Miel de naranjas: Soy espía

La nueva película del laureado directo Imanol Uribe (La carta esférica) es un relato de postguerra interesante, donde por fin alguien se atreve a contar una historia diferente, una historia de espías con romance de por medio. El juvenil casting mezclado con viejas glorias lo hace bastante atrayente a todos los públicos.

El galardonado directo de Días contados nos introduce magistralmente en los años cincuenta con una dirección muy controlada, muy bien resuelta, y cuidando hasta el ultimo detalle. Puede pecar de un poco de falta de acción para el género en el que nos compromete, pero es un detalle para los más exigentes.

Blanca Suárez en Miel de naranjas

Blanca Suárez en Miel de naranjas

Enrique (Iban Garate) es un chaval que por causas del destino se enamora de la sobrina (Blanca Suárez) de un magistrado (Karra Elejalde), y este le enchufa a trabajar con él. Estamos en la postguerra, en 1950, y los juzgados el ambiente es más bien turbio. Enrique decide tomar cartas en el asunto convirtiéndose en un espía. Con el tiempo se dará cuenta de que algunas cosas no son lo que parece. A esta interesante premisa hay que añadirles tramas secundarias muy elaboradas donde destaca la historia de amistad entre los personajes de Eduard Fernández (The Pelayos) y Carlos Santos (El perfecto desconocido), que bien daría para una película aparte.

Un aspecto que parece han intentado cuidar mucho ha sido la dirección artística, que funciona estupendamente en lugares como la casa de los protagonistas o el bar donde toman el aperitivo los magistrados, pero que en la entrada al cine donde se reúnen los espías deja mucho que desear, pues se nota desasido el decorado. Una lastima en una película que se nota que han querido cuidar hasta el más mínimo detalle.

Karra Elejalde en Miel de naranjas

Karra Elejalde en Miel de naranjas

El reparto esta de lujo con una excepción, Karra Elejalde (Airbag), pues no entendemos muy bien como ha enfocado el personaje, ya que al principio produce risa, ciertos vicios que adquiere, como tocarse el pelo, producen también una pequeña sonrisa, y nos sacan un poco de la situación, ya que interpreta al villano de la cinta. Sin embargo mención especial merecen: Carlos Santos, sorprendente en el papel más dramático que le hemos visto hasta el momento, y el siempre brillante Eduard Fernández, quien es capaz de eclipsar a cualquiera en sus escenas. Los jóvenes Blanca Suárez (La piel que habito) y Iban Garate (Arriya) están comedidos, y la gran revelación del año José Manuel Poga (Grupo 7) nos deleita con otra gran actuación en un papel corto.

En resumen, aunque aparentemente parezca otra película sobre la guerra civil, no es así. Nos encontramos ante una cinta entretenida, capaz de captar la atención de gente de todos las edades, y que cuenta una historia cierta o no, pero muy agradable.

Lo mejor: La historia y la dirección.

Lo peor: Algunos elementos de la dirección artística.

Puntuación: 8/10

Ficha artística y técnica

España y Portugal. Dirección: Imanol Uribe. Interpretes: Blanca Suárez (Carmen), Iban Garate (Enrique), Karra Elejalde (don Eladio), Ángela Molina (María), Bárbara Lennie (Ana), Eduard Fernández (Vicente), Fernando Soto (don José), Nora Navas (Miel), Carlos Santos (Ramos), José Manuel Poga (Leopoldo), Marcantonio del Carlo (Miguel). Guion: Remedios Crespo. Producción: Enrique González Macho y Luís Galvão Teles. Música: Nuno Malo. Fotografía: Gonzalo Berridi. Montaje: Buster Franco. Dirección artística: Edou Hydallgo. Vestuario: Lena Mossum.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This