Mentes poderosas: Saga muerta

Estamos atravesando una época cinematográfica donde todas las productoras quieren intentar tapar el vacío que dejó Los juegos del Hambre. Desde entonces hemos tenido La saga Divergente, Cazadores de Sombras, El corredor del laberinto o La quinta ola. Todas ellas terminaron pasando con más pena que gloria por los cines y no supieron tapar ese hueco. Ahora llega Mentes Poderosas, otra saga que quiere intentar suplir ese hueco pero que realmente lo que hace es ser peor que todas las películas mencionadas anteriormente. Mentes Poderosas no tiene nada que haga que se salve: Sus personajes no importan mucho, su premisa tampoco es buena, el guion está falto de ritmo por todos lados y estéticamente está desfasada. Creo que es hora de que las productoras se olviden un poco de este tipo de cine e intenten ofrecer algo de más calidad, porque la cinta hace aguas por todos lados.

Mandy Moore y Amandla Stenberg en Mentes Poderosas

Mandy Moore y Amandla Stenberg en Mentes Poderosas

Pero lo peor que tiene Mentes Poderosas es que en ningún momento se le atisba algún punto positivo a la trama. Para empezar, Mentes Poderosas es una mezcla al “tún tún” de Divergente, X-Men e incluso con algo de Harry Potter. Sus ideas están cogidas de otros títulos que, algunas más que otras, fueron referente en sus años. Muchas otras pueden beber de otras, pero lo que Mentes Poderosas hace es coger lo peor de cada lado. Además, Su punto de partida en el que una enfermedad está haciendo que los niños muten con poderes y sean perseguidos en lugar de darles una oportunidad es un tanto extraña y sin sentido. En X-Men vale, son mutantes, algunos quieren hacer el mal, pero en Mentes Poderosas nadie quiere hacer el mal sino se le influencia para ello. Y es que, al final, los poderes de cada personaje están tan desdibujados que no sabes que puede hacer o no cada uno.

Si a todo eso le sumas un elenco de actores, jóvenes, que prometen futuro, pero que ahora mismo tienen un carisma muy bajo, la película ofrece pocos alicientes. Mentes Poderosas cuenta en su reparto con caras desconocidas, aunque su protagonista, Amandla Stenberg, ya apreció en la primera entrega de Los juegos del hambre. Su carisma está muy por debajo de lo esperado y no ofrece un aliciente para poder simpatizar con ella o su viaje. A ella le acompañan Gwendoline Christie (Juego de Tronos) o Mandy Moore (Entourage), que cuando aparecen suben algo, pero tampoco demasiado. Y es que incluso el CGI de la cinta está muy por debajo de una película de nivel de esta, que supuestamente podría presentar una buena factura, aunque la cinta al final fuera más mediocre. Pero eso tampoco.

Amandla Stenberg en Mentes Poderosas

Amandla Stenberg en Mentes Poderosas

En definitiva, Mentes Poderosas es un nuevo intento de Hollywood de resurgir un género, el post apocalíptico juvenil, que parece haber tenido sus últimos buenos momentos con Los juegos del hambre. Mentes Poderosas parece una cinta de segunda que recicla todo lo que hacían interesantes a cintas de su estilo, las mete en una lavadora y lo que sale es lo que nos ofrece. Un mediocre entretenimiento que pasará con más pena que gloria por cualquier pantalla de cine.

Lo mejor: No es muy larga.

Lo peor: Es un mal reciclaje de todas las cintas post apocalípticas juveniles.

Puntuación: 2/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This