Maggie: Zombis sentimentales

El género zombi está cada día más en boca de todos y parece que eso no va a cambiar en mucho tiempo, culpa de ello lo tienen las dos series ambientadas en el universo de The Walking Dead. Después también el mundo de los videojuegos ha querido rendirle su tributo. Resident Evil siempre será el referente, pero hace poco llegó The Last of Us, un juego muy sentimental, emocionante y alejado de toda la acción sin cuartel que hasta entonces habíamos tenido. Maggie quiere ser ese tipo de cine. Quiere ser sentimental, demostrar que también se puede hacer cine zombi sin vísceras, sin cantidades exageradas de sangre y enfocando el efecto zombi a cosas más cotidianas. El resultado es algo decepcionante y aburrido. Ni siquiera la presencia de Arnold Schwarzenegger (Terminator Génesis) arregla esto.

Arnold Schwarzenegger en Maggie

Arnold Schwarzenegger en Maggie

La premisa de la historia es algo novedosa. Una chica ha sido infectada. Se convertirá en zombi. Su padre, no quiere perderla y piensa que aunque su hija acabe sucumbiendo al virus, seguirá siendo parte humana. Así arranca Maggie. Y así Maggie continúa todo el tiempo que es posible. Las escenas de los escenarios, los planos de los paisajes, los paseos de Shwarzenegger pensando que hacer o ver a Abigail Breslin (El juego de Ender) convirtiéndose es todo lo que vemos de Maggie. En ningún momento vemos algo más. El mundo zombi queda reducido a cero. Las caras largas de la madre de Maggie también son para quedarse zombi, pero de lo poco que trasmite a pantalla. Quizás Maggie no sea del todo mala gracias a su historia, que funciona al principio, pero que a medida que avanza cae en picado hacía el aburrimiento.

El guion se atasca y no sabe como continuar, como seguir y como cerrar de manera lógica la historia, aunque todos sabemos como terminan todas estas películas. Abigail Breslin y Arnold Shwarzenegger lo intenta pero no consiguen convencer. La primera paseando por la pantalla descubriendo antes de sucumbir al amor, a la traicion o a la risa. El segundo se pasa la película poniendo cara de melancolía o dando paseos en busca de una solución para su hija, pero no consiguen que la película alcance un nivel digno a la hora de entretener. Una verdadera lástima, ya que la premisa y los actores con los que contaba podía haber sido algo mucho mejor.

Abigail Breslin en Maggie

Abigail Breslin en Maggie

Maggie no es una mala película, pero tampoco es algo realmente disfrutable. Acaba sucumbiendo al aburrimiento debido a que el guion se estanca y no sabe muy bien como avanzar. Ni Breslin ni Arnold consiguen darle el drama necesario a la historia como para que apruebe. Aún así, tiene cosas realmente interesantes, lo malo es que lo peor gana a lo mejor de la cinta.

Lo mejor: La premisa.

Lo peor: No alcanza las cotas de dramatismo ni de interés necesarios.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

USA y Suiza. Dirección: Henry Hobson. Interpretes: Arnold Schwarzenegger (Wade Vogel), Abigail Breslin (Maggie Vogel), Joely Richardson (Caroline), Douglas M. Griffin (Ray), Rachel Whitman Groves ( Bonnie), Jodie Moore (Dr. Kaplan). Guion: John Scott. Producción: Matthew Baer, Colin Bates, Bill Johnson, Trevor Kaufman, Ara Keshishian, Pierre-Ange Le Pogam, Arnold Schwarzenegger y Joey Tufaro. Música: David Wingo. Fotografía: Lukas Ettlin. Montaje: Jane Rizzo. Diseño de producción: Gabor Norman. Vestuario: Claire Breaux.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This