Momentum: Al ratón y al gato

El cine de acción cada día se va quedando sin ideas sobre qué hacer o cuál es el siguiente paso que tiene que dar. Por eso la mayoría de ellas son precuelas, secuelas o reboots que deberían ir directamente a VOD aunque tenga nombres importantes detrás. Momentum es una de esas películas que se podrían haber estrenado perfectamente en una sala de cine, pero que quién la lanza sabe perfectamente que el material que tiene no es nada del otro mundo. Momentum es una cinta de acción donde todo lo que sucede en ella ya lo hemos visto mil veces, aun así, no aburre y consigue entretener durante los pocos más que 90 minutos de duración. Olga Kurylenko (Un día perfecto), Morgan Freeman (Ted 2) y James Purefoy (John Carter) son las caras más conocidas en una cinta de acción del montón.

Olga Kurylenko en Momentum

Olga Kurylenko en Momentum

Momentum es una cinta de atracos donde al final, el grupo de atracadores, han cometido el fallo de robar algo significativo a una de las personas más importantes de los EEUU. Básicamente se podría resumir así el argumento de la cinta. Y es lo que ofrece, quizás lo mejor de la cinta se encuentre en sus primeros minutos, en ese robo a un banco perfectamente planificado, porque el resto es tan previsible como repetitivo. Y es que Momentum no se caracteriza por ser novedosa, ella coge “lo mejor de cada casa” y lo pone de nuevo en pantalla. Persecuciones en moto, en coche, corriendo, torturas…todo lo que puedas imaginar lo tiene la cinta. Y es que quizás otro de las buenas cosas de la cinta es que no esconde sus cartas y no se avergüenza de sus limitaciones.

Porque si nos pusiéramos a analizar detenidamente la calidad cinematográfica de la cinta quizás esta no saldría bien parada, pero lo mejor es que aunque falle en eso, en lo principal y más importante que se le pide a una película lo cumple, que es entretener, aunque le cuesta en más de una ocasión. Le cuesta porque en el fondo todo lo que vemos ya lo tenemos grabado a fuego en nuestras retinas. No nos sorprenden sus escenas de acción, tampoco sus torturas y ni siquiera esos momentos de “¿dónde se ha metido?” de nuestra protagonistas. Olga Kurylenko es nuestra heroína de acción. Cumple y lo lleva bien. En ningún momento cae y siempre aguanta todo con compostura. Aunque esté lejos de sus registros, lo cierto es que la actriz da el pego. James Purefoy, al que espero que disfruten todos en la magnífica High-Rise (si llega a España), está inspirado como villano, aunque a veces haga de loco esquizofrénico sin motivo. Y bueno, Morgan Freeman, ese día pasaba por ahí, daban cheques y aceptó.

Olga Kurylenko y James Purefoy en Momentum

Olga Kurylenko y James Purefoy en Momentum

Momentum no es la mejor película que veréis en vuestra vida, pero al menos consigue entretener aunque tenga que tarde en arrancar para hacerlo. Sus interpretaciones están bien, aunque sea repetir fórmula, y la dirección, bueno, podría haber sido mejor, pero para lo que es, que es entretener cumple su función. No es de esas películas que nos cambie la vida, pero por lo demás es más que aceptable, aunque sea de forma raspada.

Lo mejor: Entretiene y no aburre.

Lo peor: Que repite fórmulas durante todo el metraje.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

USA y Sudáfrica. Dirección: Stephen S. Campanelli. Interpretes: Olga Kurylenko (Alex Farraday), Morgan Freeman (Senator), James Purefoy (Mr. Washington), Jenna Saras (Jessica), Lee-Anne Summers (Penny), Sabine Palfi (Newscaster). Guion: Adam Marcus y Debra Sullivan. Producción: Donald A. Barton y Anton Ernst. Música: Laurent Eyquem. Fotografía: Glen MacPherson. Montaje: Doobie White. Diseño de producción: Thomas Gubb. Vestuario: Dihantus Engelbrecht y Stefanie Lain.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This