Lost River: Ryan Gosling, el aprendiz

Seguramente cuando Ryan Gosling (Cruce de caminos) comenzó a escribir el guión de Lost River tenía en todo momento en mente ofrecer una cinta diferente, única y que sorprendiera. Durante gran parte de su metraje lo consigue. Consigue construir una historia y unos personajes realmente formidables, pero la forma en la que lo hace es confusa y en muchas ocasiones, fallida. Aún así, el actor reconvertido en director, ofrece una ópera prima bastante interesante sobre el declive de la sociedad a través de una familia que ve como su mundo se va desmoronando a medida que los excesos y la violencia se presentan en su vida. Ryan Gosling sale airoso, pero su primera película no está exenta de fallos.

Christina Hendricks y Eva Mendes en Lost River

Christina Hendricks y Eva Mendes en Lost River

Como buen aprendiz de Nicholas Winding Refn (Sólo Dios perdona), capaz de lo mejor y de lo peor en sólo un año de diferencia, el actor consigue impregnar a su obra del estilo visual que el director canadiense demostró en sus dos últimas cintas, mucho más marcado en Sólo Dios perdona que en Drive. Así Gosling consigue una cinta preciosista llena de postales y de planos que se quedan grabados en la retina. Incluso en muchas ocasiones se atreve a rendir tributo, tanto por montaje, como en diálogos o escenas a Terrence Malick (To the wonder) pero manteniendo su personalidad y lo que quiere contar. Y lo consigue casi en el 70% de su metraje.

Pero no todo se puede sostener por mostrar planos preciosos. La historia tiene que acompañar, y lo hace en su base, porque en el resto el resultado es fallido. Fallido porque Gosling tiene tantas ansías de mostrar las cosas que no se molesta en explicarlas un poco ¿Qué es el bar de alterne sádico donde va Christina Hendricks (Mad Men) a trabajar?¿Por qué la supuesta maldición del pueblo enterrado bajo el río?¿Qué son las máquinas de los sótanos del club? Son algunas de las preguntas que quedan pendientes de respuesta. Y así, el espectador se queda perdido. Puedes poner un plano perfecto, en plan metáfora, pero si la historia no ayuda a comprender ciertos tramos, fallas en la consecución del objetivo y posiblemente el entretenimiento completo falle.

Saoirse Ronan en Lost River

Saoirse Ronan en Lost River

Aún con estos fallos de contenido, el elenco que ha elegido el actor para su primera película cumple con creces, destacando principalmente a Christina Hendricks como la madre sufridora que busca la forma de sacar adelante a sus hijos. Sale preciosa, para que engañarnos, pero es también uno de los personajes más sufridos de la cinta. Saoirse Ronan (Byzantium) sigue creciendo y demostrando que hay actriz para años, al igual que Iain de Caestecker (Filth, el sucio). Matt Smith (Dr. Who) y Ben Mendelshon (Exodus: Dioses y reyes) están soberbios en sus papeles de “villanos”.

Lost River es un buen debut. Falla en su contenido pero tiene una puesta en escena prodigiosa. Ryan Gosling consigue cautivar y dejar entrever que tiene un futuro prometedor como director. Por ahora cumple, y eso que todo parecía indicar que no.

Lo mejor: La historia y la puesta en escena de Gosling.

Lo peor: El contenido es fallido y puede no convencer del todo.

Puntuación: 7/10

Ficha artística y técnica

USA. Dirección y guion: Ryan Gosling. Interpretes: Christina Hendricks (Billy), Saoirse Ronan (Rat), Iain De Caestecker (Bones), Matt Smith (Bully), Eva Mendes (Cat), Ben Mendelsohn (Dave). Producción: Ryan Gosling, David Lancaster, Michel Litvak, Marc Platt, Adam Siegel y Jeffrey Stott. Música: Johnny Jewel. Fotografía: Benoît Debie. Montaje: Nico Leunen y Valdís Óskarsdóttir. Vestuario: Erin Benach.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This