto dejan mucho que desear. Y es aquí cuando te das cuenta de que la cinta se ha infantilizado mucho. Los diálogos de los personajes están sacados, casi, de libros infantiles que enseñan a los niños valores. La acción es atropellada y en muchas ocasiones no se distingue bien quien pega a quien. Y por no hablar de la trama de deslealtad que se instaura en las tortugas. Vale que cada una va por su lado, pero hasta el punto de ponerse en contra unas de otras. No. Lo bueno que muchas de estas cosas acaban funcionando y la cinta no aburre.

Tampoco aburre porque es imposible poner más cosas en pantalla a la vez. No hay un minuto de descanso. En todas las escenas ocurre algo. Tiene ritmo, aunque ese ritmo al final no lleve a ningún lado. Y es que parece que la escuela del gran Michael Bay se ha abierto a todo el mundo. Dave Green (Tierra a Eco) parece salido recientemente de esa escuela y calca todos los planos que han hecho famoso a su “profesor”. Contrapicados viendo a los personajes salir de vehículos o andando por las calles, giros de cámara alrededor de los personajes o cámaras lentas lanzando cosas frente al espectador. Estos son algunos de ellos, pero hay muchos más. No es que podamos decir que está dirigida por Green, casi parece una cinta de Bay.

Megan Fox y Stephen Amell en Ninja Turtles: Fuera de las sombras

Megan Fox y Stephen Amell en Ninja Turtles: Fuera de las sombras

En cuanto a los personajes, las Tortugas están muy bien integradas en la cinta, quizás mejor que Bebop y Rocksteady, que si cantan un poco más en la integración. De Krang no diré nada, pues ha destrozado al personaje. Y Casey Jones, que no puede estar más desdibujado.

En definitiva, a pesar de que la cinta no aburre no da lo suficiente para ser mejor que la original, la cual está muy por encima de esta. Ninja Turtles: Fuera de las sombras no da lo suficiente para ser consideraba una película pasable. Entretiene eso sí, pero en el fondo es una mala película. Y eso que es más cercana a los cómics que muchas otras.

Lo mejor: La integración CGI y que no aburre.

Lo peor: No ofrece nada y es muy infantil.

Puntuación: 3/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This