Matar el tiempo: Auditando a la webcamer

Un par de localizaciones, un reparto regulero y un historia demasiado larga, son los elementos de los que se ha valido el director Antonio Hernández (El Capitán Trueno y el Santo Grial) para sacar adelante Matar el tiempo, un proyecto pequeñito, que no termina de funcionar. Como mayor reclamo Matar el tiempo cuenta con la participación de los hermanos Yon González (Perdiendo el norte) y Aitor Luna (Las aventuras del capitán Alatriste), interpretando a una pareja de hermanos con unas taras mentales considerables.

Esther Méndez y Ben Temple en Matar el tiempo

Esther Méndez y Ben Temple en Matar el tiempo

Un hombre de negocios americano esta en España haciendo una auditoria a un banco. La soledad y el estar fuera de casa le empujar a mantener relaciones sexuales con una prostituta, de que queda algo prendado. En un momento dado la historia de la fulana se complica y el americano se ve atrapado en un submundo que le queda muy lejos. Esta es la premisa de Matar el tiempo, que hasta que llega a desarrollarse se toma su tiempo. Un tiempo innecesario, pues parece que se quieren recalcar muchas cosas que no son necesarias, como la soledad del americano forzada por una familia cuasi insoportable. Luego conforme se complica la trama, también parece como que le cuesta hacer todo mas o menos creíble (el momento que el americano le pide una palanca al taxista, y desaparece con ella un buen rato es impagable). Matar el tiempo es un idea sencilla que complica en si misma sin ninguna necesidad, y lo peor, es que se alarga innecesariamente.

Antonio Hernández como buen profesor de imagen conoce muy bien las reglas del juego, y parece que ha disfrutando rodando interminables planos secuencias que ha sesgado en un montaje que requería de un poco más de tijera. Aprovecha muy bien los elementos que tiene a su alcance y juega con ellos, como es el caso de la cámara de un portátil. Aunque esto también le condiciona ha dejar un plano fijo y jugar con las interpretaciones de los actores en algunos momentos, y claro, a veces le funciona y otras muchas no.

Yon González y Aitor Luna en Matar el tiempo

Yon González y Aitor Luna en Matar el tiempo

El actor americano afincado en España, Ben Temple (La ignorancia de la sangre) es de lo más interesante, junto a Yon González, de este despropósito, que también incluye a Luisa Martín (la mítica Juani de Médico de familia) en sus filas. Temple resulta bastante creible en su papel de padre hastiado de su familia que busca nuevas emociones, y González da muy bien el pego de matón familiar con otros planes. Pero suerte corre el hermano de este, Aitor Luna y Luisa Martín, ambos parecen que están en otra película. Sus interpretaciones han de generar mal rollo en la platea y lo único que generan son risas contagiosas.

En resumen, Matar el tiempo parte de una premisa interesante pero al ser abordada con tanto detalle cae en el aburrimiento, ya que se hace muy larga. Tampoco ayuda que el reparto sea tan desigual, los hay buenos y muy malos en sus filas.

Lo mejor: La trama secundaria con el compañero de Ben Temple.

Lo peor: Se hace muy larga.

Puntuación: 3/10

Ficha artística y técnica

España- Dirección y guion: Antonio Hernández. Interpretes: Ben Temple (Robert), Yon González (Boris), Aitor Luna (Diego), Frank Feys (Nicholas Delvaux), Esther Méndez (Sara), Luisa Martín (Señora), Alfonso Torregrosa (Sandro). Producción: Beatriz Bodegas. Música: Antonio Galeano. Fotografía: Javier Salmones. Montaje: Lucas Nolla. Vestuario: Cristina Martín.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This