Nerve:  Alocada juventud

El ser mediático se esta convirtiendo en un problema muy grave en la sociedad actual. El “quiero ser superfamoso a todo costa” nos esta dejando muchos casos de gente joven haciendo burradas con tal de conseguir visitas o “clickis” en su perfil en cualquier red social homologada o no. Nerve viene hablar un poco de eso, pero se queda coja. Esta claro que hay que vender la película al publico más joven, y la historia de amor entre chavales acaba ganando la partida a la denuncia de aquello que estamos viviendo a diario. Nerve funciona como entretenimiento pero la potente idea que quiere mandar termina quedándose vacía.

Emma Roberts en Nerve

Emma Roberts en Nerve

Una tímida muchacha de instituto acaba participando en un juego online donde debe superar retos al mismo tiempo que los retransmite mediante su teléfono móvil para el resto del mundo. En dicho juego conoce a un chico con el que vivirá un maravilloso romance. Esta es la premisa de Nerve, que incluye algún que otro giro de guión para conseguir que la propuesta no caiga en el aburrimiento. Partiendo de la novela homónima de Jeanne Ryan, la guionista Jessica Sharzer (American Horror Story) se deja seducir por el componente romántico de la cinta, y la gran baza de denunciar lo que esta ocurriendo con este nuevo mundo tecnológico, queda en un segundo plano. Una pena, pues ahí es donde esta lo realmente interesante, pero claro, estamos ante un producto enfocado a “la chavalada”, y hay que firmar algo más cercano a Crepúsculo que a Catfish, el excelente documental dirigido por los responsables de Nerve.

Henry Joost y Ariel Schulman (ambos directores de Paranormal Activity 4) son la otra baza interesante de la cinta. Los directores combinan estupendamente las imágenes de la acción con las iconografías de los móviles, ordenadores y tablets, haciendo que en la dirección de Nerve, nada chirríe. Destacar la secuencia de la moto, la del tren y la de cuando deben cruzar una escalera entre dos edificios, como las más llamativas de esta función.

Emily Meade en Nerve

Emily Meade en Nerve

La sobrina de Julia Roberts nos convence con su transformación de oruga a mariposa. Emma Roberts (Somos los Miller) va camino de convertirse en una actriz a tener en muy en cuenta. Por otro lado esta Dave Franco (Ahora me ves 2) que resulta algo soso. El hermano de James Franco tiene un papel difícil y no juega bien sus bazas, quedando un poco desangelado en el ultimo tramo de la cinta. Tambien se pasea por la cinta la veterano actriz Juliette Lewis (Agosto) en un papel que da la sensación ha sido muy sesgado en la sala de montaje. La sorpresa la pone Emily Meade (Money monster) quien desde el primer momento da bastante mala espina, y acaba siendo el mayor exponente de lo que puede suponer el exceso de “quiero ser superfamosa”.

En resumen, Nerve es un entretenimiento para adolescentes de poco más de 90 minutos, que gracias a ritmo no aburre. La historia daba para mucho más, pero se queda en un pasatiempo veraniego y poco más.

Lo mejor: Su ritmo imparable.

Lo peor: La parte critica de la historia queda en segundo plano demasiado a favor del romance.

Puntuación: 5/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This