Mi otro yo: Gemela maligna

Dentro de las películas de género de terror o suspense, donde el protagonista o la protagonista es acosado por alguien muy parecido a el o ella, suele haber dos soluciones de manual. La primera es la doble personalidad y la segunda es un gemelo maligno. La catalana Isabel Coixet (Ayer no termina nunca), elige esta ultima en Mi otro yo, su nueva propuesta como directora y guionista. Avalada por un reparto internacional de primer orden que incluye a Sophie Turner (Juego de tronos), Jonathan Rhys Meyers (La sombra de los otros), y Rhys Ifans (The Amazing Spider-Man), Mi otro yo es un cinta muy trillada, con aires de grandeza, que no aporta nada nuevo al genero.

Sophie Turner en Mi otro yo

Sophie Turner en Mi otro yo

Tras una arranque espectacular, en el que vemos a la protagonista ser pateada por unos pandilleros en un túnel la mar de tétrico y que genera un mal rollo excepcional en el espectador, Mi otro yo cuenta como una joven estudiante se siente acosada por todo lo que le rodea, y no termina de encajar ni en la escuela ni en su casa. Coixet y Cathy MacPhail adaptan la novela homónima de esta ultima, y la ajustan a unos aplaudibles 86 minutos. La historia ha sido contada infinidad de veces, y rápidamente se averiguan todos los supuestos giros de guion, pero hay que reconocer que no llega aburrir.

Como directora, Coixet ha querido llevar su rollo “cool” a una cinta de género, y eso en algunos momentos no le funciona. Su particular estilo le funciona en la secuencias más dramáticas, pero aquellas que deben generar tensión o incluso novela homonima do lo no le funciona. Su particular estilo le funciona en la secuencias mpta la novela homonima do lo o incluso asustar, no lo consiguen. Coixet ha premiado la belleza del plano, ajustando el color, la angulación y la composición frente al efecto.

Jonathan Rhys Meyers y Claire Forlani en Mi otro yo

Jonathan Rhys Meyers y Claire Forlani en Mi otro yo

A pesar de contar con un reparto de órdago, Mi otro yo tampoco se caracteriza por darnos una buen espectáculo interpretativo. El gran reclamo, Sophie Turner, se queda algo soso, y su cara, de no saber nunca nada, no trasmite mucho. Jonathan Rhys Meyers más que de profesor parece que esta interpretando a un rebelde sin causa, y Claire Forlani (¿Conoces a Joe Black?), no llega a conseguir que enfaticemos con su papel y la apoyemos en lo que hace. Mejor fortuna tiene Rhys Ifans, quien tiene a su cargo el personaje más interesante de la cinta, y es capaz de tan solo con una mirada transmitir que esta al corriente de todo lo que pasa en su familia, aunque mire hacia otro lado.

En resumen, Mi otro yo es una cinta que se ve, y poco más gracias a su corta duración. No cuenta nada nuevo, y su manera de contarse, gracias al estilo personal de su directora, la hace algo confusa para enmarcarla en una cinta de género. Lo más posible es que sea recordada al salir de la sala, pues los títulos de crédito finales son muy Coixet, y eso la mente lo retiene.

Lo mejor: Su duración.

Lo peor: Pretende ir de sofisticada y es muy sencilla.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

Reino Unido y España. Título original: Another me. Dirección: Isabel Coixet. Interpretes: Sophie Turner (Fay), Rhys Ifans (Don), Claire Forlani (Ann), Gregg Sulkin (Drew), Leonor Watling (Sra. Williams), Jonathan Rhys Meyers (John), Geraldine Chaplin (Sra. Brennan). Guion: Isabel Coixet; basada en la novela de Cathy MacPhail. Producción: Rebekah Gilbertson, Nicole Carmen-Davis y Mariela Besuievsky. Música: Michael Price. Fotografía: Jean Claude Larrieu. Montaje: Peter Lambert y Elena Ruiz. Diseño de producción: Marie Lanna. Vestuario: Ceri Walford y Rebecca Gore.

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This