Loving: Hastiado ritmo

Jeff Nichols (Midnight Special) es un director bastante reconocible en todos sus trabajos, y su gran salto y reconocimiento llegó con Mud, aquella película en la que Matthew McGonaughey (Los hombres libres de Jones) demostró que era un buen actor y no sólo un tipo para comedias random americanas. Loving quiere seguir su línea de películas sobre la América más profunda y sacar a relucir historias reales de personajes que, quizás, no sean conocidas por todo el mundo. Pero Loving tiene un gran estigma: Todo lo importante y lo emocionante ocurre al inicio de la misma, entonces el ritmo decae, se empeña tanto en mostrarnos lo que el amor en tiempos difíciles puede hacer que termina aburriendo. Eso sí, Joel Edgerton (Black Mass: Estrictamente criminal) y Ruth Negga (Warcraft: El origen) realizan unas interpretaciones realmente sobresalientes.

Ruth Negga y Joel Edgerton en Loving

Ruth Negga y Joel Edgerton en Loving

Pero esto no quiere decir que Loving sea una mala película, el problema principal es que lo que me cuenta, en el fondo, me lo han contado muchas veces en diferentes películas. También que la preocupación que siento por los personajes dura exactamente lo que dura lo mejor de la película, que no es ni más ni menos que sus primeros veinte minutos. Pasadas las presentaciones, los muchos conflictos que se plantean y saber el amor que se tienen los personajes, la cinta cambia de dirección para centrarse en ellos, pero sin demasiado interés en ellos. Se esfuerza y quiere que nos sintamos cercanos a ellos, que nos preocupemos, pero no lo consigue y hace que la historia decaiga y termine por no interesarnos. Y es que, como he dicho, todo lo importante o más trascendental para contar la historia y hacer que genere interés ocurre en sus primeros minutos. Vale que sea una historia real y que no se pueda cambiar lo sucedido, pero si se pueden omitir tramos y centrarse más en otros. Algo que Jeff Nichols no hace.

Quizás sean pegas de alguien que no está acostumbrado a este tipo de tratamiento de una historia. Pero no es mala película. Me gusta cómo quiere presentarnos la historia, como quiere que descubramos la historia y me gusta, en especial, ese toque de película pequeña (a pesar de que puede ser la cinta más académica de Nichols). Pero Loving sale ganando en sus interpretaciones. Joel Edgerton lleva tiempo demostrando que es un buen actor, y que dirigiendo no se le da nada mal. Su interpretación está llena de matices, de luces y sombras, y de amor. El inicio de la película es su mejor momento. Ella, Ruth Negga, es la película. Quizás sea desconocida al gran público, ya que ha estado mucho tiempo a la sombra de la televisión, pero es una actriz de armas tomar, que toma el papel y es capaz de arrebatarte todo solo con su mirada y su voz. Una interpretación prodigiosa, que va aumentando a lo largo de la cinta.

Joel Edgerton y Ruth Negga en Loving

Joel Edgerton y Ruth Negga en Loving

Loving es una película que pintaba a gran película, pero que cae en un tratamiento erróneo de la historia y un mal enfoque de la misma. Jeff Nichols está más pendiente de que nos volvamos locos sintiendo una motivación hacia los personajes que se olvida de lo más importante, dotarle ritmo a la historia. Las interpretaciones son lo mejor de una película que apuntaba maneras y que se queda en poco. No es mala película, pero tampoco es una película para recordar.

Lo mejor: Joel Edgerton y Ruth Negga.

Lo peor: Todo ocurre al inicio, luego acaba aburriendo.

Puntuación: 4/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This