Los minions: El amarillo empieza a cansar

Por fin llega a la gran pantalla el consabido spin off de la saga Gru – mi villano favorito, que tiene como protagonistas centrales a los ineptos trabajadores amarillos de este. Los minions, que es título con el que se ha bautizado a esta aventura, se toma el refrán “lo poco gusta y lo mucho cansa” al pie de la letra. En pequeñas raciones (en las cintas protagonizadas por Gru) estos personajes funcionan bien, pero en un largo para ellos solos, llegan a agotar al personal hasta el punto de “pedir la hora” para que acabe.

Kevin, Bob y Stuart en Los minions

Kevin, Bob y Stuart en Los minions

Tras explicarnos como los minions han llegado a los años 60 (algo que ya vimos en el primer tráiler). Tres de ellos abandonan la manada para buscar un villano al que servir. Durante esas primeras aventuras (que se pueden consideras pequeños sketches) la historia funciona con precisión y entretenimiento, pero conforme conocen a su nueva patrona, la cinta comienza a decaer hasta el punto que en sus últimos minutos (con cameo de cierto villano favorito) se hacen un poco insoportables. Es quizá el que tengan un conflicto único (o una aventura precisa) lo que hace que el argumento pierda interés. Tampoco ayuda que esta nueva patrona, Scarlett Overkill, no resulte tan interesante como cada unos de los secundarios que aparecen por la cinta. Atentos al marido de esta o la familia que recoge a los minions para llevarlos a la “Villano.Con”, muchísimo más interesantes que el personaje que dobla Alexandra Jiménez (Promoción fantasma) en castellano.

Los responsables de Los minions son Pierre Coffin (Gru 2 – Mi villano favorito) y Kyle Balda (director de los cortos de los minions que acompañaban a las ediciones domesticas de la saga Gru). Tras conocerlos podemos identificar que partes del film pueden pertenecer a cada uno. Ambos dotan a la cinta de un color excesivo para atraer a los más pequeños de la casa, perdiendo un poco la intención de innovar o ofrecer técnicas nuevas. La escena más impactante es el cuento de Los tres cerditos (algo que tambien se reventó en el segundo tráiler), y esa técnica ya la habíamos visto otras veces.

Scarlett Overkill en Los minions

Scarlett Overkill en Los minions

Respecto al doblaje en castellano, a Alexandra Jiménez (que esta impecable, como siempre) le acompaña un interesante Quim Gutiérrez (La gran familia española), quien hace suyo al personaje de Herb, marido de Scarlett. El momento en la sala de tortura es muy gracioso. Nos queda la duda si en su versión original estos personajes amarillos son tan entendibles como en castellano, o se abusa de introducir mucho nuestro lenguaje en nuestra versión. Como apunte final, el joven cantante gaditano Abraham Mateo realiza un versión del clásico Mellow Yellow de Donovan, en los créditos finales, más interesante de lo que esperábamos.

En resumen, Los minions es una cinta que nace de la gran demanda de merchandising de estos muñecos amarillos. No aporta nada nuevo al genero y como película es igual de simple y estúpida que sus personajes, pues hay que reconocer que los minions no son unos lumbreras, y uno de ellos (Bob) es cuasi “retarder”. Pero se diga lo que se diga, la película va a ser uno de los títulos de 2015 en lo que a recaudación se refiere, y en eso, todos contentos.

Lo mejor: Que va arrasar en la taquilla.

Lo peor: Termina agotando al espectador.

Puntuación: 4/10

Ficha artística y técnica

USA. Título original: Minions. Dirección: Kyle Balda y Pierre Coffin. Doblaje original: Sandra Bullock (Scarlett Overkill), Jon Hamm (Herb Overkill), Steve Carell (Young Gru), Michael Keaton (Walter Nelson), Steve Coogan (Professor Flux/Tower Guard), Allison Janney (Madge Nelson), Geoffrey Rush (Narrator). Guion: Brian Lynch. Producción: Janet Healy y Christopher Meledandri. Música: Heitor Pereira. Montaje: Claire Dodgson.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This